Enlaces para accesibilidad

EEUU: costa del Golfo ante otra peligrosa temporada de huracanes


Inundaciones dejadas por el paso del huracán Ida en Lafitte, Luisiana, el 1 de septiembre de 2021. Foto AP.

Los meteorólogos concuerdan en que la temporada de huracanes del Atlántico de 2022 podría ser especialmente peligrosa para los estados de Texas, Mississippi, Alabama, Florida y Louisiana.

A punto de comenzar la temporada de huracanes del Atlántico el 1 de junio, que afecta al Caribe, los países del Golfo de México, las Bahamas y la costa este de Estados Unidos, la atención está puesta en los pronósticos de los meteorólogos, que vaticinan una mayor actividad de lo normal.

“Generalmente me siento preparada, pero este año estoy más ansiosa”, dijo a la Voz de América la residente de Nueva Orleans, en Louisiana, Susan Morley-Zender.

La temporada se extiende hasta el 30 de noviembre y durante esos seis meses el peligro de sufrir el azote de una devastadora tormenta tropical está latente en todo momento.

Los meteorólogos que analizan los datos y modelos climáticos concuerdan en que 2022 podría ser una temporada especialmente peligrosa para Texas, Mississippi, Alabama, Florida y Louisiana.

“Estamos pronosticando una probabilidad del 65 % de que la temporada de huracanes de 2022 será mayor de lo normal”, dijo a la VOA Matthew Rosencrans, de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de EEUU, NOAA.

Si esto es correcto, sería la séptima temporada consecutiva por encima de lo normal.

Aunque es imposible determinar el número exacto de tormentas que tocarán tierra, la NOAA emitió esta semana un pronóstico que proyecta de 14 a 21 tormentas con nombre, de 6 a 10 huracanes y de 3 a 6 huracanes de categoría mayor que se formarán en las aguas de la región en esta temporada.

Louisiana no se ha recuperado

La noticia es aterradora para los residentes del sur de Louisiana, por su proximidad al Golfo de México, desde donde entran las tormentas.

La casa de Susan Morley-Zender sufrió daños en el huracán Ida, que azotó Louisiana en agosto pasado como una tormenta de categoría 4 con vientos de 240 kilómetros por hora.

Ida dejo a cientos de miles de residentes con sus casas dañadas o destruidas y sin electricidad.

“Nuestro techo está todavía sin reparar y ahora viene otra temporada de huracanes”, dijo la mujer.

Su caso no es el único, muchos más no han podido recuperarse aún.

La exposición de Louisiana a los huracanes está bien documentada desde que los primeros colonos franceses comenzaron a registrarlos, pero los expertos afirman que el problema ha empeorado en los últimos años.

“En los últimos dos años seis tormentas con nombre tocaron tierra en Louisiana, cuatro de ellas fueron huracanes y tres de ellos de categoría mayor. Entre 2006 y 2019, el estado no sufrió ni un solo huracán”, dijo Phil Klotzbach, un científico del Departamento de Ciencias Atmosféricas de la Universidad de Colorado.

Los meteorólogos dicen que hay varios factores responsables por el aumento de las tormentas, además del cambio climático, como una alta presión que se ha establecido entre las Azores y las Bermudas de una forma que permite la entrada de más tormentas desde el Océano Atlántico al Golfo de México.

Este año está también el factor de La Niña en el Pacífico, que afecta las tormentas tanto en el Pacífico como en el Atlántico.

“Mientras El Niño envía vientos más fuertes hacia el este de Estados Unidos, que pueden ayudar a disolver tormentas tropicales y huracanes, La Niña produce menos vientos, lo que permite fortalecerse a las tormentas”, explicó Xubin Zeng, un científico de la Universidad de Arizona.

[Con información de Matt Haines, VOA]

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG