Enlaces para accesibilidad

Perú lucha contra segunda ola de COVID-19 con brigadas médicas nocturnas


Doctores y otros miembros del personal sanitario visitan hogares en Lima para realizar la prueba de COVID-19 ante el rebrote de la pandemia en enero de 2021.

En pleno rebrote de la pandemia, Perú ha experimentado una tasa de más de cien fallecimientos al día debido al mortal virus.

Perú lucha contra la segunda ola de la pandemia con brigadas médicas nocturnas, que recorren barrios populares de Lima para evaluar a enfermos de COVID-19 y realizar pruebas de descarte ante el perturbador incremento de decesos y contagios en las últimas semanas.

La segunda ola golpea sin pausa a Lima desde inicios de enero, cuando luego de las fiestas navideñas y fin de año los contagios diarios subieron y pasaron de un millar a más de cinco mil, y las muertes se dispararon de un promedio de 40 diarias a más de un centenar.

"Salimos las 24 horas técnicamente porque al paciente lo puedes tener mal en cualquier momento, no sabemos cuándo se va dar (el covid-19", dijo a la AFP el médico Alexander Bravo, quien lidera una de las cinco brigadas nocturnas que durante doce horas recorren siete distritos de Lima.

"La cantidad de pacientes se está incrementando totalmente, la película se está repitiendo. Salimos al campo con el miedo de contagiarnos", manifestó Bravo, de 36 años.

Algunos de los enfermos que evalúan se encuentran conectados a un cilindro de oxígeno medicinal, señal inequívoca de que sus pulmones están afectados.

Tras la visita, los pacientes que están en fase inicial del COVID-19 reciben ivermectina y paracetamol.

"La verdad no es bonito pasar estos momentos, es un mal bastante antipático, bastante malo, es silencioso y te trabaja por dentro y hace preocupar mucho a la familia", dijo a la AFP Joaquín Rodolfo Pardavé, recostado en una cama de su vivienda en el populoso distrito limeño de Ate.

Las visitas se realizan en siete distritos del este de la capital peruana, donde 112.500 personas se contagiaron y 7.700 fallecieron por el virus desde que hace 10 meses empezó la pandemia, según cifras del Ministerio de Salud.

Diagnóstico oportuno

"Estas visitas domiciliarias son para diagnóstico médico oportuno y con el objetivo que no se agrave la situación del paciente", dijo a la AFP Karen Macedo, vocera del Ministerio de Salud.

Lima, que cobija a unas diez millones de personas, de las cuales al menos dos millones viven en condiciones precarias, es uno de los principales focos de propagación del virus.

Un paciente de COVID-19 es atendido en Lima, Perú, el 21 de enero de 2021.
Un paciente de COVID-19 es atendido en Lima, Perú, el 21 de enero de 2021.

Un estudio de prevalencia realizado por las autoridades sanitarias a fines de 2020, indica que el 40% de los limeños se habría infectado con el virus.

Perú volvió a vivir en los últimos días largas filas de gente para comprar un cilindro de oxígeno medicinal.

"Es uno de mis temores la falta de oxígeno. En Lima y en el Perú entero se sufre mucho la falta de oxígeno, se ven tantas colas y no es fácil (conseguir). Se tiene que hacer colas con mucha anticipación y cuando quieres comprar te venden a sobreprecio", declaró Pardavé con voz agitada.

Las autoridades quieren evitar la escasez de reservas de oxígeno medicinal en los hospitales, una carencia que marcó a fuego al país en junio con un número elevado de muertes a raíz de ello, según denuncias de familiares.

El gobierno ha enfatizado que los contagios se dispararon en enero, y que se registraron al menos dos casos con la variante británica del nuevo coronavirus.

La segunda ola de la pandemia toma a Perú, de 33 millones de habitantes, con cerca de 1,1 millón de contagios y unos 40.000 muertos hasta el domingo.

XS
SM
MD
LG