Enlaces para accesibilidad

Últimos combatientes estadounidenses de ISIS, repatriados desde Siria


Sujetos sospechosos de ser combatientes del Estado Islámico llegan a un centro de investigación en Baghuz, Siria.

En total son 27 los estadounidenses que se conoce viajaron a Siria para apoyar a ISIS. Ya todos están en suelo estadounidense y tendrán que enfrentar juicios por sus delitos. Estados Unidos pide a sus aliados que le envíen a estadounidenses detenidos por tropas europeas en Siria. Pero hasta ahora los europeos han estado renuentes.

Todos los 27 estadounidenses que se conoce viajaron a Siria para unirse al grupo terrorista Estado Islámico están ya en territorio estadounidense, 10 de ellos acusados o condenados por acusaciones relacionadas al terrorismo.

El anuncio, el jueves por la mañana, por el Departamento de Justicia vino horas después que funcionarios dijeran que habían repatriado a un padre e hijo estadounidenses, parte de una familia de siete miembros, que estaban bajo custodia de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF, por sus siglas en inglés), respaldadas por Estados Unidos.

Emraan Ali, de 53 años y su hijo de 19 años, Jihad, comparecieron en una corte federal de la Florida el miércoles, acusados de proveer apoyo material al Estado Islámico.

Según documentos judiciales, la pareja se entregó a las SDF cerca de Baghuz, Syria, en marzo del 2019, al colapsar los últimos reductos del Estado Islámico.

Otro hijo menor de edad, identificado sólamente por las iniciales I.M.A., estaba con ellos en ese momento, pero los funcionarios estadounidenses no han confirmado aún si él u otros miembros de a familia, incluyendo una hermana que estuvo casada con un miembro británico del Estado Islámico y tuvo su hijo cuando tenía 15 años, están entre los 17 estadounidenses repatriados que aún no han sido acusados de ningún delito.

Un oficial sirio vigila por cámaras de circuito cerrado a centenares de prisioneros sospechosos de ser combatientes de ISIS.
Un oficial sirio vigila por cámaras de circuito cerrado a centenares de prisioneros sospechosos de ser combatientes de ISIS.

Un funcionario estadounidense le dijo el jueves a la Voz de América que de los 17 estadounidenses repatriados pero aún no acusados, 15 son actualmente menores de edad. Los otros dos, dijo el funcionario, eran menores cuando viajaron con sus familiares a unirse al autoproclamado Califato del grupo terrorista.

“El Departamento de Justicia ha trabajado arduamente durante años para evitar que individuos salgan de Estados Unidos para luchar contra ISIS y otros grupos terroristas en Siria y para investigar, repatriar y acusar a las personas que se fueron por voluntad propia para apoyar a estos grupos" , dijo el fiscal general adjunto, John Demers, en una declaración.

“Esto era nuestra responsabilidad moral con el pueblo estadounidense y a las personas de los países hacia los cuales viajaron estos terroristas”, agregó el funcionario.

¿Qué hacer con los combatientes extranjeros del Estado Islámico y sus familiares?, ha sido tema de discusión entre Estados Unidos y sus aliados desde que colapsó el califato del grupo terrorista.

Estados Unidos ha estado presionando para que los países aliados repatrien a quienes fueron a unirse al Estado Islámico, pero los países europeos han sido renuentes a hacerlo.

A pesar de las repatriaciones, las SDF tienen aún a unos 2.000 combatientes extranjeros en improvisadas prisiones en el noreste de Siria. Otro estimó que unas 10.000 mujeres y niños extranjeros viven en campamentos para refugiados en la región.

La VOA ha buscado contactar a representantes de las SDF y de la Administración Autónoma Kurda del Norte y Este de Siria, pero no ha obtenido respuesta.

“Estados continúa liderando con el ejemplo al trabajar con las Fuerzas Democráticas Sirias para repatriar a estadounidenses acusados de apoyar al Estado Islámico y, cuando sea lo indicado, enjuiciarlos en las cortes estadounidenses por sus crímenes”.

XS
SM
MD
LG