Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Biden y Yoon acuerdan que Corea del Sur no continuará con su programa de armas nucleares


El presidente de EEUU, Joe Biden, y el presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol, hacen una pausa después de colocar una ofrenda floral mientras visitan el Monumento a los Veteranos de la Guerra de Corea en Washington, el 25 de abril de 2023.
El presidente de EEUU, Joe Biden, y el presidente de Corea del Sur, Yoon Suk Yeol, hacen una pausa después de colocar una ofrenda floral mientras visitan el Monumento a los Veteranos de la Guerra de Corea en Washington, el 25 de abril de 2023.

La “Declaración de Washington” es el resultado de una serie de pasos negociados durante muchos meses y diseñados para reafirmar los compromisos de disuasión de Estados Unidos con la República de Corea.

A cambio de un mayor papel en la toma de decisiones en la planificación de contingencia de Estados Unidos en caso de un ataque nuclear de Corea del Norte, Corea del Sur acordó no continuar con su propio programa de armas nucleares.

Estados Unidos y Corea del Sur anunciaron el acuerdo el miércoles, cuando el presidente Joe Biden recibió a su homólogo surcoreano, el presidente Yoon Suk Yeol, en la Casa Blanca para una visita de estado para celebrar el 70.º año de relaciones bilaterales de los dos países y discutir los dos relación futura de los aliados.

Durante una conferencia de prensa conjunta en los jardines de la Casa Blanca, poco después de las conversaciones bilaterales, Biden y Yoon coincidieron en la “fortaleza” de las relaciones entre ambos países, con EEUU comprometido en apoyar a Corea del Sur frente a la amenaza de Pyongyang.

"Nuestros dos países acordaron consultas presidenciales bilaterales inmediatas en caso de un ataque nuclear de Corea del Norte y prometieron responder de manera rápida, abrumadora y decisiva utilizando toda la fuerza de la alianza, incluidas las armas nucleares de Estados Unidos", dijo Yoon.

Por su parte, Biden advirtió que un ataque nuclear de Corea del Norte resultaría en el fin de cualquier régimen que diera la orden, aunque reiteró que Washington ha ofrecido a los norcoreanos la organización de negociaciones diplomáticas sobre sus programas nuclear y armamentístico, sin respuesta del líder del país asiático, Kim Jong Un.

Las conversaciones entre Biden y Yoon incluyeron además apartes sobre la guerra en Ucrania y la fabricación de semiconductores, un elemento clave en la voluntad de Washington por reducir su dependencia tecnológica de China.

“Hemos acordado impulsar las asociaciones económicas en industrias tecnológicas críticas, como microchips, vehículos eléctricos y baterías”, precisó el presidente surcoreano.

Yoon evitó dar detalles sobre si trataron el tema de la reciente filtración de documentos clasificados que mostraban que EEUU espiaba a su aliado Corea del Sur, y se limitó a contestar que esperarían por los resultados de la investigación y mantendrían la comunicación sobre el tema con sus pares estadounidenses.

Un pacto largamente negociado

La “Declaración de Washington” es el resultado de una serie de pasos negociados durante muchos meses y diseñados para reafirmar los compromisos de disuasión de Estados Unidos con la República de Corea, dijo un alto funcionario de la administración en una sesión informativa el martes.

Según el acuerdo, el funcionario dijo que Seúl “mantendrá su estatus no nuclear y seguirá cumpliendo con todas las condiciones de su estatus de signatario del Tratado de No Proliferación”. El TNP, que Corea del Sur ratificó en 1975, prohíbe a los estados partes desarrollar armas nucleares.

Los dos países también establecerán el Grupo Consultivo Nuclear (NCG) entre EE. UU. y la República de Corea, un “mecanismo de consulta bilateral regular que se centrará en cuestiones de planificación nuclear y estratégica y brindará a nuestros aliados de la República de Corea información adicional sobre cómo pensamos sobre la planificación para contingencias importantes, ”, agregó el funcionario.

Más allá de un mayor intercambio de información, Seúl tendrá una mayor voz en las deliberaciones sobre el despliegue de armas de Estados Unidos, dijo.

El mecanismo NCG es similar a cómo Estados Unidos coordinó sus decisiones de disuasión nuclear con algunos aliados de la OTAN durante la Guerra Fría.

Creciente duda

El Tratado de Defensa Mutua entre EEUU y la República de Corea, firmado en 1953 al final de la Guerra de Corea, compromete a Washington a ayudar a Corea del Sur a defenderse, particularmente de Corea del Norte. Pero a medida que Pyongyang avanza rápidamente con su programa de armas nucleares, incluido el desarrollo de misiles que pueden apuntar a ciudades estadounidenses, ha habido una creciente duda entre los surcoreanos sobre si Washington arriesgaría su propia seguridad para proteger a Seúl y si Seúl debería seguir confiando en los EEUU disuasión”, un término también conocido como el paraguas nuclear estadounidense.

Darle a Corea del Sur una mayor participación en las deliberaciones estratégicas de EE. UU. es un paso necesario para abordar la creciente sensación de vulnerabilidad del país frente a una amenaza nuclear de Pyongyang, dijo Scott Snyder, director del programa sobre política entre EEUU y Corea del Consejo de Asuntos Exteriores. Relaciones. A través de la Declaración de Washington, la administración Biden está tratando de demostrar que su compromiso de defender a Corea del Sur es “creíble y sólido como una roca”, dijo Snyder a la Voz de América.

En esta foto proporcionada por el Ministerio de Defensa de Corea del Sur, los destructores de Corea del Sur, abajo, EEUU, el centro y Japón navegan durante un simulacro conjunto de defensa antimisiles en aguas internacionales frente a la costa este de la península de Corea, el 17 de abril de 2023.
En esta foto proporcionada por el Ministerio de Defensa de Corea del Sur, los destructores de Corea del Sur, abajo, EEUU, el centro y Japón navegan durante un simulacro conjunto de defensa antimisiles en aguas internacionales frente a la costa este de la península de Corea, el 17 de abril de 2023.

En enero, Yoon dijo a los funcionarios de su Ministerio de Defensa y Relaciones Exteriores que si la amenaza planteada por Corea del Norte “empeora”, su país podría “introducir armas nucleares tácticas o construirlas por nuestra cuenta”.

Seúl se retractó de los comentarios de Yoon luego de una reacción internacional. Sin embargo, la narrativa de que Corea del Sur tiene su propia capacidad de disuasión nuclear se ha vuelto más común en el discurso de seguridad nacional del país.

Una encuesta de 2022 realizada por el Consejo de Relaciones Exteriores de Chicago mostró que el 71% de los surcoreanos dicen que su país debería construir sus propias armas nucleares.

Más disuasión

El funcionario estadounidense dijo que el acuerdo significaría una mayor integración de las armas convencionales de Corea del Sur en la planificación estratégica de EEUU y un enfoque más fuerte para la disuasión a través de más juegos de guerra y despliegues de activos militares, incluida una visita de un submarino balístico nuclear de EEUU a Corea del Sur, que no ha ocurrido desde principios de los 80.

Go Myong-hyun, investigador del Instituto Asan de Estudios Políticos de Seúl, un grupo de expertos conservador destacado en Seúl, dijo a la VOA que la creación del mecanismo NCG y el despliegue adicional de activos se considerarán una victoria para el gobierno de Yoon.

Si bien la Casa Blanca actualmente se opone a colocar activos nucleares, incluidas las armas nucleares tácticas en Corea del Sur, las visitas periódicas de un submarino nuclear estadounidense equivalen a “insinuar una opción de submarino nuclear dedicada, que podría desarrollarse por completo en la próxima ronda de discusiones. entre los dos aliados”, agregó Go.

La creación del NCG no significa que el grupo decidirá cuándo Washington lanzará ataques nucleares, dijo otro alto funcionario de la administración. Enfatizó que la decisión para el uso nuclear es “única autoridad” del presidente de Estados Unidos.

Histórico acuerdo nuclear entre Estados Unidos y Corea del Sur
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:55 0:00

Reacción china

Se espera que China, que durante mucho tiempo ha visto a Corea del Norte como un amortiguador contra la influencia de EEUU en la región, reaccione con fuerza al despliegue adicional de activos de EEUU, particularmente a la luz de las tensiones latentes entre Washington y Beijing sobre Taiwán y varios otros temas espinosos.

“Estamos informando a los chinos con anticipación y exponiendo muy claramente nuestra razón de por qué estamos tomando estos pasos”, dijo el funcionario estadounidense, y agregó que Washington está “decepcionado” de que Beijing no haya podido influir en su aliado Pyongyang para detener su “muchas provocaciones”.

El funcionario dijo que la administración ha instado al gobierno de Kim Jong Un a volver al diálogo. “Han optado por no hacerlo y, en cambio, han tomado una serie de pasos cada vez más provocativos y desestabilizadores”, dijo.

Corea del Norte ha realizado al menos 13 lanzamientos de misiles solo este año, incluidos tres lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales. Pyongyang insiste en que son una respuesta a los ejercicios militares ampliados de Estados Unidos y Corea del Sur que considera como ensayos para una invasión.

[Parte de este reporte provino de la corresponsal de la VOA en la Casa Blanca, Patsy Widakuswara]

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG