Enlaces para accesibilidad

Analistas: Ruptura diplomática incrementó grupos armados en la frontera colombo-venezolana


Soldados de la Armada colombiana patrullan el río Arauca, la frontera natural con Venezuela, visto desde Arauquita, Colombia, el viernes 26 de marzo de 2021.

Los venezolanos han buscado refugio en Colombia, tras los enfrentamientos entre el ejército venezolano y un grupo armado colombiano.

En medio de la crisis humanitaria que se vive en el departamento colombiano de Arauca, fronterizo con Venezuela, por la llegada de miles de refugiados de ese país, que huyen de los enfrentamientos entre militares venezolanos y disidentes del frente 10 de las extintas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el presidente Iván Duque reiteró sus acusaciones en contra del gobierno de Nicolás Maduro.

Duque afirmó que Caracas favorece a los grupos armados colombianos que le son afines y solamente combate a aquellos que no estarían entregando participación del negocio del narcotráfico.

En declaraciones de prensa Duque señaló que en los recientes enfrentamientos en el estado de Apure hay “un interés de parte de la dictadura de tratar de presentar sus acciones como acciones nobles contra la criminalidad, cuando en realidad todo apunta a que es una disputa entre sectores afines al Cartel de los Soles, que hacen parte de la dictadura, con algunos grupos armados que ya les están incumpliendo pagos por cuotas de narcotráfico”.

El mandatario colombiano reiteró su pedido a la comunidad internacional ha incrementar las ayudas económicas para financiar la atención a los migrantes venezolanos, tanto los que huyen por la crisis social y económica que azota al país, como lo que se han refugiado, desde marzo pasado, en Arauquita por los enfrentamientos armados.

Ante las acusaciones de Duque al Gobierno en disputa de Venezuela, la Voz de América consultó al analista y profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia, César Páez, quien señaló que aunque la teoría tiene asidero, no ha sido probada, e incluso, también podría aplicarse a autoridades civiles y militares colombianas, que basados en la lógica de presidente Duque, también colaborarían con los grupos armados ilegales para permitirles cruzar la frontera.

“Y uno podría decir lo mismo de este lado de la frontera, es decir para que esas organizaciones, esos grupos armados estén allá, es que los militares colombianos están trabajando con estas organizaciones y les permiten que pasen tranquilamente por los puntos de cruce de la frontera... las Fuerzas Militares y las demás instituciones de seguridad del Estado colombiano tampoco están haciendo bien su trabajo porque finalmente estás personas están cruzando la frontera sin mayor esfuerzo”, expuso.

El catedrático señalo que si bien es cierto que una gran cantidad de droga colombiana sale por Venezuela rumbo a Estados Unidos, África y Europa, tradicionalmente los grupos armados insurgentes se han financiado del “gramaje” o impuesto que le cobran a los narcotraficantes, pero no es usual que directamente participen en el negocio del narcotráfico. Del mismo modo, señalo que puede existir complicidad y corrupción por parte de funcionarios venezolanos, pero tampoco se puede asegurar que todo el gobierno este implicado en este delito.

Miles de migrantes venezolanos siguen ingresando a Colombia en forma irregular
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:15 0:00

Por su parte, el director de la Fundación Paz y Reconciliación, León Valencia, señaló que en la proliferación de los grupos ilegales en la frontera tienen culpabilidad los Gobiernos de los dos países, empecinados en desconocerse y agredirse mutuamente, lo que ha facilitado que las economías ilegales, como el narcotráfico y la minería ilegal, se apoderen de la larga línea fronteriza.

“Los dos Gobiernos han sido incapaces de controlar esas fuerzas ilegales en esa frontera, en estos momentos esa frontera es frontera de nadie, hay 27 grupos ilegales en la frontera entre Colombia y Venezuela, de esos 14 son trasnacionales, algunos son mexicanos, otros tienen presencia de delincuentes venezolanos y otros con brasileños e inclusos peruanos, dijo.

"Digamos que en esa frontera larga hay una serie de ilegalidades porque hay mucho dinero, tanto del narcotráfico como del arco minero, pues es una zona muy rica en metales, entonces ahí hay un gran problema que solo se resuelve con cooperación entre los dos gobiernos”, afirmó Valencia.

Los analistas coincidieron que es fundamental que los dos gobiernos, a pesar de sus diferencias políticas, dejen de lado las mutuas acusaciones y busquen acercamientos para enfrentar de manera conjunta a los grupos ilegales en la frontera.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG