Enlaces para accesibilidad

Lula constata la destrucción tras las protestas en Brasilia


El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, inspecciona los daños en el Palacio de Planalto después de que fue asaltado por partidarios del expresidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en Brasilia, Brasil, el domingo 8 de enero de 2023. [Foto: AP]

Simpatizantes del expresidente de Brazil Jair Bolsonaro, quien partió para EEUU a fines de diciembre antes de la investidura de su sucesor Luiz Inácio Lula da Silva, asaltaron edificios del Estado el domingo. Lula recorrió la zona para constatar la destrucción.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, recorrió los edificios federales en la capital, Brasilia, que fueron atacados el domingo por simpatizantes de su oponente en la reciente carrera presidencial.

Lula recorrió la noche del domingo las edificaciones gravemente dañadas y decretó una intervención de seguridad federal en el distrito federal de la ciudad y prometió llevar a los alborotadores ante la justicia y castigar a la policía que no detuvo a los manifestantes.

El decreto otorga al gobierno poderes especiales para restaurar la ley y el orden en la capital y dura hasta el 31 de enero.

Las autoridades brasileñas dicen que arrestaron al menos a 200 simpatizantes del expresidente Jair Bolsonaro que saquearon la Corte Suprema, el Congreso y el palacio presidencial en Brasilia el domingo.

Miles de manifestantes invadieron los edificios. El video del asalto a las propiedades del gobierno muestra a los manifestantes rompiendo ventanas, escalando techos y otras actividades destructivas. The Associated Press informó que los interiores de los edificios quedaron en ruinas.

Los partidarios del expresidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en la parte superior de la cúpula del Congreso Nacional durante una manifestación contra el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, en Brasilia, Brasil, el 8 de enero de 2023.
Los partidarios del expresidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en la parte superior de la cúpula del Congreso Nacional durante una manifestación contra el presidente Luiz Inácio Lula da Silva, en Brasilia, Brasil, el 8 de enero de 2023.

Las autoridades brasileñas dijeron que tienen la intención de responsabilizar a los manifestantes e inspeccionarán el edificio en busca de huellas dactilares y observarán las imágenes tomadas durante la destrucción.

El ministro de Justicia, Flavio Dino, dijo que el gobierno también buscará averiguar quién pagó los varios cientos de autobuses que transportaron a los manifestantes a Brasilia.

Los partidarios de Bolsonaro quieren que vuelva al poder y han pedido a los militares que den un golpe de Estado. Bolsonaro perdió las recientes elecciones presidenciales ante Lula, quien asumió el cargo hace una semana.

Bolsonaro salió de Brasil antes de la toma de posesión de Lula y permanece en Orlando, en el estado de Florida, en el sur de Estados Unidos.

La invasión de los edificios del gobierno brasileño por parte de los manifestantes se hizo eco de la insurrección del 6 de enero de 2021 en el Capitolio de Estados Unidos en Washington. Sin embargo, a diferencia de Washington, donde los legisladores estaban en sesión el 6 de enero, los edificios de Brasilia estaban en gran parte vacíos.

Tampoco hubo una fuerte presencia policial o militar a pesar de las advertencias anticipadas de que los partidarios de Bolsonaro planeaban entrar en los edificios.

"No hay precedentes de lo que hicieron, y estas personas deben ser castigadas”, dijo Lula el domingo.

Reacciones

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el domingo durante un viaje a El Paso, Texas, que los disturbios en Brasil fueron "escandalosos".

Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de Biden, publicó en Twitter que Estados Unidos "condena cualquier esfuerzo por socavar la democracia en Brasil".

El presidente mexicano, Andrés Manuel Lopex Obrador, afirmó que "el intento de golpe de Estado de los conservadores brasileños instados por la dirección del poder oligárquico, sus voceros y fanáticos, es reprobable y antidemocrático. Lula no está solo, cuenta con el apoyo de las fuerzas progresistas de su país, México, el continente americano y el mundo”.

“Los ataques violentos a las instituciones democráticas son un ataque a la democracia que no se puede tolerar”, publicó en Twitter el canciller alemán Olaf Scholz, quien aseguró que Alemania respalda al actual presidente de Brasil.

Tamara Taraciuk Broner, directora interina de la División de las Américas de Human Rights Watch, dijo que "la policía y la oficina del fiscal general deben investigar no solo a quienes cometieron actos de violencia, sino también a quienes los incitaron y financiaron. Los responsables de este extremadamente grave ataque contra Las instituciones democráticas de Brasil deben rendir cuentas".

Amnistía Internacional llamó a "las autoridades correspondientes a realizar investigaciones prontas, imparciales y efectivas para que los hechos de este domingo 8 de enero sean debidamente investigados y sancionados".

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG