Enlaces para accesibilidad

Número de muertos por COVID-19 en EE.UU. alcanza los 400.000


Personas observan un momento de silencio en honor de las 400 mil víctimas del COVID-19 en EE. UU. afuera de la Catedral de Nuestra Señora de Los Ángeles, en Los Ángeles, el 19 de enero de 2021.

La nación observa un hito trágico cuando se descubre una nueva variante del coronavirus en California.

La pandemia de COVID-19 ha provocado la muerte de más de 405.000 personas en Estados Unidos, según la Universidad Johns Hopkins, alcanzando un nuevo hito el día en que el presidente Joe Biden prometió frenar la pandemia.

"Necesitaremos toda nuestra fuerza para perseverar durante este invierno oscuro. Estamos entrando en lo que bien podría ser el período más duro y mortal del virus", dijo Biden en su discurso inaugural.

Una de las primeras acciones de Biden como presidente fue implementar un mandato del uso de máscaras en las propiedades federales y volver a Estados Unidos de regreso a la Organización Mundial de la Salud.

Estados Unidos lidera el mundo tanto en el número de muertes como en el total de infecciones, con más de 24,4 millones de casos confirmados, según datos del Johns Hopkins Coronavirus Resource Center. El estado occidental de California se convirtió el martes en el primero en los Estados Unidos en reportar más de 3 millones de casos totales de COVID-19.

Varios estados, incluidos Nueva York y Florida, han informado que se están quedando sin la vacuna, y algunos residentes dicen que les han cancelado sus citas de vacunación.

Varios países de la Unión Europea y Canadá se han quejado de la reducción de los envíos de la vacuna Pfizer, e Italia ha amenazado con emprender acciones legales contra la empresa. Pfizer anunció el viernes una reducción temporal en el envío de vacunas a medida que amplía su planta en Bélgica.

Brasil también está teniendo problemas con su campaña de vacunación masiva. El país ha otorgado la aprobación de emergencia para las vacunas desarrolladas por AstraZeneca y Sinovac, con sede en China, pero los laboratorios biomédicos nacionales de Brasil no han recibido los ingredientes necesarios de China para producir las vacunas. Los funcionarios han culpado a problemas burocráticos en China por los retrasos en los envíos.

Mientras tanto, India, que ha producido su propia vacuna contra el coronavirus, comenzó a suministrar dosis a los países vecinos el miércoles. El Ministerio de Relaciones Exteriores de la India anunció que enviaría 150.000 dosis a Bután y 100.000 a Maldivas

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG