Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

El bajo valor del bolívar obliga a venezolanos al trueque


TÍTULO: El bajo valor del bolivar obliga a venezolanos al trueque
SLUG: El bajo valor del bolivar obliga a venezolanos al trueque
FECHA: 19 de febrero, 2021
AUTOR: ADRIANA NÚÑEZ RABASCALL
LUGAR: CARACAS
FUENTE DE VIDEOS: VOA original
DURACIÓN: 03:20


((INTRO))

En Venezuela, la escasez de billetes, la caída del poder de compra del bolívar y la creciente hiperinflación han impulsado el surgimiento de una antigua actividad: el trueque. Desde Caracas, Adriana Núñez Rabascall nos dice que ahora ésta es la nueva modalidad de adquisición de alimentos.

((NAT SOUND))

“¡Mi gente!, ¡llegó su trueque!. 5 plátanos por un producto que le ofrezco“

((TEXTO))
Desde poblaciones de los estados Miranda y Anzoátegui, trabajadores del campo traen sus cosechas a Caracas para intercambiarlas por artículos no perecederos como harina, arroz o pasta, cuyos precios, no pueden pagar.

((SOT - Génesis Contreras – venezolana consultada 00:20 – 00:35))
"Yo traigo a veces 200 plátanos, traigo 30 kilos de ñame, 30 de yuca, traigo 40 kilos de limón y todo lo cambio. Los trueques se está dando, porque la gente no está recibiendo mucho dinero. El sueldo no alcanza para comprar nada.

((TEXTO))
Son alrededor de 60 hombres y mujeres que, semanalmente, se instalan bajo un puente en el oeste de la capital venezolana para ofrecer su mercancía. Cuentan que, desde hace un par de años, el trueque se ha convertido en la alternativa para poder llevar a sus hogares algo diferente a las hortalizas que ellos mismos cosechan.


((SOT - Génesis Contreras - venezolana consultada 00:55 -01:01))
"Yo soy de El Guapo, en Barlovento, allá no hay fuente de trabajo, allá el trabajo es la agricultura. "

((TEXTO))
La Encuesta de Condiciones de Vida, Encovi, reveló que un 79,3% de los venezolanos no tienen cómo cubrir la canasta alimentaria, y según quienes se dedican a este intercambio, en las poblaciones más apartadas de Venezuela, las pocas fuentes de empleo disponibles no son bien remuneradas.
((SOT - Juan Nadales, venezolano consultado 01:21 – 01:34))
"No hago nada con trabajar un mes para ganar 1.500 bolívares. Prefiero trabajar en mi conuco y todo lo que gano me queda a mí. Agarro los plátanos vengo y los cambio por comida y todo eso es mío"

((TEXTO))
Relatan que su situación es tan precaria que no tienen dinero ni para tomar el autobús de ida y vuelta desde las comunidades donde viven hasta Caracas. Por eso, cada uno de ellos, paga a conductores de camiones o gandolas 5 plátanos o un kilogramo de vegetales por el aventón.

((SOT - José Ramón Zambrano, venezolano consultado 01:51- 02:05 ))
"Me vengo en cola para acá, para buscarle comida a mis hijos, para poderle llevar algo a la casa, porque allá no se consigue nada. La comida está demás de cara. Venimos acá a cambiarle a le gente por comida, para darle a nuestros hijos."



((SOT - Marlene Trumero, venezolana consultada 02:05 – 02:21))
"Dormimos en cartón, en el sitio donde llegamos. Esto no lo hacemos por gracia, lo hacemos por sacrifico y la necesidad que estamos pasando porque por allá por Barlovento es dura la comida. Nosotros traemos la comida para cambiar. Aquí me dan arroz, pasta, azúcar, leche"



((TEXTO))
El analista financiero, Henkel García, explica que el trueque es una respuesta a la destrucción del poder de compra del bolívar y a la desconfianza de los ciudadanos en su propia moneda.



((SOT - Henkel García, analista financiero 02:32 – 02:48))
"Por ejemplo, en la segunda guerra mundial se usaban los cigarrillos como dinero de intercambio. Son prácticas que la sociedad busca para darle solución a una dura realidad que es no tener un dinero confiable".



((TEXTO))
Es así como la necesidad los hace volver al pasado, ante la falta de bolívares y de dólares en efectivo y en billetes de baja denominación.



((STAND-UP 02:58 – 03:20))
Aunque esta actividad no produce ingresos, muchos de los llamados ‘truequeros’ explican que tampoco tienen cuentas bancarias para recibir pagos por transferencias a cambio de sus cosechas, por lo que prefieren completar su mercado familiar de intercambio en intercambio.

((Adriana Núñez Rabascall, Venezuela 360, Voz de América, Caracas.))
XS
SM
MD
LG