Enlaces para accesibilidad

La libertad de prensa en Afganistán se bate en retirada ante el avance talibán


Irak ocupa el puesto número 1 con 88 asesinatos de periodistas no resueltos. [Foto de archivo]

En la medida en que los talibanes capturan nuevos territorios, los periodistas tienen pocas opciones. Una es seguir haciendo su trabajo y exponerse a una muerte violenta. Otra es ceder a las amenazas y transmitir únicamente su propaganda. La otra es huir.

El día de junio en que los talibanes entraron en el distrito de Balkh, 20 km al oeste de Mazar e Sharif, la capital de la provincia de Balkh, la estación de radio local Nawbahar cerró sus puertas y la mayoría de sus periodistas se escondieron.

A los pocos días, la estación comenzó a transmitir de nuevo, pero la programación era diferente. En lugar de la programación habitual, Nawbahar estaba tocando himnos islamistas y programas producidos por los talibanes.

El cambio en la programación está muy lejos de cómo funcionaba normalmente Nawbahar. La estación se puso en marcha en la provincia norteña en 2004, transmitiendo noticias y entretenimiento en los idiomas dari y pashto gracias a los fondos de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid).

Su experiencia refleja una tendencia creciente de los medios independientes de Afganistán. A medida que la situación de seguridad se deteriora, también lo hace la situación de todos los demás logros que el país logró en los últimos 20 años, incluida la libertad de prensa.

Ahora que las tropas extranjeras casi se han ido y los talibanes casi han duplicado el territorio bajo su control, muchos periodistas que trabajan en áreas inseguras están huyendo a un lugar seguro.

Casi 50 periodistas en un territorio recién controlado por los talibanes se han visto obligados a marcharse o han sido evacuados al temer por sus vidas en las últimas semanas. Más de 20 medios de comunicación han dejado de operar, mientras que otros se ven obligados a transmitir propaganda de los talibanes, según Najib Sharifi, presidente del Comité de Seguridad de Periodistas Afganos que monitorea las amenazas contra los medios.

Una mujer que huyó de su aldea en Helmand cuando fue tomada por los talibanes, espera ver a un médico en una clínica móvil para mujeres y niños instalada cerca de Lashkar Gah en la provincia de Helmand, Afganistán, el 28 de marzo de 2021.
Una mujer que huyó de su aldea en Helmand cuando fue tomada por los talibanes, espera ver a un médico en una clínica móvil para mujeres y niños instalada cerca de Lashkar Gah en la provincia de Helmand, Afganistán, el 28 de marzo de 2021.

"Tenemos al menos cinco estaciones de medios, medios de comunicación privados, que han sido controlados por los talibanes, y a través de estas cinco estaciones, los talibanes transmiten su propaganda", dijo Sharifi a la Voz de América. “También han dejado de transmitir música y voces de mujeres”.

Sharifi Dijo que en muchas áreas los talibanes parecen estar volviendo a las mismas prácticas que utilizaron en los años 90, cuando gobernaron el país bajo un brutal código islamista, según el cual las mujeres no tenían cabida en la vida pública.

En una llamada de WhatsApp a la VOA, el portavoz de los talibanes, Suhail Shaheen, negó las acusaciones.

“Solo asumimos el control de las estaciones de radio administradas por el gobierno de Kabul, ya que eran propiedad del gobierno, y reemplazamos a ese gobierno. Pero las estaciones de radio privadas pueden operar y les hemos dicho a los periodistas que las operen normalmente”.

Shaheen aseguró que a las mujeres se les permite transmitir siempre que usen hiyab, pero "la música es un asunto diferente".

La huida

A pesar de las negativas y garantías de los talibanes, los periodistas locales continúan huyendo a medida que se acercan los insurgentes. Cuatro reporteros de la Voz de América se encuentran entre las docenas que se han ido hacia la relativa seguridad de la capital, Kabul.

Una de ellas es Lina Shirzad, una colaboradora que trabajó en Faizabad, la capital de la provincia de Badakhshan. Como periodista en una provincia conservadora, su trabajo ya era el doble de duro. Ahora Shirzad lamenta que ha comenzado a recibir amenazas de muerte anónimas.

“Me dijeron que dejara de trabajar en los medios, pero continué. Nunca esperé que los talibanes rodearían mi ciudad natal y ya no podría trabajar como periodista ”, dijo.

Shirzad se ha ido del área, pero le preocupa la familia que se quedó atrás. “Cuando hago llamadas para averiguar sobre la situación, parece que está empeorando”, dijo.

Afganistán ya era uno de los países más peligrosos para los periodistas. La semana pasada, el fotógrafo de Reuters, ganador del Premio Pulitzer, Danish Siddiqui, murió cuando las fuerzas especiales afganas con las que estaba incrustado entraron en contacto directo con los talibanes.

Ahora, con el movimiento masivo de periodistas de algunas áreas, los riesgos físicos han agravado las amenazas al flujo de información libre e imparcial en un momento en que las acusaciones de atrocidades contra los derechos humanos están aumentando por ambos lados.

“Nos enfrentamos a un extenso apagón de los medios de comunicación en áreas que han sido capturadas por los talibanes”, dijo Sharifi. "No sabemos qué está pasando allí porque no hay periodistas para informar sobre lo que está pasando con la gente, qué está pasando con los talibanes, cómo ofrecen gobierno a la gente, cómo ofrecen servicios a la gente".

Como si las amenazas físicas y la falta de acceso no fueran suficientes, los periodistas en Afganistán se enfrentan cada vez más a otro obstáculo: una avalancha de propaganda y noticias falsas a través de las redes sociales.

"Se está orquestando y difundiendo una cantidad significativa de propaganda, principalmente por los talibanes", dijo Sharifi, y agregó que se estaba volviendo muy difícil para los periodistas filtrar entre la realidad y la ficción.

Los periodistas en Afganistán dicen que no solo están preocupados por sus carreras, sino también por el futuro del periodismo.

"Si la situación actual continúa, entonces también podría celebrar un funeral por el periodismo o la libertad de prensa en Badakhshan y otras provincias del norte", dijo Shirzad.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG