Enlaces para accesibilidad

Junta de Myanmar extiende la ley marcial en Rangún


Los maniffestantes se protegen detrás de una barricada improvisada en Mandalay, Myanmar, donde las fuerzas militares han causado la muerte de más de 130 personas, según datos de la ONU.

La ley marcial entró en vigencia un día después de que se reportaran al menos 40 muertos a manos de las fuerzas de seguridad en Myanmar.

Las autoridades de Myanmar extendieron la ley marcial en más áreas de la ciudad principal de Rangún el lunes en medio de informes de más asesinatos de manifestantes a manos de las fuerzas de seguridad.

El canal de noticias estatal MRTV anunció que los distritos de North Dagon, South Dagon, Dagon Seikkan y North Okkalapa estaban bajo la ley marcial, un día después de que las fuerzas de seguridad mataran al menos a 40 personas en Myanmar.

El lunes se informó de más violencia, y los medios locales informaron al menos seis muertos a manos de las fuerzas de seguridad en tres ciudades.

La agencia de noticias Reuters, que citó al medio de comunicación Myanmar Now, dijo que tres de las muertes ocurrieron en la ciudad central de Myingyan, dos en Aunglan y otra muerte en Mandalay.

El domingo por la noche, las autoridades impusieron la ley marcial en Hlaingthaya, un suburbio de la principal ciudad de Myanmar, después de que varias fábricas de propiedad china fueran incendiadas y unas 2.000 personas detuvieran los camiones de bomberos para que no llegaran a ellas, según Reuters, citando a la televisión Myawaddy, dirigida por el ejército. Se considera que China apoya a la junta de Myanmar.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, respondió al ataque del domingo contra las fábricas durante una rueda de prensa regular el lunes.

“La quema y el saqueo de empresas chinas es abominable. Esperamos que la parte de Myanmar tome medidas concretas para proteger la seguridad de los ciudadanos chinos en Myanmar”, dijo.

“La máxima prioridad es prevenir la ocurrencia de nuevos conflictos sangrientos y lograr un alivio de la situación lo antes posible”, agregó.

Varios informes que citan al grupo de defensa Asociación de Asistencia para Prisioneros Políticos (AAPP, por sus siglas en inglés) indican la mayoría de las muertes del domingo tuvieron lugar en Hlaingthaya, con más de 30 muertos en el suburbio.

Un hombre que fue herido en las manifestaciones contra el gobierno de Yangón, Myanmar, hace el saludo de los tres dedos mientras lo saca de la zona de impacto de los enfrentamientos el 15 de marzo de 2021.
Un hombre que fue herido en las manifestaciones contra el gobierno de Yangón, Myanmar, hace el saludo de los tres dedos mientras lo saca de la zona de impacto de los enfrentamientos el 15 de marzo de 2021.

La AAPP dijo el lunes que el número de muertos A nivel nacional para el domingo había llegado a 44, lo que lo convierte en el día más sangriento de manifestaciones contra la junta que tomó el poder en un golpe de estado el 1 de febrero. El día anterior más mortífero fue el 3 de marzo, cuando se informaron 38 muertes en todo Myanmar.

En un aparente intento de suprimir las noticias de la agitación, los servicios de Internet móvil fueron bloqueados el lunes. Anteriormente, los servicios solo se apagaban por la noche.

El bloqueo de Internet obligó a posponer una audiencia judicial programada en la capital, Naipyidó, para la depuesta líder de facto Aung San Suu Kyi, quien debía comparecer por videoconferencia, según su abogado, Khin Maung Zaw.

Suu Kyi ha sido detenida desde el golpe y enfrenta cinco cargos criminales, incluida la supuesta aceptación de 600.000 dólares en pagos ilegales más lingotes de oro mientras estuvo en el cargo. También está acusada de poseer ilegalmente seis radios walkie-talkie no registradas, operar equipos de comunicaciones sin licencia, violar los protocolos del COVID-19 al realizar reuniones públicas e intentar incitar disturbios públicos.

Continúa la repulsa de la ONU

Naciones Unidas dijo el lunes que al menos 138 personas han muerto desde el golpe de Estado hace más de seis semanas.

El domingo, Christine Schraner Burgener, enviada especial del secretario general de la ONU en Myanmar, condenó enérgicamente el continuo derramamiento de sangre.

"La comunidad internacional, incluidos los actores regionales, debe unirse en solidaridad con el pueblo de Myanmar y sus aspiraciones democráticas", dijo Burgener en un comunicado.

Los oficiales militares han denunciado un fraude generalizado en las elecciones generales de noviembre pasado, que la Liga Nacional para la Democracia de Suu Kyi ganó de manera aplastante, como justificación para la toma de posesión. La comisión electoral de Myanmar ha negado las acusaciones de fraude.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG