Enlaces para accesibilidad

El "verano rojo" en Tulsa: una mirada a la violencia racial en Estados Unidos


Katrina Cotton, centro de Houston, posa para una foto con su hija, Kennedy Cotton en el memorial de Black Wall Street en Tulsa, Oklahoma.

La revuelta fue provocada por una confrontación entre turbas blancas y hombres negros, algunos de ellos veteranos de la Primera Guerra Mundial, que protegían a un adolescente de color acusado de intentar violar a una operadora de ascensor blanca en un edificio del centro de Tulsa el 30 de mayo.

La masacre racial de Tulsa, durante la cual multitudes blancas asesinaron a residentes afroamericanos y destruyeron negocios en un área acomodada conocida como Black Wall Street, es posiblemente el peor brote de violencia racial en la historia de Estados Unidos.

Dieciocho horas de violencia que estallaron el 31 de mayo de 1921, en la ciudad de Tulsa, Oklahoma, en el centro-sur de EE.UU., dejaron un saldo de entre 30 y 300 personas muertas, en su mayoría afroestadounidenses, y dejaron a la próspera comunidad negra de Greenwood, en la ciudad, completamente quemada y destruida.

Informes de noticias inicialmente dijeron que 36 personas fueron asesinadas, pero la mayoría de los historiadores ahora creen que el número de muertos fue de hasta 300.

Donald Shaw mira una escultura en el parque de reconciliación John Hope Franklin en Tulsa, Okla.
Donald Shaw mira una escultura en el parque de reconciliación John Hope Franklin en Tulsa, Okla.

Cerca de 10,000 personas quedaron sin hogar después de que las turbas, que incluían a personas delegadas por la policía de Tulsa, incendiaron más de 1.400 casas, decenas de negocios, una docena de iglesias, un hospital, una escuela y una biblioteca pública a lo largo de más de 35 cuadras.

La revuelta fue provocada por una confrontación entre las turbas y los hombres negros, algunos de ellos veteranos de la Primera Guerra Mundial, que protegían a un adolescente de color acusado de intentar violar a una operadora de ascensor blanca en un edificio del centro de Tulsa el 30 de mayo.

Precisamente lo que sucedió en el ascensor sigue sin estar claro. El relato más común es que el adolescente, sin darse cuenta, pisó el pie de la mujer cuando entró en el ascensor, lo que la llevó a gritar.

El 31 de mayo, el Tulsa Tribune publicó una historia del supuesto intento de violación y se organizó un editorial que declaraba un linchamiento esa noche.

‘Verano rojo’

La masacre racial de Tulsa, también conocida como la revuelta racial de Tulsa, estalló durante un período de tensiones raciales especialmente intensas en EE.UU.

En el verano de 1919, se produjeron disturbios raciales en al menos 26 ciudades, algunos casos convirtiéndose en los enfrentamientos de blancos contra negros más intensos en la historia registrada de Estados Unidos. Llamado el "Verano Rojo" debido a la sangre que se derramó, los disturbios estallaron después de que cientos de miles de tropas militares estadounidenses regresaron a casa después de la Primera Guerra Mundial y encontraron competencia por empleos en un paisaje social dramáticamente alterado.

¿Qué se celebra el 19 de junio en EE.UU.?
please wait

No media source currently available

0:00 0:01:26 0:00

La Gran Migración intensificó la competencia por el empleo, el movimiento de millones de afroestadounidenses de los estados rurales del sur a las zonas urbanas del noreste, medio oeste y oeste. Para 1919, unos 500.000 ciudadanos negros se habían reubicado en busca de empleo.

En las primeras horas de la masacre de Tulsa, las autoridades locales hicieron poco para contener los disturbios. Las unidades de la Guardia Nacional llegaron la mañana del 1 de junio, pero pasaron gran parte de su tiempo protegiendo a un vecindario blanco de un contraataque negro que nunca ocurrió.

Los ciudadanos negros lucharon duro para defender sus hogares, negocios y otras instituciones, pero fueron superados en número y armas.

La ley marcial se impuso por un breve período, y el adolescente finalmente fue exonerado. Un gran jurado totalmente blanco culpó a los residentes negros por el caos. Ningún blanco fue encarcelado por los asesinatos y actos de incendio provocados.

La mayoría de la población negra de Tulsa fue empujada a la indigencia. Los líderes blancos intentaron obligarlos a reubicarse, pero comenzaron a reconstruir Greenwood en cuestión de días.

Durante décadas, ningún evento público reconoció a las víctimas de los disturbios ni conmemoró el evento violento. En 1997, se estableció un panel estatal de Oklahoma, la Comisión de Masacre Racial, para investigar la masacre. En su informe, la comisión recomendó reparaciones para los sobrevivientes negros.

En mayo de 2020, Human Rights Watch emitió el informe "El caso de las reparaciones en Tulsa, Oklahoma: un argumento de derechos humanos", pidiendo a Tulsa y a los funcionarios estatales que implementen un plan integral de reparaciones en colaboración con la comunidad local.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG