Enlaces para accesibilidad

Fuerzas estadounidenses vigilan cielos del Medio Oriente en base de Qatar en medio del Mundial


En esta foto de la Fuerza Aérea de EEUU, los pilotos del Escuadrón Expedicionario de Reabastecimiento Aéreo 340 aterrizan en la Base Aérea de Al-Udeid, Qatar, el 16 de noviembre de 2022.

Mientras los fanáticos de la Copa del Mundo llenan los estadios de Qatar, alrededor de 8.000 soldados estadounidenses estacionados en las cercanías vigilan el espacio aéreo del tumultuoso Medio Oriente desde una importante base administrada por la nación

Construida en un tramo plano de desierto a unos 30 kilómetros al suroeste de la capital de Qatar, Doha, la base aérea de Al-Udeid se consideró en algún momento tan sensible que los oficiales militares estadounidenses solo identificaban que se encontraba en algún lugar "en el suroeste de Asia".

Hoy, el centro en expansión es la joya estratégica de Qatar, que muestra la estrecha asociación de seguridad del emirato del Golfo Pérsico con Estados Unidos, que ahora considera a Doha como un importante aliado fuera de la OTAN.

En el apogeo de las guerras estadounidenses en Afganistán, Irak y Siria, más de 10.000 soldados llamaron hogar a la base y otros sitios en Qatar. Ese número se ha reducido en una quinta parte desde que la administración Biden comenzó a retirar algunas fuerzas del Medio Oriente, en preparación para las llamadas competencias de Grandes Potencias que se avecinan con China y Rusia.

Pero los qataríes han seguido invirtiendo dinero en la base: más de 8.000 millones de dólares desde 2003. En una visita el viernes, los periodistas de Associated Press vieron un nuevo cuartel y un comedor mientras los aviadores discutían otras mejoras en el camino. Estos dijeron que la creación de un nuevo grupo de trabajo centrado en drones y otra tecnología comercial en el campo de batalla en Al-Udeid muestra que Washington está allí para quedarse, a pesar de los temores de lo contrario.

"Hay un tremendo compromiso de la Fuerza Aérea de EEUU con esta región", dijo a la AP la teniente coronel de la Fuerza Aérea de EEUU, Erin Brilla. "Nos mantenemos como una capacidad perdurable".

El nacimiento y crecimiento de Al-Udeid refleja las "guerras eternas" que siguieron a los ataques del 11 de septiembre en Nueva York y Washington por parte de al-Qaeda. Cuando Arabia Saudita pidió a las fuerzas estadounidenses que abandonaran el reino, Qatar ofreció Al-Udeid, construido a un costo inicial estimado de mil millones de dólares.

Al-Udeid pronto se convirtió en el cuartel general avanzado del Comando Central del ejército estadounidense. Su Centro de Operaciones Aéreas Combinadas supervisa misiones de combate, vuelos de vigilancia y drones en el Medio Oriente, África del Norte y Asia.

Si bien las "guerras eternas" terminaron, los conflictos continúan en toda la región. A medida que aumentan las tensiones con Irán, EEUU y sus aliados buscan formas de contrarrestar los drones de bajo costo empleados en la región por Teherán y sus milicias aliadas, como los rebeldes hutíes de Yemen.

La nueva Task Force 99 de la Fuerza Aérea, recientemente estacionada en Al-Udeid, se enfoca en contrarrestarlos, o en imponer a las milicias los mismos "dilemas" que le imponen a EEUU cuando fuerzan a los aliados a disparar un “misil de 1 millón de dólares versus un dron de 1.000 dólares”, dijo Brilla.

Ese es un ejemplo del mundo real. El ejército saudí se ha defendido de la mayoría de los bombardeos de los hutíes con su sistema de misiles tierra-aire Patriot, de fabricación estadounidense, que normalmente dispara dos misiles a un objetivo que se aproxima. Eso se ha vuelto costoso e ineficiente, ya que cada misil Patriot cuesta más de 3 millones de dólares y el suministro del reino se ha agotado.

Task Force 99 sigue a una fuerza similar en la 5ª Flota de la Marina de EEUU, que envía drones a las aguas del Medio Oriente. Al igual que la Marina, la Fuerza Aérea quiere centrarse en la tecnología lista para usar, ampliamente disponible, que podría compartir con las naciones aliadas y no preocuparse por perder, a diferencia de los drones MQ-9 Reaper de 32 millones de dólares que han volado desde Al-Udeid en el pasado.

Para Qatar, albergar la base brinda protección en una región fracturada, lo que le permite desafiar a sus vecinos. Hace solo dos años, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Baréin organizaron un boicot a Qatar, rompiendo los vínculos comerciales y de viaje. Irán, que comparte un enorme campo de gas natural con Qatar, se encuentra al otro lado de las aguas del Golfo Pérsico.

Como centro compartido por la Fuerza Aérea Emiri de Qatar, la Fuerza Aérea Real del Reino Unido y el Comando Central, la base cuenta con estacionamientos de transportadores C-17 y las largas pistas para acomodar a los bombarderos más pesados que despegan en el calor del desierto que puede alcanzar los 50 grados centígrados en el verano. Puede sentirse como una burbuja independiente, aunque con un Burger King, un Pizza Hut y un gimnasio.

Aun así, la fiebre de la Copa del Mundo se está filtrando en la base, una rara dosis del mundo exterior para las tropas estadounidenses, que generalmente están más involucradas en guerras lejanas que en las distracciones de Qatar. Carteles en árabe promocionan la Copa del Mundo. Las tropas estadounidenses dijeron que a menudo conducen a los ocho estadios en Doha y sus alrededores para alentar a la selección nacional de EEUU cuando tienen tiempo, y un miembro del servicio incluso se ganó la reputación de fanático de la Copa del Mundo después de asistir a siete partidos.

"Estoy muy emocionado de vernos competir y poner corazón y alma en el campo, al igual que nuestros aviadores aquí poniendo corazón y alma en la misión", dijo la capitana de la Fuerza Aérea de EEUU, Kayshel Trudell, quien vio cuando su selección venció a Irán 1-0 a principios de esta semana en el estadio, donde los miembros de la Air Force Band cantaron covers acústicos.

También dijo que se vestiría de rojo, blanco y azul, animando a EEUU en su partido contra Holanda el sábado, la oportunidad del país de llegar a los cuartos de final por primera vez desde 2002.

El FOX Sports Bar de Al-Udeid, el principal abrevadero de la base, transmite el torneo, lo que permite a las tropas apasionadas por el fútbol seguir los partidos. La FIFA ha otorgado permiso a la Red de Fuerzas Estadounidenses del Departamento de Defensa para transmitir los partidos.

"Es un momento emocionante para estar aquí en Qatar con la Copa del Mundo en camino", dijo Brilla, y agregó que "casi todos los televisores" en el centro de comando muestran los partidos. Hizo una pausa, aparentemente reflexionando sobre las muchas pantallas que seguían el cielo. "No los que monitorean la imagen aérea, sino los demás".

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG