Enlaces para accesibilidad

Estudiantes de minorías en EE.UU. luchan contra obstáculos en la educación virtual


Un estudiante en una escuela pública de Los Angeles participa en una clase virtual en el Boys & Girls Club of Hollywood, el 26 de agosto de 2020.

Muchos estudiantes pobres y de grupos minoritarios están teniendo dificultades con la educación virtual. Les cuesta concentrarse. Sus padres trabajan. Otros no tienen buenas computadoras o buen servicio de internet.

Una devastadora nueva ola de casos de coronavirus está obligando a distritos escolares a reconsiderar nuevamente el cierre de las aulas y regresar a la educación en línea, creando obstáculos educativos que pueden ser especialmente severos para millones de estudiantes pobres y de minorías.

Los retos son evidentes para estudiantes como Devon, quien no ofreció su apellido al hablar con la Voz de América en las afueras de la escuela secundaria Hialeah-Miami Lakes, donde las clases presenciales son cada vez más escasas.

“Es uno entre unos cuantos días que puedo asistir a clases presenciales”, dijo Devon, de origen afroestadounidense. “Ha sido difícil mantener mis calificaciones desde que empezamos con la educación virtual en marzo. Mi nivel de concentración es más alto en las clases presenciales”.

Los estudiantes de grupos étnicos minoritarios constituyen un 97% del estudiantado de secundaria, y 8 de cada 10 estudiantes están económicamente desfavorecidos.

Investigaciones de la publicación independiente sobre educación Education Week sugieren que la educación presencial produce resultados superiores para estudiantes de primaria y secundaria, y que las limitaciones de la educación virtual son especialmente pronunciadas en las comunidades de minorías y para aquellos que viven en la pobreza.

Desde marzo, el distrito escolar de Miami-Dade, el cuarto más grande de la nación, ha lidiado con una serie de problemas al hacer la transición hacia la educación remota. Cayeron en la distribución inadecuada de computadoras portátiles, problemas para conectarse a los salones de clases virtuales y comunidades de minorías donde no se tiene servicio de internet de alta velocidad.

Algunos educadores y padres dicen que la prolongada dependencia en educación virtual podría afectar el crecimiento educativo de grandes números de estudiantes.

"Me preocupan los impactos a largo plazo, una falta de interacción social y estudiantes que no reciben ayuda adicional cuando la necesiten”, dijo Nicolás Leduc, un profesor de cuarto grado en Brandenton, Florida.

Los resultados pueden variar de una escuela a otra y también dependen de la habilidad de los padres para supervisar el aprendizaje de sus hijos en la casa.

"Creo que nuestros niños están haciéndolo bien”, dijo Karen Cryer Douthit, una madre afroestadounidense cuyos hijos de 6 y 10 años asisten a la escuela privada Holy Cross Lutheran, un centro religioso de primaria en Miami. Ella y su esposo trabajan desde la casa durante la pandemia, a diferencia de muchos padres de grupos minoritarios.

"Estamos en casa y en capacidad de dar a nuestros hijos la atención para ayudar a mantener el enfoque y dar seguimiento a las lecciones en línea en la medida que el profesor avanza. Pero para aquellos niños cuyos padres no tienen la oportunidad o esa ventaja, esos estudiantes se quedarán rezagados, dijo Douthit a la VOA. “No creo personalmente que vayan a poder ponerse al día”.

Interrupciones en el aprendizaje

En Nueva Orleans, la asistencia en escuelas primarias y secundarias se ha reducido en un 10% en relación a un año escolar típico. La mayoría de los 45.000 estudiantes del distrito vienen de familias de minorías y de bajo nivel de ingresos. Los estudiantes de color son el 91 por ciento de los estudiantes de las escuelas públicas de la ciudad.

En un esfuerzo para ayudar a los estudiantes con aprendizaje virtual, el distrito escolar compró computadoras portátiles adicionales y 8.000 transmisores de internet con acceso ilimitado a la internet durante 12 meses.

Cinco años después que el Huracán Katrina devastó Nuevo Orleans en el 2005, obligando a las escuelas a cerrar temporalmente, una tercera parte de los estudiantes de la ciudad fueron retenidos un grado, según un estudio realizado por la Universidad de Columbia.

Aprendizaje en línea

Hoy, muchos distritos escolares con limitaciones financieras están luchando por atender las barreras de aprendizaje que los estudiantes de minorías están desproporcionadamente experimentando durante la pandemia.

“Mi mayor preocupación es que estos niños puedan perder años de educación”, dijo el esposo de Douthit, Marc Douthit. “Tenemos que asegurarnos que estemos atentos por los niños urbanos desaventajados que no tienen el apoyo educativo, aún antes de la pandemia”.

Investigadores de la Educación dicen que algunos distritos escolares están haciendo un esfuerzo coordinado para evaluar las necesidades de aprendizaje remoto, aumentar la participación estudiantil y monitorear el trabajo escolar diario.

Pero educadores como el superintendente de las escuelas públicas del condado de Broward, Robert Runcie, reconocen que hay problemas que persistirán mientras estén interrumpidas las clases presenciales.

“Los padres necesitan tener una opción entre mantener a los niños en la casa o permitirles regresar a clases presenciales, especialmente si están teniendo dificultades”, dijo Runcie.

XS
SM
MD
LG