Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

DeSantis y otros aspirantes republicanos plantean revocar trato preferencial económico a China


Banderas de EEUU y China.
Banderas de EEUU y China.

Varios candidatos presidenciales republicanos consideran que China abusa de su condición económica preferencial con EEUU y amenazan con revocarla si llegan a la Casa Blanca.

Los candidatos republicanos a la nominación presidencial de su partido están cada vez más abiertos a la idea de poner fin a la relación comercial entre Estados Unidos y China, que desde 2000 ha otorgado a Beijing el estatus de relaciones comerciales normales permanentes (PNTR) y facilitado el comercio entre las dos economías más grandes del mundo.

En su esfuerzo por ganarle terreno al expresidente Donald Trump en las primarias republicanas, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, dijo el lunes que revocaría el estatus comercial de China como parte de lo que caracterizó como una "Declaración de Independencia Económica".

“La relación abusiva, la relación asimétrica entre nuestros dos países, debe llegar a su fin”, dijo DeSantis a una multitud en Nueva Hampshire. "No más déficits comerciales masivos. No más importación de bienes con propiedad intelectual robada. No más estatus comercial preferencial".

En un comunicado enviado a la Voz de América, la embajada china en Washington criticó a DeSantis y a otros candidatos republicanos por "difamar y echar culpas" sobre el tema del comercio.

Orígenes del PNTR

China estaba en negociaciones para unirse a la Organización Mundial del Comercio en 2000, una medida que muchos creían que abriría el país a la inversión extranjera y permitiría a las empresas no chinas acceder a sus más de 1.000 millones de consumidores.

Hasta el año 2000, la relación comercial específica entre EEUU y China era objeto de reevaluación anual, situación que creaba incertidumbre para las empresas que buscaban desarrollar relaciones comerciales en China.

Aunque el comercio entre los dos países se expandió rápidamente, EEUU se quejó con frecuencia de que China no cumplía con su parte del trato. Citaron la interferencia del gobierno para apoyar a las empresas chinas, la manipulación de la moneda y otras tácticas que, según los críticos, Beijing estaba usando para inclinar el campo de juego a su favor.

Muchas de esas prácticas fueron citadas por la administración Trump como justificación para la imposición de amplios aranceles a los productos chinos durante su mandato.

Posición republicana en evolución

Incluso Trump no fue tan lejos como para revocar el estatus comercial de China con EEUU. Es una decisión que sería extremadamente perturbadora y pondría en riesgo miles de millones de dólares del comercio bidireccional entre los dos gigantes económicos.

Sin embargo, el expresidente agregó un llamado a la revocación del estatus PNTR de China a su campaña para la presidencia en 2024. En un video de campaña publicado a principios de este año, Trump dejó clara su nueva posición.

“Revocaremos el estatus comercial de nación más favorecida de China y adoptaremos un plan de cuatro años para eliminar gradualmente todas las importaciones chinas de bienes esenciales, desde productos electrónicos hasta acero y productos farmacéuticos”, dijo.

"Esto incluirá fuertes protecciones para garantizar que China no pueda eludir las restricciones al pasar productos a través de países intermedios, países que no fabrican un producto, pero de repente están fabricando una gran cantidad del producto que llega directamente a través de China”.

El tema del fentanilo

La exgobernadora de Carolina del Sur Nikki Haley expuso una política hacia China más integral que muchos de sus rivales por la nominación, y en un discurso en junio planteó la posibilidad de utilizar la posible revocación del estatus comercial de China como presión en las conversaciones con Beijing.

Haley señaló que las empresas chinas suministran a los carteles de la droga mexicanos los materiales químicos utilizados en la fabricación de la droga fentanilo, uno de los principales contribuyentes a la crisis de opioides en EEUU.

"China no puede declararse inocente aquí", dijo en declaraciones pronunciadas en el American Enterprise Institute en Washington. “Sabe exactamente lo que está haciendo al poner estos productos químicos en manos de los carteles.

"Hemos intentado sanciones, pero no están funcionando", dijo Haley. "Debemos aumentar la presión. Como presidente, presionaré al Congreso para que revoque las relaciones comerciales normales permanentes hasta que termine el flujo de fentanilo. Si China quiere comenzar de nuevo el comercio normal, dejará de matar estadounidenses".

Acciones de la administración de Biden

Si bien la retórica de la administración Biden con respecto a China no ha sido tan directa como la de los candidatos presidenciales republicanos, la Casa Blanca ha luchado por mantener una relación productiva con Beijing durante los últimos dos años y medio.

Cuando asumió el cargo en 2021, el presidente Joe Biden heredó un régimen de aranceles sobre diferentes importaciones de China que se implementaron durante la administración Trump. La mayoría aún están en su lugar.

Además, Biden ha supervisado la implementación de controles de exportación destinados a evitar que China obtenga productos específicos, como microprocesadores avanzados y las máquinas utilizadas para construirlos. Esto ha dado lugar a quejas de Beijing y acusaciones de que EEUU está tratando de obstaculizar las perspectivas de crecimiento de China.

La posición oficial de la administración Biden es que China es un competidor económico, no un enemigo, una posición que los candidatos republicanos a la nominación presidencial han ridiculizado como ingenua y miope.

Reacción china

En respuesta a una consulta de la VOA, un portavoz de la Embajada de China en Washington emitió un comunicado en respuesta a los pedidos de revocación del PNTR.

"Las relaciones económicas entre China y Estados Unidos son mutuamente beneficiosas", dice el comunicado. "Estirar demasiado el concepto de seguridad nacional y politizar las cuestiones económicas, comerciales y de inversión va en contra de los principios de la economía de mercado y las normas comerciales internacionales. Presionar por la desvinculación con China no solo daña los derechos e intereses legítimos de las empresas chinas, sino que también desestabiliza la industria global" y las cadenas de suministro.

"La parte china está firmemente en contra de llamar la atención difamando y echando culpas en la campaña electoral".

Declaración de guerra económica

Muchos economistas se oponen a la eliminación del PNTR y advierten que un cambio tan drástico sería perjudicial para los intereses de EEUU.

En un debate del 19 de julio patrocinado por el Comité Selecto de la Cámara de Representantes sobre el Partido Comunista Chino, la economista Mary Lovely argumentó que tal movimiento sería económicamente desastroso, lo que conduciría a precios altos para los consumidores estadounidenses y daños a los fabricantes estadounidenses.

"Revocar las relaciones comerciales normales permanentes con la República Popular China no es lo mejor para las familias estadounidenses, los trabajadores estadounidenses o las empresas estadounidenses", dijo Lovely, miembro del Instituto Peterson de Economía Internacional.

"Eliminar el PNTR es una declaración de guerra económica con China", continuó. “Un desacoplamiento abrupto y desestabilizador de las dos economías más grandes del mundo dañará a Estados Unidos y socavará los esfuerzos en curso para trabajar con países de ideas afines para reducir nuestra exposición a China”.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube y WhatsApp. También activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Serie especial de la Voz de América

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG