Enlaces para accesibilidad

Colegio Electoral confirma victoria de Joe Biden


Los electores del Colegio Electoral Demócrata, encabezados por la electora Stacey Abrams, se ponen de pie y aplauden después de votar por el presidente electo Joe Biden en el Senado del Estado de Georgia el 14 de diciembre de 2020.

El Colegio Electoral emitió sus votos por el demócrata, derrotando al presidente Donald Trump, 306-232, pero el Congreso contará oficialmente el voto el 6 de enero.

Con la emisión de sus votos en el Colegio Electoral el lunes, los electores le dieron formalmente a Joe Biden más de los 270 votos electorales necesarios para certificar su victoria electoral.

Con los cuatro votos electorales de Hawái como los últimos en ser contados, Biden tiene 306 votos electorales frente a los 232 del presidente Donald Trump, mucho más allá del umbral necesario para ganar la presidencia.

Biden ha sido un elemento demócrata en la escena política de Estados Unidos durante casi medio siglo, y su victoria en el Colegio Electoral convertiría a Trump, un republicano, en el quinto presidente de Estados Unidos en los 244 años de historia del país en perder una candidatura a la reelección después de un solo término en la Casa Blanca.

La votación del Colegio Electoral es normalmente una formalidad de rutina en el calendario de elecciones presidenciales cuadrienales de los Estados Unidos. Pero desde la votación nacional del 3 de noviembre, Trump ha afirmado repetidamente, sin evidencia creíble, que la votación en estados clave en el campo de batalla que perdió ante Biden por cantidades variables fue fraudulenta, lo que le costó la reelección.

Trump y sus aliados han perdido más de 50 demandas en estados cruciales impugnando la votación.

Normalmente, todos los votos electorales en cada estado se registran para el ganador del voto popular en ese estado, aunque dos estados, Nebraska y Maine, dividen los votos por distrito congresional. Este año, Biden recibió un solo elector adicional en Nebraska mientras perdió el voto en todo el estado, y a Trump le pasó lo mismo en Maine.

Muchos de los electores en todo Estados Unidos son funcionarios de partidos políticos o líderes cívicos que se comprometieron a votar en sus estados por Biden o Trump. Dos de los electores demócratas de Biden en el estado de Nueva York fueron la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, quien perdió las elecciones presidenciales de 2016 ante Trump, y su esposo, el ex presidente Bill Clinton.

Reacción de Trump

Trump mantuvo sus ataques contra la victoria de Biden el domingo, argumentando en Twitter, “Los estados indecisos que han encontrado un FRAUDE MASIVO DE VOTANTES, que son todos ellos, NO PUEDEN CERTIFICAR LEGALMENTE estos votos como completos y correctos sin cometer un crimen severamente punible". Se retuiteó a sí mismo el lunes por la mañana cuando comenzó la votación del Colegio Electoral.

Los electores a menudo se reúnen en los edificios del capitolio estatal, pero con las tensiones altas el lunes, algunas de las votaciones del Colegio Electoral se llevan a cabo en lugares no revelados y los funcionarios de al menos dos estados brindaron protección armada a los electores cuando llegaron.

Biden se dirigió a la nación el lunes por la noche después de que se completara la votación.

El demócrata ganó el voto popular nacional por más de 7 millones de votos, pero el Colegio Electoral de 538 miembros determina el resultado de las elecciones presidenciales de Estados Unidos en la forma indirecta de democracia que practica Estados Unidos.

Los estados más poblados tienen la mayor influencia, y cada uno de los 50 estados tiene el mismo número de electores que el número de senadores y representantes que tiene en el Congreso. Washington, la capital de la nación, que no tiene representación electoral en el Congreso, tiene tres electores, el mismo número que los siete estados más pequeños del país.

El estado costero de California, en la costa del Pacífico, que Biden ganó fácilmente, tiene la mayor cantidad de electores, 55, seguido por Texas con 38 electores que votarán por Trump y Nueva York tiene 29 que votarán por Biden.

En el estado de Michigan, en el medio oeste de Estados Unidos, los electores demócratas recibieron escoltas policiales desde sus autos hasta el Capitolio del estado, que estuvo cerrado por el día para mantener alejados a los partidarios de Trump que portaban armas y que planeaban protestar contra la victoria de Biden en la liza electoral del estado.

En el estado suroccidental de Arizona, donde Biden se convirtió en el primer candidato presidencial demócrata en ganar la elección desde 1996, los funcionarios estatales llevarona cabo la votación en un lugar no revelado por razones de seguridad, lejos de lo que se esperaba fuera una audiencia contenciosa sobre la integridad electoral que los republicanos estaban conduciendo en el capitolio.

En Delaware, al este, el pequeño estado natal de Biden, la ceremonia de votación electoral se trasladó a un gimnasio universitario, un sitio que se considera que tiene más seguridad.

Una vez completada la votación del Colegio Electoral, queda un último paso en el cuadro de las elecciones presidenciales estadounidenses.

El 6 de enero, el Senado de los Estados Unidos y la Cámara de Representantes se reunirán en una sesión conjunta del Congreso para contar oficialmente los votos del Colegio Electoral del lunes.

Los aliados de Trump en la Cámara, encabezados por el congresista Mo Brooks de Alabama, dicen que impugnarán el resultado en cinco estados: Arizona, Pensilvania, Nevada, Georgia y Wisconsin, donde sostienen que el fraude electoral generalizado le costó la reelección a Trump. Pero los funcionarios electorales en los cinco estados, incluidos los republicanos clave en Georgia y Arizona, certificaron la victoria de Biden y dijeron que no hubo un voto decisivo o fraude en el recuento de votos que afectó el resultado.

Pero antes de que pudiera ocurrir un debate en el Congreso sobre la protesta de los miembros de la Cámara Republicana, un senador tendría que unirse para impugnar el resultado, pero hasta ahora, ninguno ha dicho que lo haría.

Si se desestiman las protestas, el vicepresidente Mike Pence, que preside el proceso, terminaría declarando que él y Trump habían perdido su candidatura a la reelección.

Luego, dos semanas después, al mediodía del 20 de enero, Biden prestaría juramento en los escalones del Capitolio de los Estados Unidos como el 46o presidente de los Estados Unidos. A los 78 años, será el líder estadounidense de mayor edad en la historia.

XS
SM
MD
LG