Enlaces para accesibilidad

Activistas: demanda rusa por difamación amenaza libertad de prensa en el Reino Unido


El propietario del Chelsea, Roman Abramovich, aplaude a los aficionados después de ganar la Premier League. [Foto de archivo]

Un empresario ruso supuestamente ligado a Vladimir Putin está promoviendo una demanda por difamación en el Reino Unido por un libro que le describe como el cajero de los fondos discrecionales del Kremlin. Activistas dicen esta demanda podría infundir temor entre otros periodistas y autores.

Los activistas dicen que la libertad de prensa está en riesgo tras un par de demandas presentadas por oligarcas rusos contra una periodista británica y su editorial.

Roman Abramovich, propietario del Chelsea Football Club del Reino Unido, y el gigante energético estatal ruso Rosneft, han presentado sendas demandas por difamación contra la periodista Catherine Belton y su editorial HarperCollins UK. Las demandas se llevan a cabo conjuntamente en el Tribunal Superior de Londres.

En su libro de 2020, 'La gente de Putin: cómo la KGB recuperó Rusia y luego se apoderó de Occidente', Belton escribió que Abramovich compró el Chelsea Football Club en 2003 por orden del presidente ruso Vladimir Putin para extender la influencia rusa al exterior.

El abogado de Abramovich dijo al tribunal que el libro contenía lo que él describió como "inexactitudes perezosas".

El demandante es descrito en el libro como "el cajero de Putin" y "el custodio de los fondos ilícitos del Kremlin", dijo el abogado Hugh Tomlinson al tribunal. Lo que está ocurriendo es que el señor Abramovich está poniendo su riqueza a disposición de Putin (...) en secreto para Putin y sus compinches. Esa es la opinión que tomaría el lector normal y razonable".

Abramovich niega haber comprado Chelsea por orden del presidente ruso.

Belton citó dos fuentes para la acusación. Uno era el ex miembro del gobierno ruso Sergei Pugachev. El otro fue anónimo. Los abogados de la defensa dijeron al tribunal que la riqueza de Abramovich estaba "en gran medida disponible cuando Putin lo solicitaba".

Los defensores de la libertad de prensa dicen que se están utilizando los tribunales para silenciar a los periodistas.

“La preocupación aquí es que esto podría conducir, y se pretende que lo lleve, a un clima de miedo que inhibiría el periodismo de investigación, lo que inhibiría el cuestionamiento de quienes ejercen un gran poder, riqueza e influencia. Se trata de Rusia. Se trata de dinero ruso, pero también de la influencia rusa en el Reino Unido”, dijo Seamus Dooley, secretario general adjunto del Sindicato Nacional de Periodistas del Reino Unido, en una entrevista con la Voz de América.

Los abogados de Rosneft argumentaron que algunos pasajes del libro sugerían que la compañía había "expropiado" los activos de la petrolera rusa Yukos en una subasta amañada.

Los abogados de Belton dijeron al tribunal que las afirmaciones estaban bien fundamentadas y se basaban en años de investigación y entrevistas. Belton, ex corresponsal del Financial Times británico en Moscú que ahora trabaja para la agencia de noticias Reuters, es nombrada como acusada, lo que significa que sus bienes personales están en riesgo.

Dooley le dijo a la VOA que se está abusando de las leyes de difamación del Reino Unido.

“Tenemos que tener muy claro que existe el derecho al buen nombre. Existe el derecho a proteger su reputación. Pero cuando se usa la ley de difamación para prevenir como está sucediendo me parece en este caso el cuestionamiento legítimo de individuos poderosos, cuando se usa para inhibir el cuestionamiento legítimo de asuntos de interés público, entonces tenemos que preguntarnos si la ley es apropiada”, sostuvo Dooley.

El financiero y activista de derechos humanos Bill Browder ha dirigido una campaña por la justicia por la muerte en 2009 de su abogado, Sergei Magnitsky, quien murió mientras estaba bajo custodia policial rusa. Browder dijo que teme un efecto paralizador en los medios.

"Vas a tener informes menos sólidos y libros menos controvertidos sobre la corrupción en Rusia y sobre Putin y sobre los oligarcas porque todos tendrán miedo de encontrarse en la misma situación", dijo Browder a VOA.

El nombre del libro de Belton fue verificado en un video publicado en línea por el líder opositor ruso encarcelado Alexey Navalny, en el que afirmaba que Putin era dueño de una mansión secreta de mil millones de dólares en el Mar Negro. Putin niega la afirmación.

"Estoy seguro de que el Kremlin utilizará todos los aspectos de este caso como propaganda", dijo Browder.

La audiencia inicial de dos días, que concluyó el 29 de julio, fue para decidir sobre el significado de los pasajes impugnados. La jueza Amanda Tipples dijo que esperaba emitir un fallo en las próximas semanas. Cualquier juicio por difamación procedería en base a su decisión.

* Este informe contiene información de Reuters.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Ediciones de Venezuela 360

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG