Enlaces para accesibilidad

Talibanes esperan que Estados Unidos se retire y prometen restaurar el dominio islámico


Delegación de los Talibanes en la conferencia internacional celbrada en Moscú, Rusia, el 18 de marzo de 2021.

Según las advertencia de los talibanes, el alto el fuego pudiera peligrar si el 1 de mayo de 2021 las tropas de Estados Unidos y la OTAN no se retiran de Afganistán.

Los talibanes advirtieron a Washington que no desafíe la fecha límite del 1 de mayo para la retirada de las tropas estadounidenses y de la OTAN de Afganistán, prometiendo una reacción que podría significar un aumento de los ataques del grupo insurgente.

Los talibanes emitieron su advertencia en una conferencia de prensa en Moscú el viernes, el día después de reunirse con altos negociadores del gobierno afgano y observadores internacionales para tratar de reactivar un proceso de paz estancado para poner fin a décadas de guerra en Afganistán.

La administración del presidente Joe Biden dice que está revisando un acuerdo que los talibanes firmaron con la administración Trump. Biden dijo a ABC News en una entrevista el miércoles que la fecha límite del 1 de mayo "podría suceder, pero es difícil", y agregó que si la fecha límite se extiende no será "mucho más".

"Deberían irse", dijo a los periodistas Suhail Shaheen, miembro del equipo de negociación de los talibanes, y advirtió que quedarse más allá del 1 de mayo violaría el acuerdo.

"Después de eso, será una especie de violación del acuerdo. Esa violación no sería de nuestro lado. Su violación tendrá una reacción".

No dio más detalles sobre la forma que tomaría la reacción, pero según el acuerdo que firmaron en febrero de 2020, los talibanes no han atacado a las fuerzas estadounidenses ni de la OTAN, incluso cuando ataques que nadie se ha atribuido y asesinatos selectivos se han disparado en los últimos meses.

"Esperamos que esto no suceda, que se retiren y nos concentremos en el arreglo pacífico de la cuestión afgana, a fin de lograr un alto el fuego permanente y completo al final de alcanzar una hoja de ruta política (para) Afganistán", dijo Shaheen.

Demanda de gobierno islámico

También reafirmó que los talibanes eran firmes en su demanda de un gobierno islámico. Shaheen no dio más detalles sobre cómo sería un gobierno islámico o si significaría un regreso a sus reglas represivas que negaban la educación de las niñas, prohibían trabajar a las mujeres e imponían severos castigos.

Shaheen no dijo si los talibanes aceptarían elecciones, pero enfatizó que el gobierno del presidente Ashraf Ghani no encajaría en su definición de gobierno islámico.

Papel limitado para las mujeres

En declaraciones anteriores, los talibanes han dicho que su visión de un gobierno islámico permitiría a las niñas asistir a la escuela y a las mujeres trabajar o estar en la vida pública. Pero en cada conversación, enfatizaron la necesidad de seguir los mandatos islámicos sin especificar qué significaría eso.

Han dicho que no aceptarían a una mujer como presidente, y si bien las mujeres podrían ser jueces, no podrían asumir el cargo de presidente del Tribunal Supremo.

Una delgación del alto mando de los Talibanes se reunió en Moscú el 18 de marzo para discutir la posible retirada de EE. UU. y la OTAN de Afganistán.
Una delgación del alto mando de los Talibanes se reunió en Moscú el 18 de marzo para discutir la posible retirada de EE. UU. y la OTAN de Afganistán.

Pero incluso sin los talibanes en el gobierno de Afganistán, el Instituto Georgetown para la Mujer, la Paz y la Seguridad de Afganistán dijo que Afganistán era uno de los peores lugares del mundo para ser mujer en 2020.

Solo una mujer asistió a las conversaciones del jueves en Moscú, y en las dos décadas transcurridas desde que los talibanes fueron derrocados, los sucesivos gobiernos de Kabul no han podido ratificar una ley que prohíbe la violencia contra las mujeres.

Mientras tanto, los talibanes se negaron a prometer que no lanzarían una ofensiva de primavera a pesar de los llamados de Estados Unidos, Rusia y China.

Washington ha estado en guerra en Afganistán durante casi dos décadas, desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 dirigidos por el líder de al-Qaida Osama bin Laden, que tenía su base en el Afganistán gobernado por los talibanes. La invasión derrocó al régimen talibán, pero la guerra de 20 años ha convertido a Afganistán en el conflicto más largo de Estados Unidos.

Blinken emite advertencia

Los talibanes, que durante su gobierno impusieron una forma dura de islam, ahora controlan aproximadamente la mitad del país. El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, advirtió que los insurgentes podrían obtener aún más ganancias sin las tropas estadounidenses y de la OTAN en el terreno.

A la conferencia de Moscú asistieron el enviado de paz de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad, Abdullah Abdullah, jefe del Consejo de Reconciliación Nacional de Afganistán, y el cofundador de los talibanes, Mullah Abdul Ghani Baradar, quien encabezó una delegación de 10 miembros. También participaron representantes de Pakistán, Irán, India y China.

En un comunicado emitido después de las conversaciones, Rusia, Estados Unidos, China y Pakistán pidieron a las partes en conflicto que reduzcan el nivel de violencia en el país, y exhortaron específicamente a los talibanes a no emprender una ofensiva de primavera.

La declaración conjunta enfatizó que los cuatro países no apoyan la restauración de un emirato islámico en Afganistán similar al pasado gobierno de los talibanes.

XS
SM
MD
LG