Enlaces para accesibilidad

site logo site logo

Estados Unidos presiona a Afganistán sobre propuestas de paz


El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, envió una carta al presidente afgano, Ashraf Ghani, para apremiarlo a colaborar con un proceso de paz con el Talibán
El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, envió una carta al presidente afgano, Ashraf Ghani, para apremiarlo a colaborar con un proceso de paz con el Talibán

La administración Biden quiere prevenir una ofensiva de primavera del Talibán en Afganistán.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, advirtió a Afganistán que deberá enfrentar solo los embates del Talibán si el presidente Ashraf Ghani no logra considerar con urgencia las propuestas para acelerar el proceso de paz.

“Tengo que expresarle claramente, señor presidente (…) que Estados Unidos no ha descartado ninguna opción. Estamos considerando la retirada total de nuestras fuerzas para el 1 de mayo, mientras consideramos otras opciones”, dijo Blinken a Ghani en una carta.

Ante el temor de un empeoramiento de la situación de seguridad y que el Talibán adquiera más ventajas territoriales, Blinken dijo a Ghani que “comprenda la urgencia de mi tono con respecto al trabajo colectivo detallado en esta carta”.

Una fuente del despacho de Ghani confirmó que este había recibido una carta de Blinken.

La carta, que fue obtenida por la Voz de América, explica los intensos esfuerzos diplomáticos en curso sobre Afganistán y lo que se espera de Ghani.

Blinken dijo que Estados Unidos pedirá a Naciones Unidas que “convoque a ministros de relaciones exteriores y enviados de Rusia, China, Pakistán, Irán, la India y Estados Unidos para discutir un enfoque unificado de apoyo a la paz en Afganistán”.

Estos son los países, según el secretario de Estado, que tienen que trabajar unidos para tratar de resolver con éxito el conflicto de Afganistán.

También dijo que EE.UU. pedirá a Turquía que celebre una reunión de alto nivel con las partes afganas y el Talibán en las próximas semanas para “finalizar un acuerdo de paz”, y exhortó a Ghani a enviar a sus representantes.

Blinken dijo que Estados Unidos ha preparado una propuesta revisada para “una reducción d la violencia de 90 días, con el objetivo de prevenir una ofensiva del Talibán en la primavera”.

El Talibán generalmente reinicia sus ataques cuando llega la primavera, después de una pausa durante los meses de intenso frío del invierno en Afganistán.

La reducción de la violencia es la principal demanda del gobierno afgano y la comunidad internacional, quienes afirman que el Talibán los ha mantenido en un nivel inaceptable a pesar de un acuerdo con EE. UU. en febrero de 2020.

La carta pide a Ghani que “desarrolle posiciones constructivas” sobre las propuestas que el enviado de EE.UU. para la paz en Afganistán, Zalmay Khalilzad, presentó la semana pasada a la región como un esfuerzo para reanimar el debilitado proceso de paz.

Las propuestas incluyen la formación de un “gobierno de paz de transición en Afganistán” que ulteriormente transferiría los poderes a un gobierno permanente “después de la adopción de una nueva constitución y elecciones nacionales”.

El portavoz del Talibán Mohammad Naeem dijo a la VOA que Khalilzad les compartió la propuesta y los líderes del movimiento la estudiarán antes de emitir una respuesta formal.

“Sospecho que esa carta podría empeorar las relaciones entre Ghani y la administración Biden, porque la carta establece claramente que Estados Unidos está preparado para emprender pasos para ayudar a formar un nuevo gobierno afgano, algo que Ghani ha rechazado porque es probable que no lo incluiría a él”, dijo Michael Kugelman, subdirector del programa para Asia del Wilson Center, un foro de política en Washington.

La propuesta demanda que ambas partes “anuncien e implementen de inmediato el fin de todas las operaciones ofensivas y militares, y las actividades hostiles entre ellas”.

Una tregua ha sido siempre la demanda del gobierno afgano, pero el Talibán siempre se ha resistido.

Altos funcionarios de Estados Unidos y Afganistán han denunciado repetidamente que los principales líderes del Talibán residen en Pakistán. Funcionarios estadounidenses también han acusado ocasionalmente a Irán y Rusia de ayudar al Talibán. Los tres países rechazan las acusaciones.

XS
SM
MD
LG