Enlaces para accesibilidad

Expectativas por visita de delegación de alto nivel de EE. UU. a El Salvador


ARCHIVO - Victoria Nuland, subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos encabeza delegación estadounidense a El Salvador.

Legisladores, sociedad civil y analistas esperan posturas claras de Estados Unidos en torno a gobernabilidad y migración. La delegación se reunirá con el presidente salvadoreño.

Una delegación de cinco funcionarios de alto nivel del gobierno de Estados Unidos, en los que se incluye a la subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos, Victoria Nuland, llega este martes 29 de junio a El Salvador.

Jean Manes, encargada de Negocios de la embajada estadounidense en el país centroamericano, les dio la bienvenida en su cuenta oficial, y aseguró que el país tiene una gran oportunidad con la visita de la delegación, “pero todo depende de la seguridad jurídica”.

Luego de la destitución de los magistrados de la Corte Suprema y del fiscal general salvadoreño, la nación norteamericana ha pedido en varias ocasiones a la Asamblea Legislativa de El Salvador, compuesta en su mayoría por el oficialismo, que revierta las destituciones.

Pero tanto la Asamblea como el presidente salvadoreño Nayib Bukele han dejado claro que la decisión es irreversible.

“La visita de la Subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos demuestra el grado de preocupación que El Salvador genera en los más altos círculos de la diplomacia estadounidense. La visita es un esfuerzo por buscar un dialogo franco con las autoridades salvadoreñas en lo referente al estado de la democracia y al Estado de derecho”, dijo a la Voz de América Óscar Chacón, experto en el tema y director ejecutivo de Alianza Américas.

Los resultados de la visita dependen de cómo los liderazgos político y económico en El Salvador entiendan el valor de las buenas relaciones con Estados Unidos, agregó Chacón, “aunque las relaciones entre naciones no se pueden reducir a un solo tema”.

Anabel Belloso, legisladora del partido de oposición FMLN, cree que el centro de esas relaciones y de la visita deben ser los casi tres millones de salvadoreños que viven en Estados Unidos, la mayoría bajo condiciones irregulares. Esta, considera que puede ser una oportunidad para solicitar reformas migratorias que beneficien a este grupo de salvadoreños.

“Esta es una visita de alto nivel, y es claro que la agenda prioritaria para la región es migración, seguridad y corrupción. Para nosotros es importante la situación de los salvadoreños residentes en Estados Unidos; y como a toda la comunidad internacional también nos preocupa el rompimiento del orden constitucional en El Salvador”, dijo a la VOA.

La cancillería salvadoreña no ha dado declaraciones en torno a la visita de la delegación, mientras tanto, vía prensa legislativa, la Voz de América solicitó reacciones de los legisladores afines al gobierno, pero no hubo respuesta.

La inminente publicación de la lista Engel, en la que figuran funcionarios considerados corruptos por Estados Unidos, puede tener relación con la visita de la delegación estadounidense, considera Eduardo Escobar, director ejecutivo de la organización Acción Ciudadana.

“Estados Unidos puede estar mandando un mensaje claro con el tema del compromiso en el combate a la corrupción. La expectativa es que traigan bajo el brazo algún tipo de de medida o de acción que pueda ser considerada y atendida por el gobierno salvadoreño”, dijo.

Visitas constantes

Entre abril y mayo, El Salvador recibió dos veces la visita de Ricardo Zúñiga, enviado especial del presidente Joe Biden para el Triángulo Norte.

En ambas ocasiones vino por razones diferentes, en abril Zúñiga habló sobre la migración que para entonces era una crisis en la frontera sur de Estados Unidos y de una cooperación de dos millones de dólares para la Comisión Internacional contra la Impunidad en El Salvador (CICIES), institución que luego fue anulada por decisión del presidente Bukele.

En mayo, durante la segunda visita, Zúñiga le pidió al gobierno salvadoreño que reconsiderara revertir las destituciones del fiscal y los magistrados de la Corte Suprema, una decisión que Estados Unidos considera no apegada a la ley ni a la Constitución, pero el mandatario se negó.

Días después, la Agencia de Cooperación de los Estados Unidos (USAID, en inglés) retiró la ayuda financiera a instituciones salvadoreñas relacionadas con del sector justicia y seguridad, incluida la nueva Fiscalía.

Tras recortar la ayuda, la jefa de USAID Samantha Power visitó El Salvador y se reunió con el presidente Bukele a mediados de junio. La reunión fue “constructiva” dijo la funcionaria, pero también externó sus preocupaciones en torno a la gobernabilidad en El Salvador, dijo.

La agenda de la delegación que se encuentra en estos momentos en el país centroamericano no es pública aún.

Victoria Nuland encabeza esta delegación. La funcionaria fue Subsecretaria de Estado para Asuntos Europeos y Euroasiáticos en la presidencia de Barack Obama.

También fue portavoz del Departamento de Estado durante el mandato de la secretaria Hillary Clinton y embajadora de Estados Unidos ante la OTAN durante el segundo mandato del presidente George Bush.

Esta vez viene a reunirse con el presidente Bukele y otros líderes políticos, con la sociedad civil y el sector privado para hablar sobre migración, democracia y metas regionales, informó la embajada.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG