Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Huelga de trabajadores automotrices expone contradicciones en agenda de Biden


Trabajadores del sindicato automotor UAW en huelga en una planta de Ford en Wayne, Michigan, EEUU, el 15 de septiembre de 2023.
Trabajadores del sindicato automotor UAW en huelga en una planta de Ford en Wayne, Michigan, EEUU, el 15 de septiembre de 2023.

El apoyo a los sindicatos y la lucha contra el cambio climático del presidente Joe Biden están chocando en una huelga de trabajadores automotrices en demanda de mejores salarios y beneficios.

Dos de los principales objetivos del presidente Joe Biden, luchar contra el cambio climático y expandir la clase media mediante el apoyo a los sindicatos, están chocando en el estado clave de Michigan, donde el sindicato de trabajadores automotrices está en huelga desde el viernes.

La huelga involucra hasta ahora a 13.000 trabajadores, menos de una décima parte de los miembros totales del sindicato, pero es una dura prueba de la capacidad de Biden para mantener unida una coalición política expansiva y discordante mientras se postula para la reelección.

Biden está tratando de impulsar el mercado de vehículos eléctricos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y evitar que China solidifique su control sobre una industria en crecimiento.

Su legislación emblemática, conocida como Ley de Reducción de la Inflación, incluye miles de millones de dólares en incentivos para que haya más automóviles limpios en las carreteras.

Algunos en el sindicato de trabajadores automotrices UAW temen que la transición cueste empleos porque los vehículos eléctricos requieren menos personas para ensamblarlos, y aunque habrá nuevas oportunidades en la producción de baterías de alta capacidad, no hay garantía de que esas fábricas estén sindicalizadas y, a menudo, se planifican en estados más hostiles al trabajo organizado.

"El presidente se encuentra en una posición realmente difícil", dijo Erik Gordon, profesor de la Escuela de Negocios Ross de la Universidad de Michigan. "Lo que necesita para ser el presidente más pro-laborista de todos los tiempos y el presidente más ecológico de todos los tiempos es una varita mágica".

El sindicato exige fuertes aumentos y mejores beneficios, y está aumentando la presión con su huelga selectiva. Brittany Eason, que ha trabajado durante 11 años en la planta de ensamblaje de Ford en Wayne, Michigan, dijo que a los trabajadores les preocupa que "las computadoras y los vehículos eléctricos los expulsen".

“¿Cómo se espera que la gente trabaje con tranquilidad si teme perder su empleo?” dijo Eason. Los vehículos eléctricos pueden ser inevitables, pero es necesario hacer cambios “para que todos puedan sentirse seguros en sus trabajos, sus hogares y todo lo demás”, añadió.

Biden reconoció el viernes la tensión en declaraciones desde la Casa Blanca y dijo que la transición a la energía limpia "debería ser justa y beneficiosa para todos los trabajadores automotrices y las empresas automotrices".

Envió a altos asesores a Detroit para ayudar a impulsar las negociaciones, e instó a la gerencia a hacer ofertas más generosas al sindicato, diciendo que "deberían ir más allá para garantizar que ganancias corporativas récord signifiquen contratos récord".

Como parte de sus demandas, la UAW quiere representar a los empleados de las plantas de baterías, lo que tendría un efecto dominó en una industria que ha visto sus cadenas de suministro trastornadas por los cambios tecnológicos.

"Las baterías son los trenes de potencia del futuro", dijo Dave Green, director regional del sindicato en Ohio e Indiana. "Nuestros trabajadores en las áreas de motores y transmisiones deben poder pasar a la nueva generación".

Sin embargo, los ejecutivos están interesados en mantener a raya los costos laborales mientras sus empresas se preparan para competir en un mercado global. China es el fabricante dominante de vehículos eléctricos y baterías.

“La huelga del UAW y, de hecho, el 'verano de huelgas' es el resultado natural del enfoque de 'todo el gobierno' de la administración Biden para promover la sindicalización a toda costa”, dijo Suzanne Clark, directora ejecutiva de la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

Algunos grupos ambientalistas, conscientes de que los trabajadores siguen siendo cruciales para asegurar el apoyo a los programas climáticos, han expresado su apoyo a la huelga.

"Estamos en un momento realmente crucial en la historia de la industria automotriz", dijo Sam Gilchrist, subdirector nacional de extensión del Consejo de Defensa de los Recursos Naturales.

La política presidencial ha aumentado los riesgos de la huelga, que podría dañar la economía de cara a un año electoral, dependiendo de cuánto dure y si se extiende. También se centra en Michigan, una parte clave de la victoria de Biden en 2020 y fundamental para sus posibilidades de un segundo mandato.

El expresidente Donald Trump, favorito para la nominación republicana, ve una oportunidad para abrir una brecha entre Biden y los trabajadores.

Trump emitió un comunicado que dijo que Biden “asesinará a la industria automotriz estadounidense y acabará con innumerables empleos sindicales de trabajadores automotrices para siempre, especialmente en Michigan y el Medio Oeste. No existe nada parecido a una 'transición justa' hacia la destrucción de los medios de vida de estos trabajadores y la destrucción de esta preciada industria estadounidense”.

Los comentarios de Trump no le han valido ningún apoyo de Shawn Fain, presidente del UAW.

"Ese no es alguien que represente a la clase trabajadora", dijo a MSNBC a principios de este mes. “Él es parte de la clase multimillonaria. No debemos olvidar eso. Y eso es en lo que nuestros miembros deben pensar cuando van a votar”.

Ammar Moussa, portavoz de la campaña de Biden, dijo que Trump “dirá literalmente cualquier cosa para distraer la atención de su largo historial de incumplir promesas y fallarles a los trabajadores estadounidenses”.

Señaló que Trump habría dejado que las empresas automotrices quebraran durante la crisis financiera en lugar de rescatarlas como lo hizo el presidente Barack Obama en ese momento.

Pero también hay desacuerdos entre Biden y los trabajadores.

Cuando el Departamento de Energía anunció un préstamo de 9.200 millones de dólares para plantas de baterías en Tennessee y Kentucky, parte de una empresa conjunta de Ford y una compañía surcoreana, Fain dijo que el gobierno federal estaba "financiando activamente la carrera hacia el abismo con miles de millones de dinero público". "

Madeline Janis, codirectora ejecutiva de Jobs to Move America (Mover los empleos a Estados Unidos), que trabaja en cuestiones ambientales y laborales, dijo que la Casa Blanca necesita hacer más para aliviar los desafíos laborales.

"No tenemos suficientes trayectorias profesionales para que la gente se vea a sí misma en este futuro y abandone los empleos en industrias que están provocando que nuestro mundo esté en crisis", afirmó.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y al newsletter. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.

Serie especial de la Voz de América

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG