Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Biden y López Obrador se reúnen este viernes: migración y drogas en la agenda


ARCHIVO: Los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y México, Andrés Manuel López Obrador, sonríen durante una reunión el 9 de enero en la Ciudad de México.
ARCHIVO: Los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y México, Andrés Manuel López Obrador, sonríen durante una reunión el 9 de enero en la Ciudad de México.

Los presidentes de EEUU y México conversan este viernes en el marco del foro de la APEC en San Francisco. Se espera que la migración y el fentanilo estén en la agenda.

Los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y México, Andrés Manuel López Obrador, dos fuertes aliados que no siempre se llevan bien personalmente, hablarán este viernes sobre migración, tráfico de fentanilo y relaciones con Cuba.

Los dos líderes se encuentran en San Francisco para la conferencia anual del foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, APEC, donde Biden ha mantenido una serie de reuniones personales con otros líderes, incluido el presidente de China, Xi Jinping, y los líderes de Japón y Corea del Sur.

La relación de Biden con López Obrador es a veces tensa, en parte debido a la disposición de Biden a criticar a México en temas como la producción de fentanilo y el asesinato de periodistas.

Y López Obrador no tiene miedo de desairar al líder estadounidense. Se saltó una cumbre de Los Ángeles el año pasado donde se abordó el tema de la migración porque Estados Unidos no invitó a Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Inicialmente también dijo que no asistiría a la conferencia APEC de este año, pero cambió de opinión.

López Obrador adelantó que aprovecharía la reunión de este viernes con Biden para abordar el caso de Cuba e instaría a su homólogo estadounidense a reanudar el diálogo con la nación insular y poner fin a las sanciones estadounidenses.

Biden tendrá un diálogo “franco” con López Obrador sobre combate al fentanilo
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:57 0:00

Mientras tanto, se espera que Biden aborde el tema de la migración, ya que Estados Unidos continúa gestionando un número creciente de cruces en la frontera sur. También discutirían el tráfico de fentanilo, particularmente después de que Biden logró un acuerdo con Xi para frenar el opioide.

Los problemas están relacionados. El tráfico de personas a través de la frontera es parte de las operaciones de los carteles que también incluyen el tráfico de drogas hacia EEUU.

México y China son las principales fuentes de fentanilo sintético que se trafica a Estados Unidos. Casi todos los químicos necesarios para producirlo provienen de China, y las drogas luego se producen en masa en México y se trafican a través de los carteles a Estados Unidos.

El poderoso opioide es la droga más mortífera en EEUU en la actualidad. Más de 100.000 muertes al año se han relacionado con sobredosis de drogas desde 2020 y alrededor de dos tercios de ellas están relacionadas con el fentanilo. El número de muertos es más de 10 veces mayor que el de 1988, en el apogeo de la epidemia de crack.

Y los desafíos migratorios que enfrenta EEUU son cada vez peores. Los líderes demócratas a niveles estatal y local están pidiendo asistencia federal para ayudar a cuidar a las familias inmigrantes que viven en refugios miserables y duermen en comisarías.

Los republicanos critican abiertamente las políticas fronterizas de Biden por considerarlas demasiado laxas. Y el Congreso no ha aprobado una reforma migratoria en décadas.

Hay un número creciente de inmigrantes en la frontera. Los arrestos por cruces ilegales a lo largo de la línea entre Estados Unidos y México aumentaron un 21 % a 218.763 en septiembre, y Biden ha dicho repetidamente que el Congreso debería actuar para corregir las leyes de inmigración obsoletas.

Pero mientras tanto, su administración ha desarrollado políticas que apuntan a disuadir a los migrantes de hacer un viaje peligroso y a menudo mortal y al mismo tiempo abrir nuevas vías de inmigración legal.

El apoyo de México es fundamental para cualquier intento de Estados Unidos de tomar medidas drásticas en la frontera sur, particularmente porque migrantes de naciones tan lejanas como Haití están haciendo el viaje a pie a través de México y no son enviados fácilmente de regreso a sus países de origen.

A principios de este año, México acordó seguir aceptando inmigrantes de Venezuela, Haití, Cuba y Nicaragua que sean rechazados en la frontera, y hasta 100.000 personas de Honduras, Guatemala y El Salvador que tienen familiares en Estados Unidos serán elegibles para vivir y trabajar allí.

Según datos sobre solicitantes de asilo en México, los haitianos se mantienen a la cabeza con 18.860 en lo que va del año, cifra superior al total de todo 2022.

Mientras tanto, Estados Unidos está aceptando a 30.000 personas por mes de las cuatro naciones durante dos años y les ofrece la posibilidad de trabajar legalmente, siempre que vengan legalmente, tengan patrocinadores elegibles y pasen investigaciones y verificaciones de antecedentes.

Guatemala y Colombia abrirán centros regionales donde las personas podrán acudir para presentar solicitudes de asilo con la esperanza de impedirles viajar a pie. Pero hasta ahora México se ha negado a permitir que Estados Unidos establezca uno en su territorio.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

XS
SM
MD
LG