Enlaces para accesibilidad

Maestras ayudan a su comunidad "cazando vacunas"


De manera casual y sin intención, un grupo de 8 profesoras de secundaria en Maryland, decidió poner sus habilidades en tecnología y la organización, al servicio de la comunidad.

Un grupo de maestras de secundaria decidió poner sus habilidades en la tecnología y la organización al servicio de la comunidad.

Sin apenas ponerse de acuerdo ni intención aparente, un grupo de ocho maestras de secundaria en el estado de Maryland pusieron manos a la obra en un proyecto que busca el bienestar de las minorías latinas y afroestadounidenses. ¿Su labor?: cazar vacunas.

La iniciativa empezó hace poco. Después de conversaciones teléfonicas previas, la idea se consolidó mientras se tomaban una fotografía juntas, todas usando máscaras. El encuentro se daba después de varias semanas de no reunirse, al menos de manera presencial, según explicaron a la Voz de América sobre el origen de la idea.

“Notamos que el mayor grupo de personas que pedían ayuda era de raza blanca, clase media y alta, nos dimos cuenta de que había una necesidad de que las personas latinas y afroamericanas, ese grupo de la población no se estaba vacunando”, indicó María Peterson, profesora de español.

Las principales razones, explican, es el acceso a la tecnología, la facilidad para utilizar los dispositivos electrónicos y las fallas en la traducción del inglés al español en algunos documentos publicados, al momento de registrarse.

Peterson, junto a otras 7 colegas que se conocían por reuniones previas y paseos en el parque se dieron cuenta que era alto el número de personas que tenían dificultades obteniendo citas para vacunas. Inicialmente cada una debía monitorear una serie de páginas electrónicas, y en el momento indicado, registrar aquellas personas que les pedían ayuda.

“La página red tiene un conteo que, si uno no se registra en cierto tiempo, tal vez alguien que es más rápido en el teclado, le va a tomar la cita”, explica Peterson a la VOA.

De esta manera surgen las Caza Vacunas, las educadoras vieron la necesidad de usar sus habilidades en las plataformas virtuales y obtener citas para poblaciones elegibles que tienen dificultad navegando la red.

Como buenas cazadoras, hay que ser rápidas, escoger la munición bien, pacientes y conocer el terreno.

Además, indican que a través de su labor han logrado conseguir citas para vacunación para más de 1.000 personas en Maryland, enfocándose en la población hispana, afroestadounidense y de bajos recursos y a través de su cuenta de Facebook promueven un espacio de conversación e información sobre lo que está ocurriendo en referencia a la vacunación.

“La gente tiene mucho temor por el estatus migratorio, piensan que deben tener documentación legal, esto es una pandemia y es problema de salud pública y el gobierno lo que desea es que todo el mundo reciba su vacuna”, advierte Tania Pérez – Fuentes, miembro de las Caza Vacunas y agrega que existe escepticismo por parte de la comunidad hispana en cuanto a vacunarse.

Maisie Lynch, fundadora del grupo nunca creyó que lo que inició como una simple ayuda a un par de personas se convirtiera en una de las labores más gratificantes de su vida y que además lo hiciera junto a un grupo de mujeres excepcionales. “No pensé que iba a trabajar con un grupo de mujeres sobresalientes en todo lo que hacen, la verdad que estoy muy orgullosa de todas ellas”.

Las Caza Vacunas esperan que, cuando la pandemia del COVID-19 termine, y exista un alto número de personas vacunadas, su labor también cese. Señalan que esta experiencia les deja muchas enseñanzas, pero, sobre todo, la oportunidad de ayudar a su comunidad que en su momento también las apoyó.

Ocho maestras a la caza de vacunas contra el COVID-19
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:16 0:00
XS
SM
MD
LG