Enlaces para accesibilidad

EE.UU. avanza en su programa de vacunación contra COVID-19


Los medios de transporte terrestre y aéreos han sido dispuestos desde el lunes 14 de diciembre de 2020 para que EE.UU. avance en la vacunación masiva contra la COVID-19.

Se espera que al menos 70.000 centros de cuidados a largo plazo para ancianos reciban las dosis de la vacuna contra la COVID-19 a inicios de la semana próxima en todo Estados Unidos.

Después de que la enfermera de cuidados intensivos Sandra Lindsay, fuera anunciada como la primera en recibir una inyección contra la COVID-19 en el estado de Nueva York, el gobierno de Estados Unidos ha avanzado el lunes en una carrera contra la pandemia que ha cobrado cientos de miles de vidas en el país.

El momento fue anunciado por el presidente saliente Donald Trump, quien durante meses presionó por el rápido desarrollo de una vacuna, incluso después de minimizar la gravedad de la crisis de salud desde el principio.

“Primera vacuna administrada. ¡Felicitaciones USA! ¡Felicitaciones mundo!" Trump dijo en Twitter.

Los envíos súper enfriados de la vacuna salieron de una planta de fabricación de Pfizer en Kalamazoo, Michigan, el domingo para una rápida distribución de carga aérea a centros regionales en todo Estados Unidos. Pfizer desarrolló la vacuna junto con su socio alemán BioNTech.

El general del ejército Gustave Perna, jefe de Operation Warp Speed, el programa de desarrollo de vacunas de la administración Trump, dijo que la distribución de la vacuna “fue increíblemente bien. Las entregas han comenzado hoy mientras hablamos", y dijo que los frascos de vacuna para los ancianos se entregarán a 70.000 centros de atención médica a largo plazo a principios de la próxima semana.

El secretario de Salud Alex Azar dijo: "La operación Warp Speed del presidente Trump nos ha ayudado a traer un milagro médico" al producir la vacuna mucho más rápido de lo que se desarrollan la mayoría de las vacunas.

A pesar del desarrollo de la vacuna, los analistas políticos y las encuestas de opinión dijeron que el manejo de Trump del coronavirus jugó un papel importante en su derrota en la reelección el mes pasado.

El virus ha causado la muerte de casi 300.000 estadounidenses e infectado a más de 16,2 millones, más que en cualquier otro país, según la Universidad Johns Hopkins.

La prioridad

Los trabajadores de la salud y las personas mayores en centros de atención a largo plazo serán los primeros en recibir la primera ronda de 2,9 millones de dosis en un momento en que los casos están aumentando en Estados Unidos en decenas de miles por día.

Mientras tanto, Trump revocó una directiva de que los altos funcionarios del gobierno, incluido algunos miembros del personal de la Casa Blanca, tendrían acceso a la primera ronda de vacunas.

En un mensaje de Twitter el domingo por la noche, Trump dijo que el personal de la Casa Blanca será vacunado "algo más tarde en el programa, a menos que sea específicamente necesario".

Trump, quien contrajo el virus en octubre, agregó que no tiene programado recibir la vacuna, pero espera hacerlo "en el momento apropiado".

El comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), Steven Hahn, dijo que es posible que 20 millones de estadounidenses puedan vacunarse con la primera de las dos dosis requeridas para fines de diciembre.

Moncef Slaoui, asesor en jefe para el desarrollo de vacunas del gobierno, dijo a Fox News Sunday que 100 millones de estadounidenses podrían estar vacunados para fines de marzo.

Indecisos

Pero en el programa de ABC News ‘This Week’, Hahn dijo que era un "problema importante’ que entre un cuarto y la mitad de los estadounidenses, según las encuestas, desconfían de la vacuna producida por Pfizer y BioNTech, a pesar de haber sido aprobada por los reguladores de salud de EE.UU., otros han prometido no ser vacunados.

Hahn dijo que el gobierno tiene que "ser transparente sobre la seguridad" de la vacuna Pfizer, así como sobre una vacuna producida por la empresa de biotecnología Moderna que está siendo revisada por los reguladores esta semana. Las pruebas clínicas mostraron que ambas eran 95% efectivas.

Slaoui dijo que para que Estados Unidos adquiera "inmunidad colectiva", que detendría la transmisión del virus mortal, el país necesita inmunizar al 75% o al 80% de la población y comentó que espera que ese punto se pueda alcanzar entre mayo y junio.

"Sin embargo, es fundamental que la mayoría de los estadounidenses decidan y acepten tomar la vacuna", dijo Slaoui. "Estamos muy preocupados por la vacilación que vemos".

El gobernador Phil Murphy, del estado oriental de Nueva Jersey, dijo a ABC: "Tenemos que lidiar con un bloque de personas escéptico contra la vacunación".

Pero agregó: “Creemos en estas vacunas. Están a salvo".

Murphy advirtió, sin embargo, que incluso cuando los estadounidenses comienzan a vacunarse, el peligro del coronavirus sigue siendo abrumador.

"Las próximas seis a ocho semanas van a ser un infierno", sentenció, sin embargo anunció esperanzador que para abril o mayo, "todos tendrán acceso a estas vacunas".

XS
SM
MD
LG