FILE PHOTO: FILE PHOTO: The Facebook logo is displayed on a mobile phone
Esta es la segunda vez que Facebook es multada por Rusia por no suprimir lo que el Kremlin considera material ilegal.

MOSCÚ - Las autoridades rusas ordenaron el jueves a Facebook y a la aplicación de mensajería Telegram pagar fuertes multas por no eliminar contenido prohibido, una medida que podría ser parte de los crecientes esfuerzos del gobierno para reforzar el control sobre las redes sociales en medio de la disidencia política.

Un tribunal de Moscú multó a Facebook con 17 millones de rublos (236.000 dólares) y a Telegram con 10 millones de rublos (139.000 dólares). No quedó claro de inmediato qué tipo de contenido no retiraron las plataformas.

Es la segunda vez que se multa a ambas empresas en las últimas semanas. El 25 de mayo, se le ordenó a Facebook pagar 26 millones de rublos (362.000 dólares) por no retirar contenido considerado ilegal por las autoridades rusas. Hace un mes, Telegram recibió la orden de pagar 5 millones de rublos (69.000 dólares) por no retirar mensajes donde se convocaban a protestas.

A principios de este año, el regulador de comunicaciones ruso, Roskomnadzor, disminuyó la velocidad de Twitter y amenazó con vetarlo, también por su presunta falta de eliminación de contenido no autorizado. Las autoridades dijeron que la plataforma no eliminó el contenido que fomentaba el suicidio entre los niños y que contenía información sobre drogas y pornografía infantil.

Funcionarios estadounidenses afirman que la campaña del Kremlin para crear confusión sobre el coronavirus tiene inundada internet y los medios sociales.
Rusia toma medidas drásticas para afectar el acceso a Twitter
El Kremlin obstaculizó el miércoles el acceso a Twitter, afirmando que deben retirarse contenidos relacionados con las drogas, pornografía infantil y los suicidios de jóvenes.

Las autoridades rusas han criticado a las redes sociales porque se han utilizado para convocar a manifestaciones en toda Rusia este año para exigir la liberación del líder opositor Alexei Navalny, el crítico más conocido del presidente Vladimir Putin. Las movilizaciones han sido un gran desafío para el Kremlin.

Los funcionarios alegan que los mensajes en redes sociales también convocaban a niños a unirse a las protestas. Putin ha instado a la policía a actuar más para monitorear dichas plataformas y rastrear a aquellos que atraen a los niños a “acciones callejeras ilegales y no autorizadas”.

Los esfuerzos de Moscú para reforzar el control de internet y las redes sociales se remontan a 2012, cuando se adoptó una ley que permite a las autoridades incluir en listas negras y bloquear ciertos contenidos en línea. Desde entonces, se han introducido en Rusia varias restricciones a las aplicaciones de mensajería, sitios web y redes sociales.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: FacebookTwitter e Instagram.