FILE PHOTO: Travelers wearing protective face masks to prevent the spread of the coronavirus disease (COVID-19) go through…
Se calcula que en EE.UU. unas 85 millones de personas viajarán entre el 23 de diciembre y el 3 de enero.

MIAMI - Los expertos no dejan de advertir que la pandemia de coronavirus y los viajes son una combinación funesta. Sin embargo, se acerca la Navidad y decenas de millones de personas se aprestan a reunirse con sus familiares alejados sin hacer mucho caso a los consejos.

Y las agrupaciones de personas son otra combinación funesta.

Con más de 75 millones de casos de COVID-19 y 1,6 millones de muertos globalmente, la pandemia ha repuntado en todo el mundo en el peor momento durante el otoño boreal, donde las reuniones en espacios cerrado por las temperaturas más frías aumentan las posibilidades de contagio.

En Estados Unidos, la cifra es de 17,2 millones de infectados y más de 310.000 fallecimientos, según datos de la Universidad John Hopkins. Los hospitales están llegando al máximo de su capacidad y los estados registran números récord por 19 días consecutivos.

Los especialistas consideran que los movimientos de personas durante el feriado del Día de Acción de Gracias a finales de noviembre contribuyeron al repunte de la enfermedad.

El promedio diario de nuevas infecciones en Estados Unidos aumentó de unas 176.000 antes del Día de Acción de Gracias a más de 215.000 en la actualidad.

Ahora, se calcula que en EE.UU. unos 85 millones de personas viajarán entre el 23 de diciembre y el 3 de enero, según datos de la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA), un masivo movimiento en medio de la pandemia.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, CDC, han dicho que posponer los viajes y permanecer en sus casas es la mejor forma de protegerse y proteger a otros de contraer COVID-19.

Aeropuerto de Miami. Día Acción de Gracias
Estadounidenses viajan para Acción de Gracias pese a recomendaciones de los CDC
Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) recomendaron a los estadounidenses evitar los desplazamientos para el día de Acción de Gracias con el objetivo de reducir los contagios. La mayor preocupación de las autoridades sanitarias es que esas reuniones familiares de final de año se conviertan en focos de infección y, en pocas semanas, los casos puedan multiplicarse aún más.

También el director de la oficina regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud, Hans Kluge, advirtió que este no es el momento de viajar. “Lo más seguro ahora es quedarse en casa”, dijo.

Los viajeros de la Navidad se enfrentan además a medidas estrictas que han vuelto a tomar las ciudades y los centros turísticos producto de la expansión de la pandemia, pero el grueso de ellos posiblemente se reunirán con familiares.

Algunos países han impuesto restricciones durante estas fiestas El mes pasado, Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte acordaron permitir un máximo de tres grupos familiares reunirse entre el 23 y el 27 de diciembre.

En general, se está recomendando reforzar las precauciones con el uso de máscaras, distancia social e higiene de las manos, tanto en lugares públicos, aerolíneas y reuniones privadas.

Entre todo, quizás haya también una sensación de seguridad después de la aprobación de la primera vacuna para el coronavirus en Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá, y la posible autorización de una segunda este mismo viernes, aunque las dosis no estarán aún disponibles para todos hasta bien entrado 2021.

Un comité de asesores independientes recomendó el jueves a la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) el uso de la vacuna del laboratorio Moderna, que se uniría a la de Pfizer, autorizada la semana pasada.