U.S. President Donald Trump plays golf at the Trump National Golf Club in Sterling, Virginia
El presidente de EE. UU. Donald Trump, juega golf en su club privado de Sterling, Virginia. Domingo 15 de noviembre de 2020.

WASHINGTON D.C. - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pareció reconocer por primera vez el domingo que el demócrata Joe Biden "ganó" las elecciones presidenciales hace casi dos semanas, pero luego dijo que no estaba cediendo.

En una serie de tuits, Trump continuó haciendo las afirmaciones sin fundamento de que perdió porque el voto estaba amañado en su contra.

El mandatario republicano se ha negado a conceder formalmente la elección al exvicepresidente, incluso cuando todas las principales organizaciones de medios de comunicación de Estados Unidos han dicho durante una semana que Biden acumuló más de la mayoría necesaria de 270 en el Colegio Electoral de 538 miembros para ganar la presidencia y se inaugurará el 20 de enero.

En uno de una serie de comentarios en Twitter, Trump dijo de Biden: "Ganó porque la elección fue amañada".

Trump continuó haciendo acusaciones infundadas sobre la elección, diciendo: "NO SE PERMITEN OBSERVADORES U OBSERVADORES DE VOTOS, voto tabulado por una empresa privada de izquierda radical, Dominion, con una mala reputación y un equipo de mala calidad que ni siquiera podía calificar para Texas (que ¡Gané por mucho!), Los medios falsos y silenciosos, ¡y más!'".

Twitter marcó las afirmaciones de Trump y dijo: "Esta afirmación sobre el fraude electoral está en disputa".

Casi una hora más tarde, Trump aclaró su opinión sobre el resultado de las elecciones, diciendo: “Solo ganó a los ojos de los FAKE NEWS MEDIA. ¡No concedo NADA! Tenemos un largo camino por recorrer. ¡Fue una ELECCIÓN AMAÑADA!".

El designado Jefe de Gabinete del futuro gobierno de Biden, Ron Klain, dijo en el programa "Meet the Press" de la cadena de televisión NBC, que "La cuenta de Twitter de Donald Trump no convierte a Joe Biden en presidente o no presidente. Lo hizo el pueblo estadounidense", afirmó.

Funcionarios electorales de todo el país han dicho a la VOA y a otras organizaciones de noticias que no han descubierto ninguna evidencia de fraude generalizado, solo algunos pequeños problemas del día de las elecciones y de conteo de votos que no revertirían la victoria de Biden para dar a Trump un segundo mandato de cuatro años en el Casa Blanca.

Si bien quedan varias disputas legales sobre las elecciones en los tribunales estadounidenses en varios estados de batalla política, Trump ya ha perdido numerosos casos que alegaban irregularidades en la votación y el conteo de votos. Algunas de las disputas involucraron un número tan pequeño de votos disputados que incluso si Trump hubiera prevalecido, no habría anulado las victorias de Biden en estados individuales.

La negativa de Trump a reconocer la victoria de Biden en las elecciones sumamente polémicas no tiene precedentes en la política estadounidense moderna, aunque no hay ninguna ley que diga que debe ceder. Los candidatos presidenciales estadounidenses derrotados durante décadas han ofrecido sus felicitaciones a los ganadores.

Aunque se niega a ceder formalmente, Trump también ha impedido que los funcionarios de su administración y las agencias gubernamentales cooperen con el equipo del presidente electo en su transición al poder o proporcionen a Biden el informe diario presidencial, un compendio de la más reciente evaluación de potenciales amenazas de seguridad en todo el mundo que prepara la comunidad de inteligencia de EE. UU.

El senador Bernie Sanders de Vermont, el último rival de Biden por la nominación presidencial demócrata a principios de este año, criticó la conducta postelectoral de Trump.

"Trump tendrá la distinción de haber hecho más que cualquier persona en la historia de este país para socavar la democracia estadounidense", dijo Sanders a CNN. "La idea de que continúe diciéndoles a sus seguidores que la única razón por la que pudo haber perdido esta elección fue porque de fraude es algo absolutamente vergonzoso y antiestadounidense".

John Bolton, el exasesor de seguridad nacional de Trump convertido en crítico, pidió a los republicanos que reconozcan la victoria de Biden. Algunos colegas republicanos del presidente han descrito a Biden como el presidente electo, mientras que otros han guardado silencio sobre el resultado de las elecciones o han expresado su apoyo a las acusaciones de fraude de Trump y sus demandas que buscan anular la victoria de Biden.

"Creo que es muy importante que los líderes del Partido Republicano expliquen a nuestros votantes, que no son tan estúpidos como creen los demócratas, que de hecho Trump ha perdido las elecciones y que sus afirmaciones de fraude electoral son infundadas", dijo Bolton en el programa de ABC "This Week".

Biden se ha estado reuniendo con sus asesores para formar un nuevo gobierno y considerar posibles nominados a su gabinete, y planea hacerlo nuevamente este domingo. La semana pasada, Biden nombró a su asistente de largo tiempo, Ron Klain, como jefe de gabinete de la Casa Blanca, considerado un guardián clave para el asesoramiento y las reuniones cara a cara con los presidentes de Estados Unidos.