Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

La Cumbre de las Américas, una oportunidad para EE.UU.


La Quinta Cumbre de las Américas es una oportunidad para que Estados Unidos redefina su deteriorada relación con América Latina, según dijeron expertos en la región y congresistas estadounidenses en una audiencia legislativa.

Los participantes agregaron que Obama corre con la ventaja de ser un líder popular en América Latina y que debe aprovechar el entusiasmo que generó su elección para poder establecer lazos con los líderes regionales.

“La apuesta es a que Obama será recibido con los brazos abiertos”, dijo Howard Berman, el diputado demócrata que preside el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, donde se llevó a cabo la audiencia el miércoles.

“Pero las expectativas son altas. Quizá demasiado altas”, consideró.

Lea además: Especial sobre la cumbre

Otto Reich, el ex subsecretario de EE.UU. para asuntos del Hemisferio Occidental de George W. Bush, cree que la cumbre en Trinidad y Tobago corre el riesgo de quedar sumida en el caos como ocurrió en Mar del Plata, Argentina, en diciembre de 2005.

En esa cumbre hubo masivas protestas contra Bush y se realizó una anti-cumbre que contó con la presencia del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y el astro del fútbol argentino Diego Maradona.

El congresista republicano Connie Mack también dijo que ve con preocupación un aumento en las hostilidades hacia Estados Unidos y de una tendencia “antidemocrática” en países como Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador.

Ante este panorama, Estados Unidos debería enfocarse más en sus aliados como Colombia y México, según Mack.

Otros expertos y congresistas no estaban de acuerdo.

Los líderes regionales estarán expectantes de ver si Obama adoptará un tono más flexible y conciliador hacia América Latina, dijo Peter Hakim, presidente del Inter-American Dialogue, un centro de análisis político en Washington.

Ellos esperan ver, por ejemplo, si Obama mostrará mayores señales de apertura hacia Cuba, según Hakim.

Lea además: Crisis y economía

“Justificadamente o no, esto será visto como una prueba de que Estados Unidos está dispuesto a cambiar las relaciones hemisféricas”, dijo Hakim.

Crisis económica: un tema central

Además de las relaciones diplomáticas, otro tema central que Obama deberá abordar es el de la crisis económica y la ayuda que Estados Unidos le brindará al continente, señalaron los expertos.

“Nuestros colegas de la cumbre querrán saber sobre nuestros planes para restaurar la estabilidad y el crecimiento, ya que las decisiones económicas y financieras que tomamos en Washington afectan a sus ciudadanos también, para bien o para mal”, dijo Thomas F. McLarty, el ex enviado especial para América Latina durante el gobierno de Bill Clinton.

Pero Obama deberá hacer más que explicar cómo enfrentará la crisis económica. También tendrá que demostrarles a sus vecinos regionales que resistirá tomar medidas proteccionistas –por ejemplo aprobando los tratados de libre comercio con Panamá y Colombia- dijo Peter Hakim.

“Aunque esta crisis ‘made in the USA’ generó un nuevo resentimiento hacia Washington, también hace que la cooperación con Estados Unidos y otros países de la región sea aún más importante”, señaló Hakim.

Escribe desde Washington, Federica Narancio para la Voz de América.
XS
SM
MD
LG