Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Número de víctimas del deslave en Petrópolis llega a 104


Los sepultureros trabajan en el cementerio municipal mientras familiares y amigos asisten al entierro de Debora Listenberg y sus hijos Heloise, de 2 y Gustavo, de 5 después de que las lluvias torrenciales causaran inundaciones en Petrópolis, Brasil, el 17 de febrero de 2022.
Los sepultureros trabajan en el cementerio municipal mientras familiares y amigos asisten al entierro de Debora Listenberg y sus hijos Heloise, de 2 y Gustavo, de 5 después de que las lluvias torrenciales causaran inundaciones en Petrópolis, Brasil, el 17 de febrero de 2022.

Según los servicios de emergencia, más de 500 rescatistas, junto a vecinos y familiares de las víctimas siguen buscando posibles supervivientes.

El número de muertos por deslizamientos de tierra en la ciudad de Petrópolis, en la era colonial de Brasil, subió a 104 el jueves y se esperaba que aumentara aún más a medida que la región sufre las lluvias más intensas en casi un siglo esta semana.

A medida que continuaba el esfuerzo de rescate, la morgue local se vio obligada a utilizar un camión refrigerado como respaldo, ya que se traían más víctimas mientras otros cuerpos aún esperaban que sus familias los identificaran.

"Trabajar de noche, con poca iluminación y suelo empapado, siempre es un desafío. Pero estoy decidido a trabajar incansablemente en nuestra búsqueda de sobrevivientes", dijo el jefe de defensa civil de Río de Janeiro, Leandro Monteiro.

Más de 500 rescatistas, junto a vecinos y familiares de las víctimas, siguen buscando posibles supervivientes, dijeron los servicios de emergencia.

Un recuento preliminar sugirió que al menos 35 personas más desaparecieron. Según las autoridades, al menos 13 niños se encuentran entre los muertos.

"He vivido aquí durante 44 años y nunca vi algo así... Todos mis amigos se han ido, están todos muertos, todos enterrados", dijo María José Dante de Araujo, residente local.

Los aguaceros, que solo el martes superaron el promedio de todo el mes de febrero, provocaron deslaves que sepultaron casas, inundaron calles, arrastraron autos y autobuses y dejaron tajos de cientos de metros de ancho en las laderas de las montañas de la región. Leer historia completa

Fue la lluvia más intensa registrada desde 1932 en Petrópolis, un destino turístico en las colinas del estado de Río de Janeiro, conocida popularmente como la "Ciudad Imperial", ya que era la escapada veraniega de la realeza brasileña en el siglo XIX.

Más de 420 personas tuvieron que abandonar sus hogares, refugiándose en escuelas locales y otros alojamientos improvisados. El gobernador de Río de Janeiro, Claudio Castro, comparó el miércoles los daños con una zona de guerra.

"Ni siquiera tengo palabras, estoy devastado. Todos estamos devastados por lo que hemos perdido, por nuestros vecinos, por nuestros amigos, por nuestros hogares. Y todavía estamos vivos, ¿qué pasa con los que se han ido?". dijo la residente Luci Vieira dos Santos.

La mañana del jueves trajo sol a la región, pero el pronóstico del tiempo apuntaba a más lluvias más tarde ese día. La distribución de energía aún no se ha restablecido por completo en el área.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, quien prometió visitar la región a su regreso de un viaje oficial a Rusia y Hungría, prometió ayuda federal.

Ante el desastre, el Ministerio de Economía de Brasil respondió aprobando exenciones fiscales tanto para Río de Janeiro como para Espírito Santo, donde los aguaceros también causaron daños.

Desde diciembre, las fuertes lluvias han provocado inundaciones y deslizamientos de tierra mortales en gran parte de Brasil, amenazando con retrasar las cosechas y forzando brevemente la suspensión de las operaciones mineras en el estado de Minas Gerais, justo al norte de Río.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG