Enlaces para accesibilidad

Amnistía acusa a Rusia de crímenes de guerra en Kharkiv, matando a cientos


Un hombre mira un supermercado parcialmente destruido por un ataque con misiles en las afueras de la ciudad ucraniana de Kharkiv el 8 de junio de 2022, en medio de la invasión rusa de Ucrania.

Rusia y Ucrania no son parte de las convenciones internacionales que prohíben las municiones en racimo y las minas antipersonal.

Amnistía Internacional acusó el lunes a Rusia de crímenes de guerra en Ucrania y dijo que los ataques en Kharkiv, muchos de ellos con bombas de racimo prohibidas, habían matado a cientos de civiles.

"Los repetidos bombardeos de barrios residenciales en Kharkiv son ataques indiscriminados que mataron e hirieron a cientos de civiles y, como tales, constituyen crímenes de guerra", dijo el grupo de derechos humanos en un informe sobre la segunda ciudad más grande de Ucrania.

"Esto es cierto tanto para los ataques realizados con (municiones) de racimo como para los realizados con otros tipos de cohetes no guiados y proyectiles de artillería no guiados", dijo.

"El uso continuo de armas explosivas tan imprecisas en áreas civiles pobladas, sabiendo que están causando repetidamente un gran número de víctimas civiles, puede incluso equivaler a dirigir ataques contra la población civil".

Bombas y minas terrestres

Amnistía dijo que había descubierto pruebas en Kharkiv del uso repetido por parte de las fuerzas rusas de bombas de racimo 9N210 y 9N235 y minas terrestres dispersables, todas las cuales están prohibidas por las convenciones internacionales.

Las bombas de racimo lanzan docenas de bombas pequeñas o granadas en el aire, dispersándolas indiscriminadamente sobre cientos de metros cuadrados (yardas).

Las minas terrestres dispersables combinan "los peores atributos posibles de las municiones en racimo y las minas terrestres antipersonal", dijo Amnistía.

Artilleros ucranianos cargan un lanzacohetes múltiple BM-21 Grad cerca de Izyum, al sur de Kharkiv, el 11 de junio de 2022, en medio de la invasión rusa de Ucrania.
Artilleros ucranianos cargan un lanzacohetes múltiple BM-21 Grad cerca de Izyum, al sur de Kharkiv, el 11 de junio de 2022, en medio de la invasión rusa de Ucrania.

Los proyectiles de artillería no guiados tienen un margen de error de más de 100 metros.

El informe, titulado "Cualquiera puede morir en cualquier momento", detalla cómo las fuerzas rusas comenzaron a atacar áreas civiles de Kharkiv el primer día de la invasión el 24 de febrero.

El bombardeo "implacable" continuó durante dos meses, causando una "destrucción total" en la ciudad de 1,5 millones de habitantes.

“Han muerto personas en sus casas y en las calles, en los patios de recreo y en los cementerios, mientras hacían cola para recibir ayuda humanitaria o compraban alimentos y medicinas”, dijo Donatella Rovera, asesora principal de respuesta a crisis de Amnistía Internacional.

"El uso repetido de municiones en racimo, ampliamente prohibidas, es impactante y una indicación más de la total indiferencia por la vida de los civiles.

"Las fuerzas rusas responsables de estos horribles ataques deben rendir cuentas".

'Ella no tuvo ninguna posibilidad'

La Administración Militar de Kharkiv dijo a Amnistía que 606 civiles habían muerto y 1.248 habían resultado heridos en la región desde que comenzó el conflicto.

Rusia y Ucrania no son parte de las convenciones internacionales que prohíben las municiones en racimo y las minas antipersonal.

Pero, enfatizó Amnistía, “el derecho internacional humanitario prohíbe los ataques indiscriminados y el uso de armas que son indiscriminadas por naturaleza.

“Lanzar ataques indiscriminados que resulten en la muerte o lesiones de civiles, o daños a bienes civiles, constituye un crimen de guerra”, dijo.

Uno de los testigos con los que habló Amnistía había sobrevivido al cáncer, solo para perder ambas piernas en un ataque con bombas de racimo rusas.

Olena Sorokina, de 57 años, estaba afuera de su edificio cuando la metralla la golpeó. Perdió una pierna al instante y la otra tuvo que ser amputada más tarde.

Un vecino que estaba con ella murió en el acto. La hija de este último dijo que la metralla atravesó el edificio.

"Incluso si mamá hubiera estado dentro de su casa, habría sido golpeada. No tenía ninguna posibilidad ante tal bombardeo", dijo.

Amnistía investigó 41 ataques rusos que mataron al menos a 62 personas e hirieron al menos a 196. Habló con 160 personas en Kharkiv durante dos semanas en abril y mayo, incluidos supervivientes, familiares de víctimas, testigos y médicos.

Ucrania dice que ha iniciado más de 12.000 investigaciones por crímenes de guerra desde que comenzó la guerra.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG