Enlaces para accesibilidad

Fabricante de medicamentos estadounidense Merck ayudará a producir la vacuna COVID-19 de su rival


ARCHIVO - El logo de Merck en una puerta de entrada del complejo de Merck & Co, en Linden, Nueva Jersey.

El acuerdo podría aliviar la ralentización de la producción de Johnson & Johnson.

El gigante farmacéutico estadounidense Merck acordó ayudar a fabricar la nueva vacuna contra el coronavirus de su rival Johnson & Johnson para ayudar a acelerar la producción de millones de nuevas dosis de inyecciones únicas para inocular a más estadounidenses en los próximos meses, dijeron el martes funcionarios de la Casa Blanca.

Johnson & Johnson se ha encontrado con problemas de producción inesperados, incluso cuando ganó la aprobación de uso de emergencia el fin de semana pasado para la vacuna. La compañía ha fabricado 3,9 millones de dosis hasta ahora, pero dice que está en camino de producir 100 millones de dosis para fines de junio.

El presidente Joe Biden dijo el martes que Estados Unidos tendrá suficientes vacunas para todos los estadounidenses en mayo, y calificó el acuerdo entre las dos compañías farmacéuticas como un "gran paso adelante".

"Hay una luz al final del túnel", dijo Biden, pero advirtió que "aún no ha terminado".

Cuando se le preguntó cuándo los estadounidenses podían esperar un regreso a una vida "normal" que se asemejara a los tiempos previos a la pandemia, dijo que no podía dar una respuesta segura, pero esperaba que fuera "antes de esta época el próximo año".

Biden: Cualquier adulto podrá vacunarse antes de finales de mayo
please wait

No media source currently available

0:00 0:02:28 0:00

Los funcionarios familiarizados con el acuerdo dicen que Merck utilizará dos sitios en EE. UU., uno para ayudar a fabricar la vacuna y el otro para proporcionar servicios de "llenado y acabado", la etapa final del proceso de producción en el que la vacuna se coloca en viales y se empaqueta para distribución, según The Washington Post.

El acuerdo de Merck con su rival fabricante de medicamentos podría aumentar drásticamente la cantidad de dosis que Johnson & Johnson podría producir por sí solo, dijeron los funcionarios.

Merck fracasó en sus esfuerzos por desarrollar su propia vacuna contra el coronavirus, pero la compañía ha fabricado vacunas durante un siglo. Es el único proveedor estadounidense de la vacuna infantil combinada que protege contra el sarampión, las paperas y la rubéola. Desarrolló Gardasil, que protege contra el virus del papiloma humano, mientras que la Administración de Alimentos y Medicamentos aprobó su vacuna contra el ébola en 2019.

Con la aprobación de la vacuna Johnson & Johnson de inyección única, EE. UU. ahora tienen tres tratamientos médicos para combatir la propagación del virus, junto con regímenes de dos inyecciones producidos por los fabricantes de medicamentos Pfizer-BioNTech y Moderna.

Después de la aprobación por parte de la FDA de la vacuna Johnson & Johnson, la compañía dijo que enviaría inmediatamente cerca de 4 millones de dosis en los Estados Unidos, y un total de 20 millones para fines de marzo. Eso es 17 millones menos de lo que se esperaba originalmente, aunque la compañía aún dice que espera aumentar notablemente su ritmo de producción en los próximos meses.

Un alto ejecutivo de Johnson & Johnson dijo al Congreso la semana pasada que espera fabricar mil millones de dosis en todo el mundo para fines de 2021.

Las vacunas masivas en los EE. UU. están dirigidas primero a los trabajadores de la salud, las personas mayores que viven en hogares de ancianos, el personal esencial como la policía y los bomberos, maestros, personas de 65 años o más y aquellos con problemas de salud subyacentes.

Los funcionarios de salud de EE. UU. esperan que la sensación de normalidad del país regrese a fines de 2021, pero eso depende de la vacunación generalizada de millones de adultos y, más tarde, posiblemente de niños.

Hasta ahora, se han administrado 75 millones de dosis de vacunas a aproximadamente el 15% de la población adulta del país, y la mitad de ese porcentaje ha recibido ambas inyecciones de los regímenes de dos inyecciones Pfizer y Moderna. Se administran alrededor de 1,7 millones de inyecciones diarias.

La propagación del coronavirus se ha desacelerado en EE. UU., pero todavía se diagnostican 50.000 o 60.000 nuevos casos cada día y otras 1.500 personas están muriendo.

Estados Unidos ha sumado más de 514.000 muertes y más de 28,6 millones de infecciones, ambos totales más altos que en cualquier otro país, según la Universidad Johns Hopkins.

XS
SM
MD
LG