Enlaces para accesibilidad

¿Qué importancia tiene la crisis climática en la agenda de la Cumbre de Líderes de Norteamérica?


El presidente de EE. UU., Joe Biden, habla en la Casa Blanca tras la aprobación de su proyecto de infraestructura el 6 de noviembre de 2021.

Expertos coinciden en que la IX Cumbre de Líderes de América del Norte permitirá visualizar el potencial que tiene esta región para liderar en el campo de nuevas tecnologías.

Los líderes de Estados Unidos, Canadá y México se reúnen este jueves por primera vez en cinco años buscando unificar criterios para lograr una sola visión en temas como la migración, la pandemia del COVID-19 y el cambio climático, entre otros temas.

La crisis climática es a criterio de políticos, activistas y defensores de derechos humanos es un tema pendiente, ya que las tres naciones están entre las principales emisoras de gases de efecto invernadero del mundo.

Es en ese sentido que la Cumbre de Líderes de América del Norte (NALS, por sus siglas en inglés), según algunos expertos consultado por la Voz de América, permitirá visualizar cuánto potencial tiene Norteamérica para ser líder en términos de desarrollo de nuevas tecnologías.

Según Christopher Sands, director del Instituto Canadá para el Centro Wilson y profesor en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins, los tres países deben abordar el tema del cambio climático de “una manera coordinada” y EE. UU. debe brindar asistencia técnica en el tema.

“La única forma en que la acción climática realmente puede tener el impacto que queremos es si lo hacemos juntos, donde todos aceptamos una carga sobre nosotros mismos y aquí, en Norteamérica, donde compartimos tantas empresas y compartimos un gran mercado de consumidores, creo que es un gran lugar para comenzar”, explicó Sands.

Christopher Sands, profesor en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins
please wait

No media source currently available

0:00 0:00:26 0:00

El experto también abordó el tema de las disputas comerciales en curso que no tienen muestras claras de llegar a un acuerdo, y que podrían tener relación directa con el tema del clima. Entre estos temas esta el hecho que tanto Canadá y México buscan igualdad en el campo de juego de la fabricación de vehículos eléctricos.

Algo que Andrew Rudman, director del Instituto México, también, del Centro Wilson, ve además como una oportunidad.

“Es interesante la forma en que se ha incorporado el cambio climático en el contexto de la competitividad y el crecimiento equitativo”, apuntó.

Rudman habló del “potencial de Norteamérica para se líder en términos de desarrollo de nuevas tecnologías” y establecer estándares globales para éstas, y coincidió con su colega del Instituto Canadá en la necesidad de un trabajo en conjunto para lograrlo.

“Creo que todos sabemos que el cambio climático es real y que se deben tomar medidas, y que esto no es nada que un solo país pueda hacer por sí solo”, recalcó.

Agregó que es necesario “que existan plazos concretos” en el tema de desarrollo de nuevas tecnologías renovables para que más se sumen a invertir en ellas y así puedan llegar a otros.

El miembro del Centro Wilson explicó a la VOA que el tema del cambio climático, desde su perspectiva, en el encuentro debe estar incluido en el pilar de la “competitividad y crecimiento equitativo”.

“Creo que lo que eso sugiere es un esfuerzo para llegar a un acuerdo sobre los pasos que esencialmente pueden ayudar a crear puestos de trabajo y promover el desarrollo. Por lo tanto, es probable que se comparta o se combine la exploración de nuevas tecnologías”, aseveró.

Compartir la clave

Sands por su parte explicó que en el camino por salvar el clima, habrá unos más perjudicados que otros. México, por ejemplo, desde la década de 1990 se está preparado para actuar sobre el cambio climático, pero como país en desarrollo, necesita asistencia en una transición para tener la capacidad de ponerse al día y transferir tecnología.

“Hay muchas nuevas tecnologías maravillosas que hemos creado que reducen la huella de carbono, por ejemplo, celdas de combustible, de hidrógeno o nuevas tecnologías para baterías eléctricas. Pero necesitamos compartir esa tecnología con México para ayudarlos a alcanzar sus metas”, dijo Sands.

Y luego está el tema más importante, a criterio de Sands “el esfuerzo global”.

Ambos expertos coincidieron que la industria automotriz de América del Norte es quizás el mejor ejemplo de integración a medida que la industria automotriz pasa de los combustibles fósiles a los vehículos eléctricos.

* Con la colaboración de Lenny Castro, desde San Francisco.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG