Enlaces para accesibilidad

Comienzan las reformas en los cuerpos de Policía estadounidenses


Agentes del departamento de la Policía Metropolitana de Washington DC circulan en bicicleta durante las protestas contra la desigualdad racial tras la muerte de George Floyd bajo la custodia de la policía de Minnesota. Junio 6 de 2020.

Diversas regiones de Estados Unidos están respondiendo a las demandas de los miles de ciudadanos que en los últimos días han tomado las calles exigiendo igualdad racial y un cambio en las fuerzas del orden que permita acabar con abusos como el cometido, el pasado 25 de mayo, contra George Floyd, el ciudadano afroamericano que murió en Minneapolis cuando se encontraba bajo custodia policial.

Aunque muchas voces exigen que las autoridades reduzcan los fondos destinados a las fuerzas del orden para así invertir ese dinero en proyectos sociales que ataquen a la raíz de los problemas, los gobernantes, por el momento, se han centrado en aprobar una serie de cambios que lleven a una mayor transparencia y dificulten los casos de violencia policial.

La semana pasada, Minneaoplis ya ordenó acabar con los estrangulamientos judiciales, una práctica muy extendida entre las fuerzas del orden estadounidenses y que, presuntamente, fue la causante de la muerte de Floyd.

Washington DC, cambios por unanimidad

El concejo municipal de la ciudad de Washington DC votó de manera unánime, el martes por la tarde, la aprobación de una solicitud de enmienda de emergencia que incluye hacer reformas profundas al departamento de Policía.

La nueva ley prohibirá a los agentes del orden sujetar a las personas por el cuello y, además, les inhabilita para que revisen las imágenes grabadas con la cámaras que traen como parte de su equipo; y si algún miembro de la policía está involucrado en un acto de abuso de fuerza, se debe revelar el nombre del agente en un plazo de 72 horas.

La solicitud de esta nueva legislación la hizo el concejal Charles Allen, presidente del Comité del Poder Judicial y Seguridad Pública del Consejo de DC, la cual se denominó como "Enmienda de Emergencia 2020 de la Reforma Integral de la Policía y Justicia", que contiene una docena de propuestas para mejorar la responsabilidad y la transparencia policial.

"Las protestas por los asesinatos de George Floyd en Minneapolis, Breonna Taylor en Louisville y muchos otros, cruelmente son evidencia de la necesidad inmediata de tomar medidas", dijo el concejal Allen en un comunicado publicado en la página web del concejo.

Agrega que, "una manifestación contundente pero pacífica ha creado este momento, y el concejo debe actuar para hacer avanzar la causa".

La alcaldesa de la ciudad, Muriel Bowser, dijo estar de acuerdo con las reformas propuestas, pero solicitó un poco más de tiempo para revisarlas.

"Me preocupa especialmente que las enmiendas propuestas de las que he tenido conocimiento, modifiquen leyes relacionadas con temas como cámaras corporales, leyes que recibieron una significativa consideración pública y aportes cuando fueron elaborados, y ahora se verían modificados por la legislación de emergencia", dijo en una carta dirigida al concejo.

Al respecto, el sindicato del departamento de policía de la ciudad publicó en su cuenta de Twitter un comunicado sobre la aprobación de dicha enmienda, en el que asegura que esta reforma pondría en riesgo a la ciudad.

"Este proyecto de ley hace que sea increíblemente difícil acusar a un sospechoso de agredir a un policía, cambia la política de la cámara corporal de manera que ya no puede usarse como una herramienta de recolección de evidencia", dice el comunicado del sindicato policial.

Agregan que la aprobación de esta enmienda perjudicará a los ciudadanos del Distrito de Columbia y aseguraron que "no hay razón para que este tipo de reforma radical se complete de manera tan apresurada e irreflexiva".

Nueva York, fin al secretismo en casos disciplinarios

También este martes, el estado de Nueva York aprobó adoptar medidas con las que responder al clamor de buena parte de la población estadounidense que reclama una mayor transparencia a las fuerzas del orden.

El Senado regional aprobó, por 40 votos a favor y 22 en contra, un propuesta de ley que pondría fin al secreto de sumario en casos relacionados con investigaciones disciplinarias a miembros del cuerpo de policía.

Esta medida pondría fin a la actual legislación vigente, que data de los años 70, y que buscaba impedir que la credibilidad de los agentes pudiera resultar dañada ante un tribunal en casos que nada tenían que ver con investigaciones internas.

"El estatuto de secretismo de la Policía ha supuesto una amenaza para nuestra seguridad pública durante demasiado tiempo. Esta revocación es una victoria que los abogados han estado luchando durante años y es un paso vital a la hora de cambiar el control policial en Nueva York de manera significativa", celebró en Twitter la senadora regional Julia Salazar.

La propuesta aún debe ser aprobada en la Asamblea estatal antes de que sea presentada al gobernador Andrew Cuomo, quien ya adelantó que firmaría el texto que llegase a su oficina.

XS
SM
MD
LG