Enlaces para accesibilidad

Blinken responde a la disyuntiva de finalizar o escalar la guerra en Afganistán


El secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, escucha durante una audiencia de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado en el Capitolio, en Washington, el 14 de septiembre de 2021. Drew Angerer / Pool vía REUTERS

La administración Biden enfrenta críticas -de sus correligionarios y de la oposición republicana- por el manejo de la retirada de tropas y la evacuación de ciudadanos estadounidenses y miles de afganos que trabajaron para las fuerzas de EE. UU. como intérpretes y asesores durante la guerra.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, respondió el martes a las preguntas de legisladores demócratas y republicanos en su segundo día de audiencia ante la Comisión de Relaciones Exteriores el Senado sobre la decisión de la Administración Biden de retirar las tropas de Afganistán el pasado 31 de agosto.

Al responder sobre las lecciones que Estados Unidos puede sacar de dos décadas de un conflicto a miles de kilómetros del país, el secretario Blinken dijo que hay que recordar que las fuerzas estadounidenses respondieron a un ataque en casa y eliminó a su artífice principal, Osama bin Laden, así como la disminución de la fuerza operativa de al Qaeda.

Citando la fecha límite para la desmovilización de las tropas decidida “por la administración anterior”, Blinken señaló: “la opción que teníamos era seguir adelante y retirar nuestras fuerzas o aumentar la guerra para escalar, enviar más fuerzas, más vidas pérdidas, más recursos perdidos indefinidamente. ¿Y con qué fin?”, cuestionó.

“Creo que esas lecciones son importantes, son profundas y espero que todos juntos reflexionemos sobre esas y otras lecciones que hemos aprendido en lo que hemos hecho, incluyendo esta administración, así como lo que hemos hecho estratégicamente en muchas administraciones durante más de 20 años”, zanjó el diplomático de más alto rango del gobierno estadounidense.

Los insurgentes talibanes tomaron el control del país a mediados de agosto cuando el presidente afgano Ashraf Ghani huyó al exilio en los Emiratos Árabes Unidos. Estados Unidos evacuó a 124.000 personas, la mayoría de ellos afganos, junto con unos 5.500 estadounidenses, del aeropuerto de Kabul en los últimos días de agosto, dejando atrás a unos 100 estadounidenses.

Posteriormente, algunos estadounidenses pudieron salir del país, a través de salidas por tierra o en un puñado de vuelos, con la aquiescencia de los talibanes. Pero Blinken dijo que a fines de la semana pasada, aún quedaban unos 100 estadounidenses.

Blinken dijo el lunes en la priera parte de la audiencia que los funcionarios estadounidenses no previeron la caída del gobierno afgano tan rápidamente, incluso cuando los talibanes avanzaban por todo el país.

"Incluso las evaluaciones más pesimistas no predijeron que las fuerzas gubernamentales en Kabul colapsarían mientras las fuerzas estadounidenses permanecieran", señaló.

Aunque la evacuación principal ha terminado, el principal diplomático estadounidense dijo: "Continuamos nuestros incansables esfuerzos para ayudar a los estadounidenses restantes, así como a los afganos y ciudadanos de países aliados y socios, a salir de Afganistán si así lo desean".

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, testifica sobre la retirada de Estados Unidos de Afganistán en una audiencia virtual de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes en Washington, el 13 de septiembre de 2021.
El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, testifica sobre la retirada de Estados Unidos de Afganistán en una audiencia virtual de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes en Washington, el 13 de septiembre de 2021.

"Como lo hemos hecho a lo largo de nuestra historia, los estadounidenses ahora están dando la bienvenida a familias de Afganistán a nuestras comunidades y ayudándolas a reasentarse cuando comienzan sus nuevas vidas", dijo Blinken. "Eso es algo de lo que estar orgulloso también".

Los legisladores republicanos de la oposición y algunos colegas demócratas de Biden han criticado el manejo del presidente de la retirada de tropas, ciudadanos estadounidenses y miles de afganos que trabajaron para las fuerzas estadounidenses como intérpretes y asesores durante la guerra.

El presidente de la comisión de la Cámara de Representantes, el congresista Gregory Meeks de Nueva York, vaticinó: "Desvincularse de Afganistán nunca será fácil".

Pero agregó: "Esta guerra debería haber terminado hace 19 años", después de que Estados Unidos expulsara con éxito a los talibanes del poder en ese momento e invadiera los campos de entrenamiento de los terroristas de al-Qaida que atacaron a Estados Unidos en 2001, matando a casi 3.000 personas.

El congresista Michael McCaul de Texas, líder republicano del panel de la Cámara, caracterizó la retirada de Estados Unidos de Afganistán como "un desastre absoluto de proporciones épicas" y "una traición" y señaló que muchos funcionarios interinos que ahora controlan Afganistán fueron terroristas que Estados Unidos tuvo en su Guantánamo. Centro de detención Bay en Cuba.

El congresista republicano Steve Chabot de Ohio dijo que Afganistán era "una vez más un refugio para terroristas".

"Sí, la mayoría de los estadounidenses querían salir de Afganistán, pero no así", dijo Chabot, y agregó que las acciones de la administración fueron "una vergüenza".

Joe Wilson de Carolina del Sur fue uno de los pocos republicanos que exigieron la renuncia de Blinken. Otro miembro republicano del panel, Bryan Mast de Florida, incluso llegó a acusar a Blinken de mentir cuando alegó que la administración había manipulado la inteligencia, lo que Blinken negó rotundamente.

Preocupación por profesionales de la prensa

El senador demócrata por Delaware, Andrew Coons, indagó con Blinken si el Departamento de Estado estaba comprometido con la evacuación de Afganistán de más de 500 empleados -y su familiares- de la Voz de América que están varados allí, a lo que el secretario respondió afirmativamente.

Más de 100 empleados y contratistas de Agencia de Medios Globales de Estados Unidos (USAGM, por sus siglas en inglés) todavía se encuentran en Afganistán junto con sus familias a pesar de las garantías de los departamentos de Estado y Defensa de Estados Unidos de que serían evacuados durante el puente aéreo de Kabul que se cerró hace ya días.

Los talibanes han dado garantías públicas de que los afganos que deseen salir del país y tengan documentos de viaje válidos podrán hacerlo. Sin embargo, el grupo tiene un historial de atacar a periodistas.

[Con información del periodista de VOA Ken Bredemeier]

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG