Enlaces para accesibilidad

EE. UU. investigará el uso de materiales chinos en paneles solares importados


ARCHIVO - Un hombre camina a través de paneles en una planta de energía solar en Aksu, Región Autónoma Uigur de Xinjiang, 5 de abril de 2012.

Expertos del sector dijeron que el futuro de la energía solar en Estados Unidos sería sombrío si se aplicaran tarifas a los paneles solares provenientes de Camboya, Malasia, Tailandia y Vietnam.

El anuncio del departamento de Comercio de Estados Unidos de la semana pasada acerca de que investigaría las acusaciones sobre fabricantes de paneles solares en el sudeste asiático que están utilizando piezas fabricadas en China y evadiendo los aranceles estadounidenses ha despertado alarmas con respecto a la política comercial y ambiental.

El departamento anunció el 28 de marzo que investigaría las afirmaciones del fabricante de paneles solares Auxin Solar, con sede en California, de que los fabricantes de equipos de energía solar en Camboya, Malasia, Tailandia y Vietnam tienen estrechos vínculos comerciales con empresas en China que producen las materias primas y algunos componentes de energía solar para ensamblajes de paneles.

En 2011, el Departamento de Comercio dictaminó que China estaba "descargando" paneles solares en el mercado de EE. UU., o fijando un precio de los paneles por debajo del costo de fabricación. Esto obligó a las empresas estadounidenses a abandonar el negocio porque no podían operar con ganancias al mismo tiempo que igualaban los precios chinos.

En respuesta, el Departamento de Comercio impuso aranceles a los paneles solares chinos de hasta el 250 % de su precio de venta. El resultado fue una rápida disminución de las importaciones estadounidenses de equipos solares chinos, de 2.800 millones de dólares en 2011 a menos de 400 millones de dólares en 2020.

ARCHIVO-Un trabajador realiza un control de calidad de un producto de módulo solar en una fábrica de un fabricante de equipos solares de silicio monocristalino, en Xian, provincia de Shaanxi, China, el 10 de diciembre de 2019.
ARCHIVO-Un trabajador realiza un control de calidad de un producto de módulo solar en una fábrica de un fabricante de equipos solares de silicio monocristalino, en Xian, provincia de Shaanxi, China, el 10 de diciembre de 2019.

En su queja, sin embargo, Auxin señala que mientras las importaciones de paneles solares de China cayeron un 86 % durante ese período, las importaciones de Camboya, Malasia, Tailandia y Vietnam aumentaron en un 868 %. La compañía también presentó evidencia que sugiere que durante ese período, aumentaron además las exportaciones de materias primas y partes de paneles solares de China a los cuatro países mencionados.

Cronología de la investigación

En un comunicado enviado por correo electrónico a la Voz de América, un portavoz del Departamento de Comercio confirmó que se había iniciado la investigación y dijo que "Comercio llevará a cabo una investigación abierta y transparente para determinar si se está ocurriendo una elusión. Esta investigación es solo un primer paso: no ha habido ninguna determinación". Informó además que por el momento no habrá medidas adicionales.

El Departamento de Comercio dijo que completaría su investigación preliminar dentro de los próximos 150 días y tomaría una determinación final dentro de los 300 días siguientes.

Hasta el momento, la respuesta de los cuatro países afectados al anuncio del departamento ha sido limitada. El gobierno de Tailandia anunció que había presentado una carta formal de queja ante la agencia.

La VOA contactó a los representantes de los gobiernos de Camboya, Malasia, Tailandia y Vietnam con base en Estados Unidos para solicitar comentarios para esta historia. Ninguno había respondido al momento de la publicación.

Empresas solares estadounidenses divididas

La queja de Auxin y la decisión del Departamento de Comercio de continuarla han dejado al descubierto una brecha importante dentro de la industria de la energía solar en EE. UU. Muchos de los competidores de Auxin, que parecen sufrir las mismas desventajas que describe la empresa, se han manifestado en contra de las acciones del Departamento de Comercio , al igual que los grupos comerciales de la industria.

En un artículo de opinión conjunto, Tom Kuhn, presidente del Edison Electric Institute; Heather Zichal, directora ejecutiva de la Asociación Estadounidense de Energía Limpia; y Abigail Ross Hopper, presidenta y directora ejecutiva de la Asociación de Industrias de Energía Solar, dijeron que el futuro de la energía solar en Estados Unidos sería sombrío si se aplicaran tarifas a los paneles solares provenientes de los cuatro países mencionados.

Un operador de producción revisa un panel en la fábrica de paneles solares SolarWorld en Hillsboro, Oregón, el 15 de enero de 2018.
Un operador de producción revisa un panel en la fábrica de paneles solares SolarWorld en Hillsboro, Oregón, el 15 de enero de 2018.

"No se equivoquen: si el demandante tiene éxito, la energía solar se volverá de dos a tres veces más cara que hace apenas un año, lo que retrasará nuestros esfuerzos por lograr la independencia y pondrá en riesgo cientos de miles de empleos en Estados Unidos y los objetivos de energía renovable de la administración Biden", escribieron.

“Si se aplican estas tarifas, esperamos que se instale mucha menos equipos de generación solar en EE. UU. durante los cuatro años de la administración Biden en comparación con las administraciones anteriores”, agregaron.

En un comunicado, el director ejecutivo de Auxin, Mamun Rashid, calificó las advertencias de los grupos comerciales como "tácticas clásicas de alarmismo" y dijo: "Estamos agradecidos de que los funcionarios de Comercio reconocieran la necesidad de investigar este dumping generalizado y cómo continúa perjudicando a los productores solares estadounidenses".

Dilema para la administración de Biden

El caso de los paneles solares presenta un dilema para la administración Biden porque pone en conflicto dos de las prioridades del presidente: garantizar la igualdad de condiciones para los fabricantes estadounidenses y llevar al país a un futuro energético sin emisiones de carbono.

La relación entre los fabricantes de paneles solares de Estados Unidos y los de China es complicada. Por un lado, los paneles solares fabricados en el extranjero con piezas chinas compiten directamente con los paneles fabricados en Estados Unidos. Sin embargo, las empresas solares estadounidenses dependen de algunas de esas mismas empresas chinas para obtener materias primas y componentes.

Los funcionarios de la industria advirtieron que incluso la posibilidad de que se impongan sanciones a los paneles importados de los cuatro países mencionados haría que el lanzamiento de productos de energía solar en EE. UU. se ralentizara drásticamente debido a la incertidumbre sobre los costos. Esto, a su vez, dificultaría que la administración Biden cumpliera sus objetivos climáticos.

La senadora demócrata Jacky Rosen dijo que la administración Biden debería buscar otras formas de apoyar a las empresas de energía solar de EE. UU.

"Estoy decepcionada de que la administración esté iniciando esta investigación, porque deberíamos derogar las tarifas solares existentes, no explorar la posibilidad de agregar nuevas tarifas", dijo al periódico The Hill el 28 de marzo.

"La asistencia directa a los fabricantes solares estadounidenses sería mucho más significativa para nuestra industria solar nacional que una investigación comercial o aranceles que solo aumentarán los costos para el consumidor, amenazarán los empleos bien remunerados y nos alejarán aún más de nuestro objetivo climático", afirmó la senadora.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG