Enlaces para accesibilidad

Guerra en Afganistán ha matado o mutilado a unos 26.000 niños


Un niño lesionado en un mortal ataque a un mercado aparece sentado en un hospital en la provincia afgana de Helman en junio de 2020.

Se calcula que unos 26.000 niños murieron o han quedado lisiados en los 19 años de guerra en Afganistán en ataques dinamiteros suicidas, ataques a escuelas, y tiroteos en cualquier momento y cualquier parte del país.

La Organización Save the Children dijo el lunes que al menos cinco niños han muerto o han quedado mutilados diariamente en Afganistán en los úlimos 14 años.

Según la organización caritativa, la nación está entre los 11 países más peligrosos del mundo para los niños.

“Entre 2005 y 2019, al menos 26.025 niños han sido asesinados o mutilados en Afganistán”, indicó el reporte, publicado en la víspera de una conferencia de donantes en Ginebra que discutirá financiamiento para el destruido país. Las conversaciones comenzaron el lunes.

El reporte encontró que más de 300 escuelas fueron atacadas entre 2017 y 2019, con un saldo de 410 niños y adultos muertos o lesionandos.

La organización caritativa ha exhortado a los donantes que aumenten el financiamiento para educación, especialmente para niñas, así como que ayuden a proteger los intereses de las personas con discapacidades y otros grupos vulnerables.

“Imaginen vivir con el miedo constante de que hoy puede ser el día en que tu niño muera en un ataque suicida o un ataque aéreo”, dijo Chris Nyamandi, director en Afganistán de Save the Children.

“Esta es una sombría realidad para decenas de miles de padres afganos cuyos niños han sido asesinados o lesionados”, dijo Nyamandi.

Naciones Unidas estima que unos 3,7 millones de niños, casi la mitad de ellos de edades de escuela primaria, están fuera de las aulas en Afganistán. Un estimado indica que el 60 por ciento de los menores afganos en edad escolar que no asisten a clases son niñas.

Nyamandi dijo que la pandemia del coronavirus ha exacerbado las necesidades humanitarias afganas, especialmente para los niños.

“La conferencia de esta semana es un momento crucial para que los gobiernos donantes reafirmen su apoyo a Afganistán y a sus millones de niños, en un momento cuando se necesita más que nunca”, enfatizó.

La violencia ha aumentado en Afganistán en los meses recientes, con decenas de civiles y combatientes muertos o lesionados cada día.

Las hostilidades se producen mientras Estados Unidos está preparando el retiro de sus tropas del país tras un acuerdo con los insurgentes talibanes para poner fin a una guerra de 19 años.

El acuerdo surgió de las primeras negociaciones directas entre los talibanes y representantes del gobierno afgano en septiembre, pero el proceso ha estado estancado en buena medida.

El Comité Internacional de la Cruz Roja también ha pedido un incremento de la ayuda humanitaria, diciendo que la prolongada guerra ha diezmado el sistema de salud pública en Afganistán, donde millones necesitan atención más que en ningún otro momento.

“Aplaudimos las negociaciones de paz al ofrecer una oportunidad a Afganistán y su pueblo para terminar décadas de conflicto. Sin embargo, desde el inicio de las conversaciones de paz, hemos visto un aumento de las hostilidades, con un creciente número de personas con heridas de armas admitidas en los hospitales”, dijo el presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer, al iniciar la conferencia de dos días de duración.

XS
SM
MD
LG