Enlaces para accesibilidad

¿Qué hace una mujer en Honduras víctima de violencia doméstica?


Una mujer hondureña víctima de violencia doméstica a nivel físico y emocional, que se identificó como "Alejandra" habla de sus consecuencias. Foto Oscar Ortiz, VOA.

Cifras preocupantes de violencia doméstica aumentan con los años y la pandemia de COVID-19 se encargó de exacerbarlas.

La migración irregular de Honduras hacia la frontera sur de Estados Unidos -o incluso hacia países vecinos- tiene como origen diversos factores, entre ellos el económico, la subsistencia, la violencia de las pandillas y la que sufren las mujeres de diferentes estratos sociales.

Al explorar este último tema constatamos cifras preocupantes que aumentan con los años y que el COVID-19 se encargó de incrementar.

La “Asociación Calidad de Vida” es una institución de carácter privado que trabaja con este tema y sus cifras de protección a las víctimas de violencia confirman que anualmente reciben 200 denuncias solicitando ayuda, y reportan que al menos la mitad de ellas buscan refugio en otro país, evidenciando que esta es una causa de migración obligada.

Uno de esos casos es el de Alejandra, nombre con el identificamos a nuestra entrevistada para proteger su identidad.

“Me maltrataba, él solo llegaba a agredirme con palabras soeces, me intimidaba. Yo lo denuncié, incluso me amenazó con un cuchillo y llegaba con autoridad sobre mí, como que fuera su posesión. No es así, sufrí de todo tipo de violencia doméstica, por lo que tuve que poner una denuncia”, relató a la Voz de América.

En Honduras los casos de violencia doméstica aumentaron debido a la pandemia. Foto Oscar Ortiz, VOA.
En Honduras los casos de violencia doméstica aumentaron debido a la pandemia. Foto Oscar Ortiz, VOA.

Las autoridades emitieron una orden de restricción contra su pareja, pero no tuvo ningún efecto y su vida peligraba cada vez más. La psicóloga Fany Arita identifica estas señales como uno de los principales elementos para la afectación física y emocional de las mujeres y sus hijos.

“Impacta en todos los aspectos a corto mediano largo plazo y las personas que han vivido en la violencia generan más violencia. Otros sufren depresión y como se asimila es la clave, así como la salud mental”, aseguró la psicóloga.

De enero a julio de este año las denuncias registradas por la organización “Calidad de Vida” suman alrededor de 95 y más de la mitad solicitan refugio en otros países bajo mecanismos de protección internacional, ya sea individual o con sus hijos. Las afectadas se someten a un análisis de riesgo para evaluar entre 2 a 3 meses si aplican a la protección.

Desde el punto de vista psicológico la violencia doméstica se agudiza por el confinamiento, debido a que los centros escolares aún permanecen cerrados por la pandemia y afecta al núcleo familiar, que termina desintegrándose, empujando a las víctimas a seguir un camino mucho más peligroso que es el de la migración irregular.

Por ello se piden programas integrales que tengan participación de diversos sectores y que obtengan la ayuda de países como Estados Unidos para detener el fenómeno de los migrantes.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG