Enlaces para accesibilidad

Niña venezolana muere cruzando el río entre México y EE.UU.


Un agente de la Patrulla Fronteriza observa cómo un grupo de migrantes cruza el Río Bravo camino a entregarse al cruzar la frontera entre Estados Unidos y México, en Del Rio, Texas, el 15 de junio de 2021.

La muerte de esta menor por ahogamiento en el Río Grande trae a la luz los riesgos que afrontan los migrantes al intentar cruzarlo.

Personal del Instituto Nacional de Migración en México recuperó este martes el cuerpo de una menor de edad, de nacionalidad venezolana, en el cauce del Río Grande en Ciudad Acuña, Coahuila, frontera con Del Río, Texas.

De acuerdo con un comunicado de las autoridades mexicanas, la Patrulla Fronteriza estadounidense había dado aviso sobre una niña desaparecida en el río. El aviso movilizó al grupo de búsqueda y rescate al sitio señalado, y al localizar a la niña sin signos vitales, su cuerpo fue trasladado a territorio mexicano.

Las autoridades de migración mexicana y la representación venezolana en Estados Unidos lamentaron la muerte de la niña.

“Nuestra embajada inmediatamente estableció contacto con la señora y realiza las coordinaciones del caso”, indicó Carlos Vecchio, embajador venezolano para EE. UU. nombrado por el gobierno interino.

Jesse Moreno, portavoz de Patrulla Fronteriza, recomienda a las personas que estén pensando hacer esta travesía no arriesgar sus vidas.

“Es muy peligroso para entrar a los Estados Unidos ilegal en esa manera; uno puede ahogarse si no sabes cómo nadar... y específicamente un padre con niño tratando de pasar el río en esa manera es muy peligroso”, aseguró Moreno a la Voz de América.

El año fiscal 2021 ha sido el más mortífero en la frontera sur de Estados Unidos, donde Aduanas y Protección Fronteriza contabilizó 557 migrantes fallecidos del lado estadounidense de la frontera, superando el récord de 492 establecido en 2005.

El 54% de los fallecimientos fueron en los sectores Valle del Río Grande, Del Río, y Laredo, según los datos oficiales. En promedio, son 46 fallecimientos por mes, y 1.071 rescates por mes.

“También los coyotes dejan personas en el monte, si no pueden caminar con los grupos, si no pueden seguir, es muy peligroso para estar allá en el monte sin agua, sin comida, en este calor, con los elementos del clima”, explica Moreno.

Hace diez días el Grupo Beta rescató a una hondureña embarazada y su hija menor de edad, a dos niños y una niña de origen mexicano, y a otra mujer proveniente de Guatemala.

Muy cerca de donde se ahogó la niña venezolana, también fue escenario del rescate de varios migrantes de la peligrosa corriente del Río Grande hace cuatro días.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal deYouTube y activa las notificaciones, o bien, síguenos en las redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

Facebook Forum

Especial de la VOA

II parte especial de Frontera a Frontera

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG