Enlaces para accesibilidad

EE.UU. no levantará prohibiciones de viaje por COVID-19 pese a declaración de Trump: equipo de Biden


Un viajero pasa frente a un cartel indicando dónde hay un puesto de testeo en el aeropuerto de Heathrow, en Londres, el 18 de enero de 2021.

La orden de la Casa Blanca autoriza la entrada al país de los viajeros procedentes de la Unión Europea, el Reino Unido y Brasil, tres de los lugares más afectados por el brote del coronavirus.

La portavoz del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, desestimó rápidamente, el lunes, el anuncio de Donald Trump de que se levantaría la prohibición de Covid-19 a los viajeros que lleguen de gran parte de Europa y Brasil.

"Siguiendo el consejo de nuestro equipo médico, la Administración no tiene la intención de levantar estas restricciones el 26 de enero", tuiteó Jen Psaki, secretaria de prensa de Biden.

"De hecho, planeamos fortalecer las medidas de salud pública en torno a los viajes internacionales para mitigar aún más la propagación del COVID-19". “Con el empeoramiento de la pandemia y el surgimiento de variantes más contagiosas en todo el mundo, este no es el momento de levantar las restricciones a los viajes internacionales”, agregó Psaki.

Un poco más temprano, el presidente Donald Trump había ordenado poner fin a las restricciones para los viajeros procedentes de la Unión Europea, el Reino Unido y Brasil, tres de los lugares más afectados por el brote del coronavirus en estos momentos.

La medida, que también incluye a Irlanda, entraría en vigor el próximo 26 de enero, un minuto después de la medianoche, según la proclamación firmada el lunes por Trump, que fue divulgada por el gobierno.

La decisión no gustó a la administración entrante, que asumirá el control del Gobierno el próximo miércoles, 20 de enero, después de que Joe Biden sea investido presidente frente al Capitolio en una ceremonia marcada precisamente por la pandemia. El demócrata ha criticado la gestión de la crisis sanitaria por parte de la administración Trump y ha anunciado que frenar el avance del virus en el país será su prioridad.

En el texto de la proclamación, el presidente saliente reseña como "ante la eclosión de un brote de COVID-19 sin precedentes" decidió limitar "la entrada" de extranjeros que habían estado en "jurisdicciones extranjeras" en las que se habían registrado "picos significativos" de contagios. Entre ellos, China e Irán, así como la UE, Reino Unido y Brasil.

En estos momentos, Estados Unidos atraviesa uno de los peores picos de la pandemia, con cerca de 4.000 muertes por coronavirus al día y los sistemas sanitarios de varios estados al borde del colapso. Según datos de la Universidad Johns Hopkins, el país norteamericano acumula a fecha de hoy 4.062.465 contagios y 398.879 fallecimientos.

Si bien Estados Unidos lidera el ranking mundial en lo que a número de contagios se refiere, ni Brasil ni el Reino Unido le van muy a la zaga, ocupando el tercer y el quinto puesto de esta macabra lista, respectivamente. De hecho, la semana pasada Londres suspendió los vuelos con el país sudamericano por la aparición de una nueva cepa del virus.

Por su parte, el bloque europeo se encuentra sumido en la fase más aguda de transmisión, lo que ha llevado a las autoridades de varios países a adoptar nuevas restricciones.

No obstante, Trump resalta la importancia de la colaboración de las autoridades europeas, británicas y brasileñas a la hora de hacer frente al virus, "en claro contraste" con Beijing y Teherán.

Tras consultar, según dijo, con el secretario de Salud, Alex Azar, el aún mandatario consideró que suspender estas restricciones "es la mejor manera de continuar protegiendo a los estadounidenses de la COVID-19, al tiempo que se permite retomar los viajes de manera segura".

XS
SM
MD
LG