Enlaces para accesibilidad

Candidato moderado iraní reconoce derrota ante ultraconservador y leal al Ayatollah


El candidato presidencial Ebrahim Raisi saluda después de emitir su voto durante las elecciones presidenciales en un colegio electoral en Teherán, Irán, el 18 de junio de 2021.

El expresidente del Banco Central de Irán, Abdolnasser Hemmati, considerado un moderado, reconoció su derrota ante Ebrahim Raisi, catalogado como un leal al líder supremo iraní, el Ayatollah Ali Khamenei.

El candidato presidencial moderado iraní ha admitido su derrota ante el ultraconservador jefe judicial Ebrahim Raisi.

"Espero que su gobierno, bajo el liderazgo del líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, traiga consuelo y prosperidad a nuestra nación", dijo el exjefe del banco central Abdolnasser Hemmati en una carta, según informes de los medios.

Los iraníes votaron el viernes en una elección presidencial marcada por una baja participación y una falta de rivales formidables para la candidatura de Raisi.

No hubo estimaciones oficiales de la participación del Ministerio del Interior de Irán, ya que los colegios electorales cerraron a las 2 de la madrugada del sábado, hora local. Las autoridades habían extendido la votación del viernes dos horas después de la hora de cierre original de la medianoche con la esperanza de que más votantes llegaran a las urnas.

Anteriormente, la agencia de noticias semioficial Fars de Irán informó que el 37% de los 59 millones de votantes elegibles del país habían emitido sus votos a las 7:30 pm, hora local. No hubo confirmación de ese recuento por parte del Ministerio del Interior, que estaba gestionando las elecciones.

Los analistas dijeron que gran parte del electorado de Irán parecía desencantado con sus gobernantes islamistas por manejar mal una economía devastada por las sanciones estadounidenses, una pandemia prolongada y la corrupción oficial.

Los encuestadores aprobados por el estado iraní habían pronosticado antes de las elecciones que el porcentaje de participación podría terminar en alrededor del 40%, lo que marcaría un mínimo histórico para una elección presidencial desde la Revolución Islámica de Irán de 1979, en la que sus clérigos chiitas gobernantes tomaron el poder de una monarquía en colapso. La anterior participación más baja fue del 50% en 1993.

Las publicaciones en las redes sociales desde el interior de Irán también indicaron que la votación fue ligera en los colegios electorales de todo el país. La televisión estatal iraní mostró primeros planos de las líneas de votación en algunos sitios mientras las principales figuras políticas imploraban a la gente que votara. Entre ellos se encontraban el líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, el presidente saliente Hassan Rouhani, que está terminando un mandato de ocho años, y Raisi, un protegido de Khamenei de quien muchos iraníes esperaban que ganara fácilmente la carrera.

El Consejo de Guardianes de Irán, el organismo de control constitucional encargado de aprobar candidatos, permitió que solo Raisi y otros seis leales a Khamenei menos conocidos se presentaran a las elecciones, excluyendo a cientos de otros aspirantes a la presidencia, incluidos varios políticos que tienen perfiles públicos prominentes comparables a los de Raisi. Las descalificaciones desencadenaron una campaña de una semana por parte de los críticos iraníes de Jamenei dentro y fuera del país para alentar un boicot de lo que describieron como una elección falsa.

"Creo que la baja participación conducirá a un empeoramiento de la crisis de legitimidad del régimen iraní", dijo Ladan Boroumand, director del grupo estadounidense de derechos Abdorrahman Boroumand Center, en una entrevista de televisión persa de la VOA el viernes. "Es por eso que el sistema gobernante siempre ha puesto énfasis en la participación de los votantes y ha utilizado todos los medios posibles para llevar a la gente a las urnas".

Elahe Boghrat, editora en jefe del sitio de noticias de la diáspora iraní Kayhan London, dijo asl servicio persa de la VOA que muchos iraníes votaron con los pies manteniéndose alejados de las urnas. "Esta postura es un gran no para la república islámica", dijo.

Tres de los siete candidatos presidenciales aprobados se retiraron de la contienda el miércoles; dos eran ultraconservadores como Raisi, y uno era relativamente moderado. El reducido campo hizo que las elecciones del viernes fueran una contienda entre Raisi, otros dos ultraconservadores y un exjefe del Banco Central relativamente moderado, Hemmati.

Raisi, quien hizo campaña con el compromiso de luchar contra la corrupción, sería, si gana, el primer presidente iraní en asumir el cargo bajo las sanciones de Estados Unidos. Washington ha sancionado a Raisi por su presunta participación en las ejecuciones masivas de prisioneros políticos en Irán a fines de la década de 1980.

Khamenei sigue siendo el máximo responsable de la toma de decisiones de Irán en materia de política exterior y nuclear. Todos los candidatos presidenciales aprobados respaldaron su decisión de entablar conversaciones indirectas con Estados Unidos en Viena en los últimos meses con la esperanza de llegar a un acuerdo para aliviar las sanciones estadounidenses a la economía iraní.

La administración del presidente Joe Biden ha dicho que podría aliviar las sanciones si Irán acepta reanudar las restricciones a las actividades nucleares que podrían convertirse en armas. Teherán aceptó esos límites a cambio de un alivio de las sanciones internacionales como parte de un acuerdo nuclear de 2015 con las potencias mundiales, conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto.

Pero Irán comenzó a violar las restricciones nucleares en 2019 en represalia por la decisión del entonces presidente Donald Trump el año anterior de retirarse del JCPOA y endurecer unilateralmente las sanciones estadounidenses.

Trump dijo que el JCPOA no hizo lo suficiente para evitar que Irán desarrolle armas nucleares, un objetivo que niega tener, o que participe en otras actividades objetables. Biden ha dicho que un regreso mutuo de Estados Unidos e Irán al cumplimiento del JCPOA sería un precursor del esfuerzo de Estados Unidos para negociar un acuerdo más fuerte y más largo que aborde otros problemas.

Farhad Rezaei, un profesor de política iraní en la Universidad de York de Canadá, dijo a l servicio televisivo persa de la VOA, en una entrevista el viernes, que una victoria electoral para Raisi, una figura más conservadora que el saliente Rouhani, podría hacer más difícil para Biden persuadir a Irán para que logre un seguimiento. acuerdo con el JCPOA.

"Pero debido a que la política exterior de Irán, especialmente la relacionada con Estados Unidos, es dominio exclusivo de Jamenei, quien se convierta en el próximo presidente probablemente seguirá las mismas reglas establecidas desde hace mucho tiempo", dijo Rezaei.

Raisi, que puede cumplir un máximo de dos mandatos de cuatro años, también podría ser un candidato para reemplazar a Jamenei, de 82 años. Jamenei se desempeñó como presidente iraní antes de ser nombrado líder supremo en 1989.

Jamenei ha dicho que espera que un Raisi victorioso ayude a limpiar algo de la corrupción sistémica en las estructuras de poder de Irán, dijo el periodista iraní con sede en Praga Behnam Gholipour, hablando con el servicio persa de la VOA.

"Si Khamenei considera que Raisi es un éxito, creo que propondrá que Raisi lo suceda".

[Este artículo se originó en el servicio persa de la VOA]

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestro canal de YouTube y activa las notificaciones; o bien, síguenos en redes sociales: Facebook, Twitter e Instagram.

XS
SM
MD
LG