Enlaces para accesibilidad

Biden insta al mundo a renovar lucha contra el COVID mientras EEUU se acerca al millón de muertes


El presidente de EEUU, Joe Biden, advirtió que aun hay que mantenerse vigilante con la pandemia.

El presidente Joe Biden emitió una proclamación el jueves ordenando que las banderas de EEUU ondeen a media asta para honrar a quienes perdieron la vida por el coronavirus.

El presidente Joe Biden hizo un llamado a los líderes mundiales el jueves para que renueven el compromiso internacional contra el COVID-19 mientras lideraba a EEUU para marcar el próximo “hito trágico” de 1 millón de muertes en el hogar a causa del virus. Ordenó bajar las banderas a media asta y advirtió contra la “complacencia” en todo el mundo.

“Esta pandemia no ha terminado”, dijo Biden en la segunda cumbre mundial sobre pandemia. “Hoy, marcamos un hito trágico aquí en los Estados Unidos, 1 millón de muertes por COVID: 1 millón de sillas vacías alrededor de la mesa familiar”.

El coronavirus ha matado a más de 999.000 personas en EEUU y al menos a 6,2 millones de personas en todo el mundo desde que surgió a fines de 2019, según cifras compiladas por la Universidad Johns Hopkins. Biden emitió una proclamación el jueves ordenando que las banderas de EE. UU. ondeen a media asta hasta el atardecer del lunes para honrar a quienes perdieron la vida por el virus.

El presidente pidió al Congreso que proporcione más fondos para pruebas, vacunas y tratamientos, algo que los legisladores no han estado dispuestos a ofrecer hasta ahora.

La falta de fondos (Biden ha solicitado otros 22.500 millones de dólares de lo que él llama dinero que se necesita con urgencia) es un reflejo de una resolución vacilante en casa que pone en peligro la respuesta global a la pandemia.

Ocho meses después de que utilizó la primera cumbre de este tipo para anunciar una ambiciosa promesa de donar 1200 millones de dosis de vacunas al mundo, la urgencia de responder de EEUU y otras naciones ha disminuido.

El impulso de las vacunas y los tratamientos se ha desvanecido incluso a medida que aumentan las variantes infecciosas y miles de millones de personas en todo el mundo siguen sin protección.

El COVID-19 debe seguir siendo una prioridad internacional

Biden se dirigió a la apertura de la cumbre virtual el jueves por la mañana con comentarios pregrabados y argumentó que abordar el COVID-19 “debe seguir siendo una prioridad internacional”. Estados Unidos es coanfitrión de la cumbre junto con Alemania, Indonesia, Senegal y Belice.

“Esta cumbre es una oportunidad para renovar nuestros esfuerzos para mantener el pie en el acelerador cuando se trata de controlar esta pandemia y prevenir futuras crisis de salud”, dijo Biden.

Estados Unidos ha enviado casi 540 millones de dosis de vacunas a más de 110 países y territorios, según el Departamento de Estado, mucho más que cualquier otra nación donante.

Después de la entrega de más de 1.000 millones de vacunas al mundo en desarrollo, el problema ya no es que no haya suficientes inyecciones, sino la falta de apoyo logístico para llevar las dosis a las armas. Según datos del gobierno, más de 680 millones de dosis de vacunas donadas quedaron sin usar en los países en desarrollo porque estaban a punto de caducar pronto y no se pudieron administrar con la suficiente rapidez. Hasta marzo, 32 países más pobres habían usado menos de la mitad de las vacunas contra el COVID-19 que se les enviaron.

La asistencia de EEUU para promover y facilitar las vacunas en el extranjero se agotó a principios de este año, y Biden ha solicitado alrededor de 5.000 millones de dólares para el esfuerzo durante el resto del año.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG