Enlaces para accesibilidad

Analistas: Sanciones empujarían a Birmania a los brazos abiertos de China


El jefe militar de Birmania, y ahora líder del país, el general Min Aung Hlaing, a la izquierda, y el ministro de Exteriores chino Wang Yi, posan para una foto durante su reunión el 12 de enero de 2021.

Los países de Occidente no han dudado en condenar el golpe militar en Birmania. Estados Unidos está revisando las sanciones que podría imponer al país asiático. Por el mismo sendero caminan los países occidentales.

A pesar de las antiguas desconfianzas, el gobierno militar que se ha hecho con el poder en Birmania se llevará bien con su vecina autoritaria China a largo plazo y se acercará aún más a Beijing si las sanciones internacionales aíslan al Estado del sudeste asiático de las potencias occidentales, advierten los analistas.

El ejército de Birmania tomó el control del país el lunes y declaró un estado de emergencia de un año de duración.

La autoridad civil del Estado de facto Aung San Suu Kyi, premio Nobel, fue detenida en el cambio de poder, lo que provocó la condena de los gobiernos occidentales.

China podría trabajar en principio con el nuevo líder de Birmania, Min Aung Hlaing, pese a que los militares resienten la participación china en una presa hidroeléctrica ahora suspendida, los envíos transfronterizos de gas natural y otras influencias sobre la economía en los últimos 20 años, explicó a la Voz de América Thitinan Pongsudhirak, profesor de ciencias políticas de la Universidad Chulalongkorn de Bangkok.

El académico dice que las dos partes eventualmente avanzarán porque, a diferencia de los líderes en Occidente, el gobierno comunista de China no siente ninguna presión interna para condenar a otro estado autoritario.

"China es un amigo para todos los tiempos, y se puede ver cuando los países toman un giro autoritario, como Birmania acaba de hacer esta semana", dijo. "Es un beneficio para China porque China no tiene las trampas democráticas y las condiciones de gobernabilidad interna, por lo que puede ser cualquier tipo de régimen y está bien para China".

En Beijing, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino Wang Wenbin dijo el lunes que su gobierno todavía estaba tratando de entender la "situación" en Birmania.

China es el "vecino amigo" de Birmania, dijo Wang, como se cita en el sitio web del ministerio. "Esperamos que todas las partes en Birmania puedan resolver disputas y mantener la estabilidad social y política utilizando la constitución y las leyes", expresó.

La toma militar surgió de las elecciones parlamentarias de noviembre. La entonces gobernante Liga Nacional por la Democracia ganó abrumadoramente al Partido de Solidaridad y Desarrollo de la Unión respaldado por el Ejército. Los militares, que dirigieron Birmania durante casi 50 años antes de que el primer gobierno democrático emergiera después de 2011 bajo Aung San Suu Kyi, plantearon acusaciones de fraude electoral.

China y Birmania se llevaban muy bien antes de los recientes acontecimientos, aunque Birmania estaba buscando vínculos más fuertes con Japón y Occidente al mismo tiempo para compensar la influencia china.

El lunes, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, prometió adoptar "acciones apropiadas" y revisar las posibles sanciones contra el nuevo Gobierno birmano. Australia, Gran Bretaña, la Unión Europea, la India, el Japón y Singapur han expresado esta semana sus propias preocupaciones sobre la estabilidad del país del sudeste asiático.

Sólo los gobiernos occidentales sienten "anhelos sentimentales de democratización" en Birmania, aseguró a la VOA Oh Ei Sun, especialista en el sudeste asiático del Instituto de Asuntos Internacionales de Singapur. Si Occidente impone severas sanciones, "tal vez el Ejército de Birmania no tendrá más remedio que recurrir a China", dijo Thitinan.

El aislamiento diplomático y la sed de inversión extranjera para estimular la economía empobrecida del país conducirían a Birmania hacia China, coinciden los analistas.

China se convirtió en el mayor socio comercial de Birmania en 2011, en sustitución de Tailandia, con importaciones y exportaciones por valor de 5.300 millones de dólares ese año.

China exporta principalmente materias primas y equipos para proyectos de inversión, mientras que Birmania envía minerales a China. Una frontera terrestre de 2.200 kilómetros facilita el comercio.

"Ahora, después de este golpe, tenemos que ver cómo la junta maneja los lazos con Estados Unidos", dijo Huang Kwei-bo, vicedecano de la escuela de asuntos internacionales de la Universidad Nacional Chengchi en Taipei. "Es decir, que si Estados Unidos añade presión sobre Birmania, entonces la Junta definitivamente pensará en una manera de acercarse a Beijing y estrechar las relaciones".

Incluso sin sanciones, los lazos políticos, comerciales y de inversión actuales probablemente mantendrán su curso actual, creen los analistas. Birmania necesita ayuda para el desarrollo económico para aliviar la pobreza. China considera a Birmania como miembro de una red de países de Eurasia en la que está construyendo infraestructuras para abrir nuevas rutas comerciales.

"China seguirá siendo el socio económico más importante de Birmania porque tiene la frontera terrestre más larga y tiene la mayor inversión", dijo Alistair Cook, miembro de alto rango de la Escuela de Estudios Internacionales de Rajaratnam. Cuando el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, visitó recientemente al general Min Aung Hlaing, ahora líder militar birmano, indicó que China "continuaría respaldando a Birmania en la salvaguarda de su soberanía, dignidad nacional y derechos e intereses legítimos" en un "camino de desarrollo adecuado a sus propias condiciones nacionales".

Pero las relaciones de la Junta de Birmania con China cambiarán si los problemas fronterizos empeoran bajo cualquier represión militar.

Por ejemplo, ambas partes están lidiando con una serie de nuevos casinos que se encuentran en Birmania, pero son muy utilizados por los ciudadanos chinos del otro lado de la frontera, conocidos por la delincuencia. China está construyendo una valla fronteriza para frenar el problema.

El fin del frágil alto el fuego entre las fuerzas gubernamentales de Birmania y los grupos étnicos armados que viven cerca de China podría seguir "influyendo en la relación de China" con la nueva Junta si la gente empieza a cruzar las fronteras, concluyó Cook.

Síganos en redes sociales

XS
SM
MD
LG