Enlaces para accesibilidad

EE. UU. tiene problemas para explicar qué sucede en la frontera: críticos


Familias de migrantes solicitantes de asilo de Guatemala y Honduras caminan hacia la carretera principal después de cruzar el río Grande hacia los Estados Unidos desde México en Roma, Texas, EE. UU., 28 de julio de 2021.

La administración Biden ha tenido problemas para transmitir un mensaje coherente sobre la situación en la frontera entre Estados Unidos y México, sostienen críticos.

El presidente y sus asesores han ofrecido evaluaciones a veces contradictorias sobre la gravedad de una oleada de migrantes que abruma a los funcionarios fronterizos y han enviado mensajes contradictorios a los propios migrantes sobre lo que sucederá si llegan a Estados Unidos.

Las personas que generalmente apoyan el enfoque de la administración sobre los problemas migratorios se sienten frustradas por su incapacidad para articular claramente lo que está sucediendo y cómo está respondiendo la administración.

"En general, diría que la administración realmente ha tenido problemas para explicar exactamente lo que está sucediendo en la frontera, y realmente puso algunas de las cifras en perspectiva para el pueblo estadounidense", dijo Danilo Zak, de National Immigration Forum, un grupo de defensa para la reforma migratoria.

Capturan a unos 500 migrantes irregulares en frontera sur de EE. UU.
please wait

No media source currently available

0:00 0:05:07 0:00

"Ha sido una verdadera lucha para la Administración enviar mensajes de manera efectiva, y eso ha causado muchos problemas en otros aspectos de su agenda de inmigración", afirmó Zak a la Voz de América.

Aquellos que se oponen a las políticas de inmigración del presidente Joe Biden rápidamente se abrieron paso, pintando la situación a lo largo de la frontera sur como un escenario de caos absoluto y "catástrofe" que impulsará el crimen y el contrabando de drogas al tiempo que pondrá en peligro la salud pública.

Mensajes mixtos

Las declaraciones públicas de la administración sobre la situación fronteriza han sido, en el mejor de los casos, mixtas. A principios de este año, los funcionarios se negaron rotundamente a llamarla "crisis" hasta que el propio Biden usó el término en abril, lo que obligó a la Casa Blanca a dar marcha atrás.

En un viaje a Centroamérica a principios de junio, la vicepresidenta Kamala Harris entregó un duro mensaje durante una conferencia de prensa en Guatemala, diciendo a los migrantes potenciales: "No vengas".

Pero ese mensaje se ha diluido con otras declaraciones de la administración.

En marzo, el secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, afirmó que los migrantes potenciales, especialmente los niños, que debían esperar al menos varios meses para hacer el viaje hacia el norte hasta la frontera con Estados Unidos, mientras la administración amplía su capacidad para adjudicar solicitudes de asilo.

Pero al mismo tiempo, dijo que la administración sabe que "por desesperación" algunos niños podrían no aplazar el viaje al norte.

No expulsaremos a niños

"Espero que no emprendan ese peligroso viaje, pero si lo hacen, no expulsaremos a esos niños", dijo Mayorkas. "Cuidaremos a ese niño pequeño y lo uniremos con un padre responsable. Eso es lo que somos como nación, y podemos hacerlo".

Los críticos dijeron que la declaración de Mayorkas y comentarios similares del propio presidente equivalen a una invitación a los jóvenes centroamericanos a emprender el peligroso viaje hacia el norte.

En otro ejemplo de mensajes confusos, la administración publicó un plan a fines de julio para crear lo que llama un sistema de inmigración "justo, ordenado y humano". Pero el mismo día, anunció que el Departamento de Seguridad Nacional ampliaría su uso de la autoridad de "deportación acelerada", que permite la deportación rápida de ciertos inmigrantes sin audiencia judicial.

En lugar de recibir comentarios positivos de los aliados sobre su plan más amplio, la administración fue criticada por los defensores de la inmigración.

Allen Orr, presidente de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración, calificó las deportaciones aceleradas como "una práctica terrible que socava el debido proceso y la justicia". Añadió que "AILA aprecia los otros esfuerzos de la administración para mejorar la protección humanitaria, pero esta medida está muy lejos de la política humana y justa que prometió".

¿Cuál es la percepción del público?

Si bien la mensajería política es una obsesión en Washington, la percepción del público en general sobre cómo una administración maneja los problemas a menudo varía.

No está claro que la controversia en Washington haya afectado dramáticamente la forma en que el público en general se siente sobre el manejo de la inmigración por parte de la administración en general. A fines de marzo, después de que Biden había estado en el cargo durante aproximadamente dos meses, una encuesta de Economist / YouGov encontró que el 36% de los encuestados dijeron que aprobaban la forma en que el presidente manejaba la inmigración en comparación con el 48% que lo desaprobaba.

Cuando se hizo la misma pregunta en una encuesta publicada el 28 de julio, las cifras se habían movido solo ligeramente, a 35% de aprobación y 50% de desaprobación, una diferencia dentro del margen de error de la encuesta.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG