Enlaces para accesibilidad

Pandemia golpea al sector de la prensa en Bolivia


Un periodista, con una máscara protectora, camina por una calle desierta durante un cierre del gobierno que restringe a los residentes a realizar compras esenciales por las mañanas, en un intento por contener la propagación del nuevo coronavirus.

En Bolivia, el incremento de casos de COVID-19 está golpeando con fuerza a los trabajadores de la prensa, entre ellos a periodistas, camarógrafos y fotógrafos, considerados personal en la primera línea por la labor que desempeñan durante la emergencia sanitaria.

Rocío Hanssen, periodista de la red Bolivisión, estuvo alrededor de 80 días aislada y, tras vencer el COVID, volver a salir a la calle fue motivo de enorme alegría.

"Desde el lunes, estoy en la calle realizando la cobertura y la verdad fue una alegría encontrarme con mis compañeros, da ganas hasta de llorar porque cada uno tenemos nuestras historias y compartimos nuestras experiencias de lo que hemos pasado en esta época de pandemia”, cuenta la comunicadora.

Su testimonio reafirma que el sector de la prensa ha sido uno de los más expuestos desde el inicio de la pandemia, en Bolivia, y muchos trabajadores tuvieron que sacrificar su bienestar familiar para seguir informando.

El presidente de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP), Marco Dipp, dijo a la Voz de América que la situación es preocupante en todo el país.

“Más allá de las cifras y la cantidad de periodistas que pudieron haberse infectado con el COVID-19, el problema es que hay muchísimos periodistas, tal vez una mayoría que no están recibiendo el equipamiento necesario para cumplir las funciones que desempeñan en primera línea”, señaló.

La Asociación también publicó a finales de junio el fallecimiento del periodista Óscar Vargas Vargas, contagiado por el virus.

"Vargas, de 50 años, recibió transfusión de plasma hiperinmune en dos ocasiones durante su permanencia en cuidados intensivos, aunque sin poder superar el descenso en su nivel de oxigenación, de acuerdo al reporte médico", explicó la publicación.

Según la ANP, el 24 de mayo se registró el primer deceso en el país por COVID en el gremio, con la muerte de un camarógrafo.

Bolivia vive una situación de extrema emergencia ante el colapso sanitario y una escalada de contagios que también ha afectado al gobierno interino. Además de la presidenta Jeanine Áñez, seis ministros, siete viceministros y varios parlamentarios en todo el país dieron positivo a COVID-19.

Según la Universidad Johns Hopkins, Bolivia registra 54.156 casos confirmados y 1.984 fallecimientos por la pandemia.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG