Enlaces para accesibilidad

Biden formula plan para aumentar impuestos a grandes corporaciones


La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, habla sobre previos aumentos de los impuestos en Estados Unidos. [Foto de archivo].

El presidente Joe Biden planea presentar un proyecto de ley que aumentaría el impuesto de corporaciones, incrementando la tasa del 21% al 28%. Dicha tasa fue reducida del 35% al 21% durante el Gobierno de Donald Trump.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, está buscando aumentar las tasas del impuesto de corporaciones para ayudar a pagar su plan propuesto de gasto en infraestructura de más de dos billones de dólares, pero decenas de las empresas más grandes y conocidas del país están evitando legalmente pagar impuestos federales en absoluto.

Biden dice que quiere aumentar la tasa del impuesto de corporaciones del 21% al 28%. La tasa se redujo del 35% en 2017 durante la presidencia el predecesor de Biden, Donald Trump.

El lunes, la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, pidió un impuesto mínimo global. En un discurso ante el Consejo de Asuntos Globales de Chicago, dijo que el impuesto se aplicaría a las corporaciones multinacionales sin importar dónde ubiquen su sede, para evitar que los países intenten superarse unos a otros reduciendo las tasas impositivas para atraer negocios.

“La competitividad es más que cómo las empresas con sede en Estados Unidos se comportan frente a otras empresas en licitaciones globales de fusiones y adquisiciones”, dijo Yellen. "Se trata de asegurarse de que los gobiernos tengan sistemas impositivos estables que generen ingresos suficientes para invertir en bienes públicos esenciales y responder a las crisis, y que todos los ciudadanos compartan de manera justa la carga de financiar al gobierno".

Los legisladores republicanos en el Congreso ya están criticando el plan de infraestructura del nuevo presidente demócrata por ser demasiado caro y alejarse mucho de la tradicional reparación y construcción de carreteras y puentes. El plan tiene como objetivo financiar otros programas favorecidos por los demócratas, como la inversión en la manufactura, los servicios de cuidado infantil y el aumento de los salarios de los trabajadores esenciales de asistencia domiciliaria.

En su mayor parte, los republicanos también se oponen rotundamente a aumentar los impuestos, y Biden por el contrario propone subirlo a los contribuyentes más ricos, aquellos que ganan más de 400.000 dólares al año.

El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, dijo que no hay posibilidad de que los republicanos respalden cualquier aumento de impuestos para pagar el plan de infraestructura de Biden.

"No creo que haya ningún entusiasmo de nuestro lado por un aumento de impuestos", dijo McConnell.

Eso dejaría a los demócratas aprobar por sí mismos cualquier aumento de impuestos, justo como impulsaron la medida de alivio del coronavirus de 1,9 billones de dólares de Biden pese a la oposición republicana en bloque. Los demócratas tienen una mayoría estrecha en la Cámara de Representantes, y una ventaja en el Senado se divide en partes iguales entre 50 demócratas y 50 republicanos con el voto de desempate para la vicepresidenta Kamala Harris, asumiendo que todos los demócratas del Senado votan como un bloque.

Pero un demócrata clave en el Senado, Joe Manchin, pidió el lunes una tasa corporativa del 25%, lo que podría complicar la propuesta de Biden de una tasa del 28% si ningún republicano está dispuesto a apoyar ningún aumento de impuestos.

Incluso si se aumenta la tasa del impuesto corporativo y se impone un impuesto mínimo del 15%, su gravación total no afectaría totalmente a las corporaciones a menos que se eliminen numerosos créditos para una variedad de costos comerciales.

Según el Instituto de Gravación Fiscal y Políticas Económicas, un grupo de investigación progresista en Washington, al menos 55 de las corporaciones más grandes de EE. UU. no pagaron impuestos federales sobre la renta sobre más de 40.000 millones de dólares en ganancias el año pasado.

Sin varios créditos por gastos comerciales, habrían pagado colectivamente 8.500 millones en impuestos a la tasa del 21% en los EE. UU. En cambio, recibieron 3.500 millones en reembolsos de impuestos, para una tasa impositiva efectiva de 9% negativo.

Cuando Estados Unidos agregó 916.000 empleos en febrero, Biden defendió su propuesta de aumento de impuestos.

"Pedirle a las empresas estadounidenses que paguen su parte justa no ralentizará la economía en absoluto", dijo la semana pasada. "Hará que la economía funcione mejor. Creará más energía".

XS
SM
MD
LG