Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Demócratas se preparan para asambleas en Iowa, con Bernie Sanders a la cabeza


La precandidata demócrata Elizabeth Warren se dirige al exvicepresidene Joe Biden y al senador Bernie Sanders durante el séptimo debate realizado el 14 de enero en Des Moines, Iowa. Foto REUTERS
La precandidata demócrata Elizabeth Warren se dirige al exvicepresidene Joe Biden y al senador Bernie Sanders durante el séptimo debate realizado el 14 de enero en Des Moines, Iowa. Foto REUTERS

Los precandidatos demócratas a la presidencia se preparan ya para la primera medición de fuerzas en Iowa, con el veterano senador socialista, Bernie Sanders a la cabeza, y el exvicepresidente Joe Biden ocho puntos atrás, según una encuesta realizada por The New York Times/Sienna College.

Sanders, quien fue derrotado en Iowa por Hillary Clinton en las pasadas elecciones primaria demócratas, ahora encabeza las encuestas con un 25 por ciento de los demócratas considerándolo el candidato más viable, según la encuesta, realizada entre el 20 y 23 de enero pasados.

Sanders mejoró por seis puntos desde la última encuesta del New York Times realizada en octubre pasado, superando con su 25 por ciento al ex alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, con un 18 por ciento, y a un estancado Joe Biden, con un 17 por ciento. Según el diario, el terreno ganado por Sanders provino de las pérdidas de Elizabeth Warren, quien cayó del 22 por ciento en octubre, a 15 por ciento en esta encuesta. La senadora Amy Klobuchar es la única precandidata demócrata, con un 8 por ciento, que lucha aún por alcanzar un índice de respaldo de dos dígitos.

Los cambios en las preferencias de los participantes de las asambleas electorales de Iowa se producen en momentos en que los demócratas tratan de definir una fórmula presidencial que tenga las mejores posibilidades de derrotar al presidente Donald Trump en noviembre próximo. El liderazgo actual de Sanders está basado en el apoyo de una mayoría de votantes jóvenes y que se identifican como liberales. Biden, en tanto, es el favorito de votantes mayores de edad y que se consideran como “moderados”.

Pero en la mente de muchos votantes demócratas pesa no sólo el liberalismo o conservadurismo de los candidatos, sino más importante aún en estos tiempos, qué candidato tiene posibilidades reales de derrotar a Donald Trump en noviembre. Lograr una victoria en Iowa es una primera muestra sobre quién podría reunir los votos de demócratas de izquierda y centro, así como atraer la preferencia de independientes de centro, y de republicanos moderados desencantados con Trump.

En su cuenta de Twitter, Biden ha publicado un spot publicitario en donde un votante afirma que Joe Biden "es el único que puede derrotar a Trump".

Entre algunos demócratas existe la preocupación de que Sanders, visto por algunos como “demasiado a la izquierda”, sencillamente sea contraproducente en la lucha por derrotar al presidente. Y a esos demócratas les frustra que los otros candidatos no sean más enérgicos en señalar que Sanders asustaría a muchos y le haría un favor a la candidatura de Trump.

“Es asombroso que nadie aparte de nosotros y de un puñado de gente más esté dispuesto a decir algo que es evidente: Que si (Sanders) gana (las primarias), va a ser increíblemente duro para nosotros derrotar a Trump y conservar la mayoría en la Cámara de Representantes”, afirmó Matt Bennett, cofundador del grupo de estudios moderado Third Way, según un reportaje de la Voz de América.

Y la misma encuesta arroja que una mayoría no está interesada en extremos. El 55 por ciento de los encuestados dijo que les interesa un candidato que sea “más moderado que los demócratas”, mientras el 38 por ciento dijo preferir un candidato que sea “más liberal que los demócratas”.

Y muchas de las propuestas de Sanders aterrizan en un terreno que preocupa a los estadounidenses que simplemente se preguntan cómo se financiarían esas propuestas que suenan tan bonito, como Medicare para todos y educación universitaria gratis para todos. El mismo Joe Biden criticó a Sanders recientemente diciendo que con esas propuestas no atrae a nadie.

“Con esas propuestas mas bien asustas a mucha gente”, dijo Biden, según un reportaje de la página web Politico.

La misma encuesta que pone a Sanders a la cabeza, señala que un 82 por ciento considera que Biden es el que más posibilidades tiene de derrotar a Trump. Le sigue Sanders muy de cerca con un 79 por ciento. Warren figura en un lejano tercer lugar como un 51 por ciento, y Bittitieg con un 48 por ciento.

Otra pregunta que flota en el aire sobre todos los precandidatos demócratas es si los demócratas pagarán un precio por el intento de remover a Trump de la presidencia mediante la apertura de un juicio político en su contra, un proceso que por ahora no da señales de amenazar a Trump debido a la mayoría republicana en el Senado, que se mantiene firme en su respaldo al presidente.

Y es que todos los precandidatos demócratas, especialmente Biden, fueron blanco de una inesperada campaña publicitaria lanzada por el ex senador republicano de la Florida, quien pautó miles de dólares en anuncios televisivos atacando el juicio contra Trump y a Biden, específicamente.

Su irrupción en la arena política de Iowa ha sido interpretada como su primer cañonazo para la campaña electoral del 2024, cuando Scott ha dejado claro que le gustaría recibir la nominación republicana para la candidatura presidencial. Y atacando a Biden, fortalece a Sanders, a quien los republicanos tienen mayor confianza en derrotar. De esta forma, el juicio a Trump pasa a ser parte de la ecuación en la que se hará la primera prueba de fuerza de los precandidatos demócratas.

“Si está metiendo 19,000 dólares en anuncios en Des Moines (Iowa), es definitivamente (que) Scott (está) metiendo un dedo del pie para el 2024”, dijo David DJ Johnson, un consultor republicano y ex director del Partido Republicano de la Florida, “Y hay algo que sabemos de Scott: después que mete un dedo del pie, viene el pie. Luego viene toda la pierna”.

Las asambleas electorales de Iowa contarán con dos votaciones. En la primera se definen los candidatos que puedan tener más posibilidades de ser nominados. Los más débiles, aquellos que no alcancen un mínimo de 15 por ciento de los votos, se consideran “no viables” y sus seguidores deben en una segunda votación, apoyar a uno de los más fuertes.

Las asambleas generales de Iowa serán seguidas una semana más tarde por las asambleas electorales de New Hampshire el 11 de febrero y por el llamado “Super Martes”, el 3 de marzo, cuando se realizarán elecciones primarias en otros 15 estados.

El proceso se elecciones primarias concluirá a mediados de julio cuando se realice la Gran Convención demócrata, en donde se designará al candidato que logre obtener la mayor cantidad de votos electorales, los cuales se asignan en base a los resultados de las asambleas electorales.

Por ahora, Biden está rezagado en un tercer lugar. Le aventajan el ex alcalde Buttigieg, en segundo lugar, y Sanders, en primero. Pero a menos de una semana de las votaciones del próximo lunes, nada está grabado en piedra pues las asambleas electorales de Iowa han demostrado en la historia ser volátiles y arrojar a veces resultados poco esperados.

XS
SM
MD
LG