Enlaces para accesibilidad

Los militares estadounidenses, obligados a vacunarse


Miembros de las Fuerzas Armadas de EE. UU. colaboran con las autoridades sanitarias en un centro de vacunación de Filadelfia, Pensilvania, el 2 de marzo de 2021.

A pesar de que la campaña de vacunación ha recobrado impulso ante la irrupción de la variante delta, la situación ha llevado al Pentágono a anunciar que, "no más tarde de mediados de septiembre", los soldados deberán estar inoculados.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, informó el lunes que tiene previsto pedirle al presidente Joe Biden que le autorice a emitir un mandato de vacunación para todas las tropas, "no más tarde de mediados de septiembre".

"En base a las consultas y a las conversaciones adicionales con directivos de la comisión contra el covid de la Casa Blanca, quiero que sepan que solicitaré la aprobación del presidente para hacer que las vacunas sean obligatorias no más tarde de mediados de septiembre, o tan pronto la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos conceda una licencia [definitiva], lo que tenga lugar antes", señaló Austin en un memorando interno que fue compartido con los medios de comunicación.

Según desveló el jefe del Pentágono, la decisión se produce después de que el propio comandante en Jefe estadounidense, Biden, le preguntara sobre la posibilidad de incluir la vacuna contra el COVID-19 en la lista de inoculaciones obligatorias en el servicio militar.

El exgeneral atribuyó la medida "al actual incremento de la variante delta", mucho más contagiosa y que ya es la más predominante en todo el país, cuyo "impacto", según apuntó Lloyd, podría incluso afectar a las "preparación" de las tropas estadounidenses. "No dudaré en actuar antes o recomendar otro camino al presidente si siento que debo hacerlo", zanjó el secretario de Defensa.

Más de 166 millones de estadounidenses han recibido ya la pauta completa de alguna de las vacunas contra el coronavirus, según el gobierno. Eso es apenas la mitad de la población, y los niños menores de 12 años aún no han sido autorizados a vacunarse.

A pesar de que el número de casos de coronavirus ha aumentado en Florida y Texas, dos estados clave de EE.UU. con una gran cantidad de infecciones, sus gobernadores republicanos, Ron DeSantis y Greg Abbott, respectivamente, se han mantenido firmes en su oposición a los mandatos de vacunas o mascarillas, argumentando que violan el derecho de los pueblos a la libertad individual.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG