Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Secretos de Nueva York ocultos en un reloj


((NARRACIÓN))

"¡Encuéntrame en el reloj!" ha sido una de las frases más tradicionales de los neoyorquinos, que durante un siglo han utilizado el reloj Waldorf Astoria como punto de encuentro.

Exhibido en el vestíbulo de un hotel que lleva su nombre, el legendario reloj está ahora a la vista en la Sociedad Histórica de Nueva York, mientras el hotel esta en renovación.

El reloj fue un regalo de la reina Victoria de Inglaterra e hizo su debut público en la Feria Mundial de Chicago en 1893.

00:27-00:35 ((Debra Schmidt Bach, Sociedad Histórica de Nueva York))

“Creo que se mostraron bastantes relojes en esa exposición, y creo que la tecnología y la mecánica detrás de los relojes siempre han fascinado a la gente.

“I think there were quite a number of clocks that were shown at that exposition, and I think the technology and the mechanics behind clocks have always fascinated people.

((NARRACIÓN))

El empresario John Jacob Astor compró el reloj por una suma no revelada con la intención de convertirlo en la pieza central de su flamante hotel de lujo, el Waldorf-Astoria, en la Quinta Avenida de Nueva York. Cuando el hotel se movió, el gran reloj se movió con él.

El reloj ha visto a políticos, miembros de la realeza e incluso ha jugado un papel en películas. El regalo de la reina Victoria representó la consolidación de una alianza entre Estados Unidos e Inglaterra, y esa relación se refleja en sus paneles.

((Debra Schmidt Bach, Sociedad Histórica de Nueva York)) ((Skype))

“Está claro que el objetivo era presentar una muestra representativa de hombres estadounidenses importantes que datan desde la época de la Revolución Americana hasta 1893.

“It’s clear that the goal was to present a cross-section of important American men dating from the time of the American Revolution up until 1893.”

((NARRACIÓN))

Debajo de los retratos plateados se encuentran los que fueron logros históricos recientes en los Estados Unidos. Está el puente de Brooklyn, la construcción de ingeniería más impresionante en ese momento, junto a las carreras de bicicletas.

((Debra Schmidt Bach, Sociedad Histórica de Nueva York)) ((Skype))

“Muchos de los deportes que ves representados en el reloj se relacionan con diferentes deportes organizados que fueron populares durante la época”.

((NARRACIÓN))

En el siglo XXI, el mecanismo del reloj difícilmente puede hipnotizar al público como lo hacía hace más de un siglo. Pero su papel hoy es diferente, ya que cada centímetro del magnífico artefacto, se puede leer como un libro de historia de los que se consideraban logros hace 127 años.

((Jazmin López, Voz de América))
XS
SM
MD
LG