Enlaces para accesibilidad

La Comisión de Policía dirigida por ciudadanos de Oakland ya está haciendo cambios


Demonstrators raise their arms during a protest against the death of African-American man George Floyd under Minneapolis police custody, in Oakland, California, U.S. May 29, 2020. REUTERS/Stephen Lam

En febrero de este año, una junta ciudadana que revisa los casos disciplinarios de la policía de Oakland, despidió al jefe del departamento.

Fue el lugar de nacimiento del movimiento Black Panthers en la década de 1960. La escena de oleadas de protestas después de la muerte de un hombre negro en una plataforma de tren en 2009. También es donde se acuñó la expresión "Black Lives Matter" (Las Vidas Negras Importan), en 2013.

Con 400.000 residentes, la ciudad de Oakland ha sido durante mucho tiempo un escenario de conflicto entre su fuerza policial y partes de la comunidad.

Sin embargo, la reciente muerte de un hombre negro bajo custodia policial a casi 2.000 millas de distancia, en Minneapolis, Minnesota, ha animado a los residentes a observar más de cerca cómo se lleva a cabo la vigilancia en su ciudad.

Una de ellas es Tamara Lawrence, una mujer afroamericana que asistió a una marcha reciente con su hermana.

"Esto ha estado sucediendo desde cuando mis abuelos estaban vivos", dijo. "Y todavía estamos lidiando con las mismas cosas". Lawrence, una asistente administrativa, dijo que quiere que se renueve todo el sistema de justicia penal.

Una junta ciudadana con dientes

El cambio en el Departamento de Policía de Oakland ha sido lento. Durante los últimos 17 años, un monitor federal ha supervisado los esfuerzos para reformar la policía como parte de un acuerdo después de una denuncia en la corte de mala conducta policial.

En 2016, los votantes de Oakland crearon una junta ciudadana voluntaria elegida para revisar los casos disciplinarios de la policía y recomendar cambios en las políticas.

En febrero, en una decisión conjunta con el alcalde de Oakland, la comisión despidió al jefe de policía.

La medida llamó la atención de John Jones III, un activista de la comunidad, que estuvo encarcelado durante ocho años, desde que tenía los 16, tras ser el pasajero en un automóvil implicado en un tiroteo en el que alguien murió. Algunos miembros de la comisión policial lo ven como un valioso portavoz de la comunidad.

El despido del jefe "saca a la comisión policial del reino de ser un cuerpo simbólico a ser una entidad con dientes reales y poder real", dijo Jones. Él ha visto las protestas de Oakland desde la distancia. Dijo que trata de evitar situaciones que puedan ponerlo en conflicto con la policía.

"Es muy perturbador no solo ver estas imágenes, sino pensar en todas las cosas que experimenté", dijo. "El momento en que tenía 12 años y un policía blanco me golpeó contra una pared y me lanzó un insulto racial. Todas las veces me han apuntado con armas".

Compromiso humanizador

Jones dijo que se sintió alentado por otra de las medidas de la comisión: su recomendación, adoptada por el Ayuntamiento, de limitar cuándo la policía puede buscar a personas en libertad condicional a pesar de no tener una orden judicial.

Regina Jackson, presidenta de la comisión policial, dijo que algunos de los cambios que el cuerpo ha apoyado tienen que ver con cambiar la cultura del departamento.

Por ejemplo, ahora cuando un oficial detiene un automóvil, en lugar de preguntar primero si el conductor está en libertad condicional, lo que puede poner a una persona a la defensiva, se supone que la policía de Oakland debe preguntar algo neutral como ";¿Cómo estás?"

"Humaniza la interacción compromiso inicial", dijo.

Protestas

Como en otras ciudades, algunos manifestantes están pidiendo que se le retiren fondos a la policía de Oakland. No obstante, el crimen violento es un problema en la ciudad, donde 10 personas fueron asesinadas la semana pasada.

Bruce Donelan, un veterano de la fuerza policial y presidente de la Asociación de Oficiales de Policía de Oakland, dijo que el cambio tiene que suceder, pero que también debe cambiar la vigilancia.

"Sería muy cuidadoso de tomar un camino en el que abandonamos a las víctimas de crímenes violentos en esta ciudad para tratar de arreglar las cosas que necesitan ser reparadas", dijo. "Pero no podemos abandonar un grupo en favor de otro".

Dan Kalb, un miembro del consejo de la ciudad, está tratando de ampliar los poderes de la comisión. Pero dijo que necesitaría comprender los detalles de lo que significa retirar los fondos a la policía.

Si recortar los fondos de la policía hizo que la policía no pudiera investigar delitos graves y violentos, "la respuesta es no, no voy a hacer eso", dijo.

Jackson, de la comisión policial, dijo que el objetivo es mantener el foco en las políticas policiales. "Oakland no es especial" señaló. “Hemos tenido, ya sabes, bastantes de nuestros propios impactos horrendos. Y el problema se convierte en ¿realmente aprendemos de ellos? ¿Qué cambiamos por ellos?".

XS
SM
MD
LG