Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

A tres años del golpe, la Junta de Myanmar pierde terreno pero resiste


Esta foto tomada el 9 de diciembre de 2023 muestra a mujeres miembros de las Fuerzas de Defensa del Pueblo de Mandalay (MDY-PDF) haciendo guardia en su campamento base en el bosque cerca del municipio de Namhsan en el estado de Shan, en el norte de Myanmar.
Esta foto tomada el 9 de diciembre de 2023 muestra a mujeres miembros de las Fuerzas de Defensa del Pueblo de Mandalay (MDY-PDF) haciendo guardia en su campamento base en el bosque cerca del municipio de Namhsan en el estado de Shan, en el norte de Myanmar.

Tres años después de la asonada, grupos rebeldes enfrentan a la Junta Militar en Myanmar, causándole numerosos obstáculos. Los analistas consideran que aún así, no hay todavía una correlación de fuerzas.

El 1 de febrero se cumplirán tres años desde que el ejército de Myanmar derrocó al gobierno democráticamente elegido del país, desencadenando una sangrienta guerra civil que continúa desgarrando al país de 54 millones de habitantes.

También habrán transcurrido poco más de tres meses desde el lanzamiento de la Operación 1027, una gran ofensiva de algunos de los grupos armados desplegados contra la junta. La campaña ha causado a los militares una serie de pérdidas sin precedentes y ha redefinido la guerra.

"Cuando hablamos de dónde estamos hoy después de tres años, en realidad estamos hablando de dónde estamos hoy tres meses después de 10/27", dijo a la Voz de América Richard Horsey, asesor principal sobre Myanmar del International Crisis Group.

Desde el inicio de la ofensiva el 27 de octubre, las fuerzas de oposición se han apoderado de varias ciudades en el estado Shan, en el noreste de Myanmar, junto a China, han tomado el control de carreteras clave hacia la frontera y han obligado a la rendición a cientos de soldados de la junta.

El ejército ha respondido con duros ataques aéreos y de artillería, pero hasta ahora no ha logrado recuperar el terreno perdido. Eso ha envalentonado a otros grupos rebeldes en todo Myanmar a atacar, agravando las pérdidas de la junta.

"En diferentes partes del país, grupos étnicos armados y fuerzas de resistencia han pasado a la ofensiva desde el 27 de octubre", dijo Horsey. "Son personas que miran la situación y dicen: 'Vaya, el ejército de Myanmar tiene muchísimo entre manos en este momento y parece increíblemente débil', por lo que les está dando confianza a estos grupos para atacar".

El Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, un grupo de investigación británico que sigue los combates, ha registrado un aumento de la violencia desde junio, con más de 1.000 acontecimientos tanto en noviembre como en diciembre.

Min Zaw Oo, miembro adjunto del no gubernamental Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington, pasó un mes viajando por Myanmar a finales del año pasado, hablando con comandantes de batallón de la junta y otras personas.

Zaw Oo le dijo a la VOA que encontró un ejército mal preparado para recuperar sus pérdidas después de décadas de mala gestión.

En picada, pero no fuera todavía

Min Zaw Oo dijo que durante más de una generación el ejército no ha invertido en las estrategias y equipos necesarios para proteger de los ataques a sus combatientes en el terreno. Al luchar contra uno o dos grupos rebeldes a la vez, los militares podían salir adelante en el pasado. Sin embargo, enfrentar una presión constante en múltiples frentes desde el golpe ha puesto de relieve un defecto fundamental.

Agregó que bajo el mando del general Min Aung Hlaing, quien dirigió el golpe, el ejército también ha estado ascendiendo a comandantes de mayor rango con poca o ninguna experiencia práctica en el campo de batalla.

Min Zaw Oo no ve que nada de eso cambie en el corto plazo, para beneficio de la resistencia.

"Bajo el liderazgo actual, creo que no es probable que los militares hagan la solución para remediar su situación", dijo. "Todavía no van a alcanzar soluciones estratégicas".

Un miembro del Ejército de Liberación Nacional de Taang, un grupo étnico rebelde, patrulla cerca del municipio de Namhsan en el estado de Shan, en el norte de Myanmar, el de marzo de 2023. ​
Un miembro del Ejército de Liberación Nacional de Taang, un grupo étnico rebelde, patrulla cerca del municipio de Namhsan en el estado de Shan, en el norte de Myanmar, el de marzo de 2023. ​

Todo esto está generando predicciones de que los grupos de resistencia podrían en realidad prevalecer sobre uno de los ejércitos más grandes y más curtidos en batalla de la región, especialmente desde el inicio de la Operación 1027. Lo que alguna vez pareció una posibilidad remota ahora parece, para algunos, inevitable, incluso inminente.

Los analistas, sin embargo, dicen que las profecías sobre la inminente derrota o colapso de la junta son exageradas.

"Dados los avances en el campo de batalla y las pérdidas infligidas a los Sit-tat [militares], se está generando un impulso que la gente puede ver: si seguimos adelante, podemos derrocar a los militares", dijo a la VOA David Mathieson, analista independiente de Myanmar.

"Pero sí creo que cualquier tipo de pronóstico sobre cuán inminente será eso tiene que ser muy conservador. La gente después de 1027 decía que el ejército caería en tres a seis meses. Eso no lo sabes", añadió.

Gran parte del terreno que la junta ha perdido desde que comenzó la Operación 1027 incluye tramos de frontera con la India, Bangladesh y, lo más importante, China, el principal socio comercial de Myanmar. Una ruta comercial clave con Tailandia también ha sido objeto de un creciente ataque por parte de grupos de resistencia.

Sin embargo, Mathieson dijo que la junta podría planear resistir incluso sin controlar las fronteras, consolidándose en las llanuras centrales alrededor de las ciudades más grandes, incluyendo Yangon y su puerto marítimo, y manteniendo las principales bases militares y fábricas de armas cercanas junto con las carreteras que conectan el centro comercial.

Incluso con eso, explicó, "todavía tienen la capacidad de suministrar a sus militares las herramientas que necesitan para librar la guerra".

Estamos divididos

Si bien un flujo constante de deserciones y la reciente rendición de batallones enteros han minado la fuerza del ejército, los analistas también señalan que los soldados de la junta no han desertado ni se han unido a grupos de resistencia en masa, lo que sugiere que la moral, incluso si está baja, no se ha derrumbado.

Los militares también están luchando contra un oponente profundamente dividido. A pesar de la sofisticada coordinación mostrada por los ejércitos rebeldes detrás de la Operación 1027, el país continúa siendo un mosaico de grupos de resistencia sin un comando central único, muchos de los cuales persiguen sus propios y estrechos objetivos.

"Por lo tanto, en este momento es muy difícil valorar qué significa la resistencia", afirmó Min Zaw Oo.

Mientras las distintas facciones luchan por el territorio, incluso algunos grupos poco aliados han estado peleando entre ellos. Min Zaw Oo notó dos grupos rebeldes en el este que han comenzado a discutir sobre cuál de ellos debe cobrar impuestos a los locales, y otros dos en el oeste entre la minoría étnica chin que recientemente se enfrentaron.

"Esa es la punta del iceberg", dijo, y agregó que, con el tiempo, "veremos que surgirán muchos más problemas".

Miembros del Ejército de la Alianza Democrática Nacional de Myanmar posan con la bandera del grupo frente al puente Kunlong en el estado de Shan, Myanmar, el 12 de noviembre de 2023. Una ofensiva contra la junta en Myanmar está ayudando a China a castigar a los golpistas.
Miembros del Ejército de la Alianza Democrática Nacional de Myanmar posan con la bandera del grupo frente al puente Kunlong en el estado de Shan, Myanmar, el 12 de noviembre de 2023. Una ofensiva contra la junta en Myanmar está ayudando a China a castigar a los golpistas.

Los analistas explican que los grupos de resistencia pueden encontrar cada vez más difíciles los avances futuros contra la junta a medida que los militares se retiran de posiciones más débiles y se concentran en defender unas pocas áreas clave. Min Zaw Oo dijo que un indicador para el futuro de la resistencia será si los grupos en el este podrán lograr cortar la carretera que conecta Yangon y Mandalay, las dos ciudades más grandes de Myanmar, ambas todavía firmemente en manos de la junta.

Y a medida que la junta sigue perdiendo terreno, advierten que podría volverse aún más violenta, especialmente contra los civiles, como lo ha hecho en el noreste en respuesta a la Operación 1027.

De los 2,3 millones de personas desplazadas por los combates en Myanmar desde el golpe, un tercio ha huido de sus hogares sólo en los últimos tres meses según las Naciones Unidas.

"Puede que el ejército no tenga la capacidad de vencer a sus oponentes, pero conserva una enorme capacidad de violencia, especialmente contra objetivos civiles", dijo Horsey.

"Podría volverse mucho más complicado y, de hecho, podría prolongarse durante mucho tiempo", coincidió Mathieson. Citando sus fuentes oficiales y de los ejércitos rebeldes, añadió, "ni siquiera los más optimistas creen que esto vaya a terminar fácilmente".

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

Foro

XS
SM
MD
LG