Enlaces para accesibilidad

EE.UU. descarta indicios de una "provocación" de Corea del Norte ante la inauguración de Biden


En una pantalla de TV se puede observar el punto de una posible prueba nuclear del gobierno de Corea del Norte en septiembre de 2017.

Sin descuidar la beligerancia de Corea del Norte, los estrategas militares de EE. UU. no han visto amenazas reales de la nación asiática ante la inminente toma de posesión de Joe Biden, el próximo 20 de enero.

Corea del Norte no parece estar preparando una provocación importante de cara al comienzo de la administración del presidente electo Joe Biden, según afirmó el principal general estadounidense en Corea del Sur, en medio de preocupaciones de que Pyongyang pronto pueda realizar una prueba de misiles u otras armas.

“No vemos ningún indicador que sugiera que habría una provocación importante, pero eso es hoy. Eso podría cambiar la semana que viene”, dijo el martes en un foro en línea el general Robert Abrams, comandante de las Fuerzas de Estados Unidos en Corea del Sur.

Pyongyang a menudo ha programado pruebas importantes, incluidas las de misiles balísticos o armas nucleares en torno a las transiciones presidenciales de Estados Unidos, en un gesto para demostrar sus capacidades militares y así ganar influencia en futuras negociaciones con Washington.

Con demasiada frecuencia, los norcoreanos se han dedicado a buscar obstáculos a las negociaciones en lugar de aprovechar las oportunidades de participación, dice el subsecretario de Estado estadounidense, Stephen Biegun.

Pero hasta ahora, Corea del Norte ha estado callada desde la victoria electoral de Biden. En cambio, Pyongyang se ha centrado en su economía, que ha sido golpeada por cierres de fronteras relacionados con el coronavirus, sanciones internacionales en curso y grandes inundaciones recientes.

En octubre, Corea del Norte aprovechó un desfile militar para develar un nuevo misil balístico intercontinental, que parece diseñado para abrumar las defensas antimisiles estadounidenses. Algunos expertos sospechan que Pyongyang pudiera probar el misil en los próximos meses.

Varias opciones

El general Abrams dijo que Estados Unidos estará observando de cerca a Corea del Norte la próxima celebración de su VIII Congreso del Partido, una importante reunión política que podría proporcionar una pista de la dirección de la política exterior y doméstica de Pyongyang.

“Todos estamos ansiosos por ver qué saldrá de eso. Existe la posibilidad de que haya varios anuncios de políticas”, dijo Abrams en el foro, organizado por el Instituto de Estudios Coreano-Americanos (ICAS).

A veces, la mejor respuesta es no hacer nada”,
General Robert Abrams

Abrams dijo que Estados Unidos y su aliado, Corea del Sur, tienen un "carcaj muy grande lleno de muchas flechas diferentes" con las que responder, pero advirtió que no hay una respuesta "única para todos" a las provocaciones de Corea del Norte. “Tenemos muchos más matices que eso. Nos ocupamos de cada situación por separado y con un nivel de análisis discreto y una respuesta adecuada. A veces, la mejor respuesta es no hacer nada”, dijo.

El líder norcoreano, Kim Jong-un, dijo hace un año que ya no se siente obligado por su pausa autoimpuesta en las pruebas nucleares y de misiles de largo alcance, lo que genera preocupaciones sobre el regreso de las grandes tensiones en la península de Corea.

Pero desde entonces, Corea del Norte solo ha realizado pruebas ocasionales de misiles de corto alcance. Aunque muchos de los lanzamientos más pequeños violan las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha restado importancia a su importancia.

¿Un nuevo encuentro?

Kim y Trump se reunieron tres veces, incluido un histórico cara a cara en Singapur en junio de 2018. La reunión, la primera de este tipo entre los líderes en ejercicio de los dos países, resultó en un acuerdo redactado de manera vaga para trabajar hacia la desnuclearización de la península de Corea y mejorar las relaciones bilaterales. Las conversaciones posteriores no lograron esos objetivos.

Biden ha dicho que no descarta reunirse con Kim en persona, pero ha sugerido que eso solo sería como parte de conversaciones más amplias a nivel de trabajo. El exvicepresidente, quien ayudó a supervisar la política de "paciencia estratégica" del entonces presidente Barack Obama hacia Corea del Norte, ha criticado repetidamente el acercamiento personal de Trump a Kim, diciendo que la estrategia es ineficaz y apunta más a crear titulares que a abordar el problema nuclear de Corea del Norte.

En sus mítines electorales, Biden solía llamar a Kim "matón", "tirano" y "dictador". En respuesta, los medios estatales de Corea del Norte criticaron a Biden como un "imbécil", un "tonto de bajo coeficiente intelectual" y un "perro rabioso".

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG